Cómo administrar tus tarjetas de crédito
Photo: Georgii Boronin/Getty Images

Rápido: ¿Cuántas tarjetas de crédito tienes pero casi nunca usas?

Si no estás seguro, eres uno de los millones de estadounidenses que tiene problemas para manejar las tarjetas de crédito.

En promedio, los consumidores tienen cuatro tarjetas de crédito. Sin embargo, alrededor del 25% de esas cuentas no se utilizan, según la investigación (PDF) de la Asociación Americana de Banqueros.

“Muchas personas incluso olvidan las tarjetas que tienen”, dice Ted Rossman, analista de la industria en CreditCards.com.

Aunque puedes pensar que no es un problema, tener demasiadas tarjetas de crédito puede causar un gran impacto en tu solvencia y, en última instancia, en tu capacidad para pedir un préstamo. 

Caso concreto: Según un estudio de LendingTree, a principios de este año se redujo el límite de préstamo de las tarjetas de crédito de unos 62 millones de estadounidenses o se cerró su cuenta, ya que los bancos se enfocaron en las tarjetas inactivas o poco utilizadas, para reducir el riesgo financiero del banco.

Aunque algunos bancos han flexibilizado sus restricciones, el hecho de que te corten el crédito o te cancelen la cuenta puede tener un impacto negativo en tu calificación crediticia.

La solución lógica sería que tú mismo canceles las tarjetas que no utilizas. Pero aquí es donde las cosas se complican. Por extraño que parezca, cancelar las cuentas por tu cuenta o tratar de restablecer tu límite de crédito también puede afectar tu puntuación crediticia.

Por eso, es fundamental aprender a manejar correctamente tus tarjetas de crédito. Empieza por hacerte estas preguntas:

¿Tengo demasiadas tarjetas de crédito?

La selección del número adecuado de tarjetas para tu billetera dependerá de tus circunstancias financieras particulares.  Aunque el estadounidense promedio tiene cuatro tarjetas de crédito, la mayoría de las personas puede arreglárselas con solo dos o tres tarjetas, dice Rossman, quien solo tiene dos tarjetas de crédito.

Dicho esto, algunas personas pueden beneficiarse de tener una amplia gama de tarjetas de crédito. Por ejemplo, los ejecutivos viajeros a menudo se convierten en expertos en el seguimiento de acumulación de millas y las recompensas en diferentes tarjetas de viaje. Los compradores que frecuentan determinados comercios pueden ahorrar ganando descuentos con las tarjetas en varias tiendas.

Aun así, si te resulta difícil controlar tus tarjetas o frenar tus gastos, probablemente tengas más cuentas de las que puedes manejar, dice Marguerita Cheng, planificadora financiera certificada en Gaithersburg, Maryland.

Otro punto que hay que considerar: Tener un gran número de tarjetas también te expone a un mayor riesgo de sufrir una violación de la seguridad y un robo de identidad, lo que puede causar grandes dolores de cabeza, dice Cheng. (Para proteger tus cuentas de los piratas informáticos, considera la posibilidad de colocar una alerta de fraude en tu perfil crediticio o congelar tu crédito y utilizar otras soluciones de privacidad.)

¿Cuándo tiene sentido cancelar una tarjeta de crédito?

Si estás pagando un cargo por una tarjeta que no usas o te das cuenta de que tienes demasiadas tarjetas que manejar, hay razones para reducirlas. Pero es importante ser estratégico a la hora de cancelar una tarjeta, porque eso tendrá un impacto negativo en tu puntuación de crédito, dice Natalie Slagle, planificadora financiera certificada en Rochester, Minnesota.

Cancelar una tarjeta reducirá tu límite de crédito total, lo que a su vez aumentará tu índice de utilización del crédito (la cantidad de crédito disponible que utilizas). Para mantener una calificación crediticia óptima, tu índice de utilización no debe ser superior al 30% de tu crédito total.

Además, si has tenido una tarjeta durante mucho tiempo, eliminarla puede acortar tu historial crediticio. A efectos de puntuación crediticia, cuanto más largo sea tu historial crediticio, mejor.

El impacto a la puntuación de crédito será temporal, quizás unos pocos meses. Pero si planeas obtener una hipoteca o pedir un préstamo en un futuro cercano, es mejor esperar hasta finalizar la transacción, dice Slagle.

¿Cuál es la mejor forma de controlar mis tarjetas de crédito?

Es más fácil que nunca estar al tanto de tus cuentas utilizando las herramientas disponibles a través del sitio web de tu banco o de su aplicación, también puedes suscribirte para recibir alertas y notificaciones.

Si te preocupa mantenerte debajo de ciertos límites de crédito, puedes configurar notificaciones de saldo, que te avisarán cuando tu saldo supere o esté por debajo de una cantidad determinada. También puedes activar las notificaciones de gastos, que te avisarán de las compras importantes. Las alertas de pagos pendientes te avisarán con unos días de anticipación cuando se acerquen las fechas límite. 

Otra medida inteligente es activar el pago automático de tus facturas. Puedes elegir entre pagar el total cada mes (asegúrate de que tienes suficiente dinero en tu cuenta para cubrir el monto) o hacer un pago parcial o mínimo. 

Incluso si has configurado el pago automático completo, asegúrate de examinar tus estados de cuenta para detectar cualquier error de facturación o cargo fraudulento, dice Rossman.

¿Debo solicitar una nueva tarjeta para obtener una bonificación de registro?

Es posible que te sientas tentado por las nuevas bonificaciones de registro de tarjetas de crédito que han ofrecido recientemente algunos bancos. Por ejemplo, la tarjeta de crédito Sapphire Preferred de Chase ofreció recientemente 100,000 puntos de registro a titulares que cumplan los requisitos, la Active Cash de Wells Fargo ofreció una bonificación de registro de $200, además de otros beneficios.

Pero es importante investigar los detalles antes de presentar la solicitud. “Debes comprender cómo puedes calificar para esas bonificaciones, ya que a menudo implica gastar miles de dólares en un plazo determinado”, dice Matt Schulz, principal analista de crédito de LendingTree.

Además, como se mencionó anteriormente, debes pensarlo dos veces antes de solicitar un crédito nuevo si tienes planes de obtener un préstamo o una hipoteca para evitar un impacto intempestivo en tu puntuación de crédito.

¿Puedo evitar que me cierren o cancelen la tarjeta de crédito?

Es imposible evitar por completo el cierre de una tarjeta de crédito, porque el emisor tiene el derecho de hacerlo. Pero puedes reducir las probabilidades si te aseguras de utilizarla con regularidad, incluso para pequeñas compras, como los cargos mensuales de un servicio de streaming.

Si te cierran la tarjeta, vale la pena presentar una apelación al emisor de la misma. Pero tendrás que darle al banco una razón para reconsiderarlo, como un aumento en los ingresos, dice Schulz.

Otra opción puede ser pedirle al emisor de otra tarjeta que aumente tu límite de crédito, lo que podría ayudar a compensar la pérdida de crédito de la tarjeta que se cerró, dice Slagle.

Pero antes de solicitar la reapertura de una tarjeta o el aumento de su límite de crédito, pregúntale al representante del servicio de atención al cliente del banco si la solicitud contará como una consulta leve en lugar de una consulta firme, lo que podría tener un impacto negativo en tu puntuación de crédito.

Es más probable que una solicitud se califique como una consulta firme si estás buscando reabrir una tarjeta, dice Rossman. Si ese es el caso, es posible que quieras buscar una nueva tarjeta de crédito cuando estés listo para afrontar una caída en tu puntuación de crédito.