compras de comestibles y servicios de entrega

Valerie Campbell ha ideado una estrategia para mantener el flujo de alimentos en su departamento de Manhattan durante la pandemia de coronavirus. Utiliza dos servicios de entrega de comestibles en línea: FreshDirect y AmazonFresh y llena los carritos en ambos sitios web. Luego, revisa periódicamente cada uno de ellos para ver si hay un espacio de entrega. Tan pronto como encuentra uno, finaliza la compra en ese sitio.

Pero este es el consejo de una profesional: También se queda con el otro pedido y actualiza su carrito cuando ella y su esposo se quedan sin artículos, para poder hacer un pedido de inmediato cuando se abre un nuevo espacio de entrega.

"Optimizamos nuestras posibilidades de recibir una entrega", dice Campbell. Aunque no se trata de una estrategia perfecta. "La semana pasada, FreshDirect no entregó ninguno de los pedidos de carne que hicimos", dice. "Por otro lado, conseguí 12 rollos de papel higiénico".

Durante esta pandemia, hacer las compras del supermercado puede ser un verdadero desafío. La escasez puede ir más allá de los plazos de entrega. Los artículos que pides pueden agotarse antes de ser entregados, y si te animas a ir a la tienda, puedes encontrar pocos productos en algunos pasillos. 

Tampoco parece haber otras soluciones. Walmart ha suspendido temporalmente las compras del día siguiente ordenadas en línea. El gigante de los envíos, Instacart, actualizó su aplicación con dos nuevas funciones para mejorar la eficiencia, pero la compañía no reconoció que esas funciones pueden no estar disponibles para todos los usuarios en este momento. Amazon anunció que los nuevos clientes de AmazonFresh y sus servicios de entrega y retiro de Whole Foods deben unirse a una lista de espera.

Si parece más fácil simplemente ir a la tienda, es posible que tampoco sea así. Las medidas que están tomando los supermercados para que las instalaciones sean seguras también pueden hacer que las compras sean engorrosas. Muchas tiendas están reduciendo sus horarios y es posible que tengas que esperar afuera en la fila, a 6 pies de distancia, y luego, cuando sea tu turno, sigas una ruta de un solo sentido a través de los pasillos.

"Comprar alimentos en la era del coronavirus requiere las habilidades de un estratega militar", dice Burt Flickinger, director ejecutivo de Strategic Resource Group, una empresa consultora de negocios de alimentos con sede en la ciudad de Nueva York.

Así que hablamos con los expertos de la industria de alimentos, los compradores profesionales de comestibles (las personas que buscan y entregan tus alimentos) y los consumidores que han navegado con éxito el nuevo proceso de compra de comestibles, para pedirles consejos, trucos y estrategias para ayudarte a llenar el refrigerador, ya sea que te encargues de la entrega, de recoger los alimentos o de las compras en la tienda. Aquí está su sabiduría colectiva.

Si utilizas servicios de entrega de alimentos

Solicitar la entrega de alimentos, específicamente en tu hogar y sin contacto físico, significa una exposición potencialmente menor al coronavirus, por lo que no es una sorpresa que encuentres más competencia para los espacios de entrega. Pero estos sencillos consejos pueden ayudarte a completar tu pedido lo más rápido posible.

Escucha a los locales. Si quieres saber en tiempo real lo que hay disponible en las tiendas cercanas, revisa los grupos de vecinos en las redes sociales. Victoria Mota de Maywood, Nueva Jersey, dice que se enteró por medio de un grupo de Facebook para residentes de la ciudad de que un mercado familiar cercano acababa de empezar a hacer entregas.

"La gente se está comunicando de esta manera y tratando de ser útil", dice.

Los sitios de información comunitaria como NextDoor y Patch son otras plataformas donde las personas pueden hablar sobre las estrategias que están utilizando para conseguir entregas a domicilio. Y no te olvides del periódico o canal de televisión locales.

Duplica los pedidos. Haz lo que hace Campbell en Manhattan y carga dos carritos de comestibles a la vez para aumentar tus probabilidades de recibir una entrega. Por supuesto, tendrás que suscribirte a más de un servicio. (Obtén más información sobre los costos de los diferentes servicios de entrega en el informe de CR sobre los servicios de entrega de comestibles).

Revisa los espacios de entrega con frecuencia. Se abren esporádicamente, así que lo mejor es cargar un carrito con anticipación, verificar durante todo el día si se abre un espacio y finalizar la compra en cuanto lo encuentres. Varias personas con las que hablamos dijeron que han tenido más suerte a la medianoche. Si utilizas Instacart, puedes probar la función "Fast and Flexible" (Rápido y Flexible) que asigna automáticamente una hora de entrega cuando está disponible para que no tengas que seguir revisando. Instacart nos dijo que puede que "no esté disponible temporalmente en períodos de demanda extremadamente alta".

Especifica las sustituciones. Para aumentar las posibilidades de conseguir lo que quieres o algo parecido, describe no solo los artículos que necesitas sino también las sustituciones que aceptarás. "Si pides Rice-a-Roni pero has indicado que aceptarás pasta de cabello de ángel, la aplicación me lo hará saber", dice Randi Winter, una compradora de Instacart en Minneapolis. Si el servicio de entrega permite aún más flexibilidad, úsala. Por ejemplo, en la aplicación Shipt puedes elegir "Usar el mejor criterio", lo que le permite al comprador elegir un sustituto para ti, si lo hay. Y si un servicio te permite saber cuando el comprador está comprando, ten tu teléfono a la mano en caso de que necesite comunicarse contigo. "Si el producto no está ahí y no contestas mi mensaje de texto, solo estoy adivinando lo que quieres", dice Winter.

Organiza los artículos de tu lista. Si la aplicación de un servicio te permite indicar los productos que más quieres, hazlo. Winter dice que esas son las primeras cosas que busca en una tienda. Cuando algo está escaso, tu comprador podría escogerlo antes de que se acabe. Pero tanto si organizas por orden de prioridad los artículos como si no, no hagas un pedido que no pueda ser surtido razonablemente. "Podemos ver los artículos antes de aceptar el pedido", dice Lucy Valdez, una compradora de Shipt que vive en Hollywood, Florida. "Si una persona pide cinco paquetes de papel higiénico y cinco botellas de Lyson, no aceptaré el pedido".

Da buenas propinas. Cuando un comprador ve una orden no reclamada con la dirección de alguien a quien se le conoce por dar buenas propinas, tomará esa orden antes que las demás. "En este ámbito, todo lo que valga menos de $50 debería ir acompañado de al menos $5 de propina", dice Valdez. "Si quieres dar $10 o $20, son bienvenidos".

Estas tácticas también pueden ayudarte a formar una buena relación con un comprador específico, lo que puede facilitarte la entrega. Valdez dice que vigila el sistema para informar a sus clientes habituales cuando se abre un espacio de entrega en su área. Por otro lado, los compradores nos dijeron que toman notas sobre sus clientes y evitan a los clientes problemáticos.

Llama a los distribuidores de alimentos. Los proveedores que normalmente abastecen a los restaurantes pueden ser otra opción. Verifica si los de tu área están tomando pedidos a domicilio. Descubrimos que el distribuidor de alimentos Baldor está entregando carne, aves, frutas y verduras, lácteos y otros alimentos directamente al público en las áreas metropolitanas de Boston y Nueva York, y en Washington D. C. Los pedidos mínimos son de $250.  

Si recoges o retiras alimentos

Recoger los alimentos en la acera o en el estacionamiento es una opción al menos igual de segura que las entregas, en cuanto a la cantidad de personas que manipulan tus comestibles. Al igual que los servicios de entrega independientes como Instacart y Shipt, los supermercados como BJ's Wholesale Club, Safeway y Walmart generalmente asignan a un empleado para recoger, empacar, pasar por caja y entregar los alimentos en la acera o en el estacionamiento. Los supermercados de todos los tamaños ahora requieren que los empleados que compran para los consumidores en la tienda usen también guantes y tapabocas, dice Flickinger.

Sigue los mismos consejos para las entregas con el fin de enganchar un horario para recoger los comestibles. Considera la posibilidad de usar varias tiendas y precarga los carritos con cada una de ellas para que puedas tomar un horario de retiro cuando se abra. Fíjate en el horario cuando se abran los espacios. Al igual que con las entregas, la medianoche parece ser un momento clave. "Puse mi alarma a esa hora", dice AnnMarie Henry de East Nottingham Township, Pensilvania, que utiliza el servicio de retiro en la acera de Walmart.  

Y no olvides averiguar con los distribuidores locales de restaurantes, para ver si puedes hacer retiros directamente de sus depósitos. Por ejemplo, Hardie's Fresh Foods en Texas está vendiendo frutas y verduras, carnes, quesos y otros artículos que puedes recoger en sus depósitos de Austin, Dallas y Houston, con un pedido mínimo de $100. 

Si compras en la tienda

El distanciamiento social puede dificultar las compras en las tiendas. Walmart, por ejemplo, ahora permite solo 5 clientes por cada 1,000 pies cuadrados en cualquiera de sus tiendas, aproximadamente el 20% de la capacidad normal. A continuación se explica cómo hacer las compras de la manera más eficiente posible, además de sugerencias sobre dónde buscar si no encuentras lo que necesitas en el supermercado. Solo recuerda que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan usar un tapabocas en situaciones en las que estarás cerca de otras personas, como en los supermercados.

Identifica los mejores horarios. Escribe la ubicación de una tienda en particular en la búsqueda de Google y podrás ver una casilla llamada "Plan your visit" (Planifica tu visita) en el perfil de la empresa que indica los horarios más concurridos y con mayor demora para cada día de la semana, de modo que puedas ver exactamente cuándo habrá menos gente en la tienda. Algunas tiendas tienen horarios especiales para personas mayores y otros consumidores vulnerables, pero incluso si estás en uno de estos grupos, no asumas que esos horarios son menos concurridos. "Donde vivo, la mitad de la población tiene más de 65 años, así que ni siquiera intentaré ir en ese momento", dice Mary Smiley de Lehigh Acres, Florida.

Si tu horario es flexible, haz las compras el jueves, alrededor de las 10 a.m., generalmente después de que termina el horario para personas mayores, dice Keith Fix, CEO de Retail Aware, una compañía de análisis con sede en Omaha que hace un seguimiento del comportamiento del consumidor en las tiendas. "Según nuestra investigación nacional, ese es el punto óptimo en el que tienes la oportunidad de entrar antes de que comience a llenarse la tienda", añade Fix. El miércoles a las 10 a.m. también es un buen momento. Fix dice que los fines de semana siguen estando más concurridos que los días entre semana, incluso aunque haya muchas personas trabajando desde casa.

Open Table también comenzó a aceptar reservaciones para comprar en tiendas de comestibles que ayudan a mantener el distanciamiento social y, a su vez, podrían facilitar las compras. Por ejemplo, en Woodman's Markets de la región central y Shaw's Market en Cranston, Rhode Island, los compradores pueden inscribirse para comprar en intervalos de 15 minutos.

Planifica tu ruta. Si vas a visitar una tienda que implementó pasillos de un solo sentido, puede que no sea tan fácil retroceder cuando compres. Entonces, haz una lista en el orden en el que normalmente encuentras los artículos. Consulta la aplicación del supermercado, que te permitirá hacer una lista por adelantado basada en la distribución de cada tienda, y también ver qué es lo que está en venta y lo que no está disponible. Las aplicaciones de Walmart y Target incluyen funciones para ayudarte a localizar departamentos y artículos individuales.

Visita las tiendas familiares. Para artículos difíciles de encontrar, como papel higiénico y baterías, prueba con las tiendas independientes más pequeñas. Pueden tener la ventaja de que los distribuidores que abastecen sus estantes no son necesariamente los mismos proveedores que surten a las grandes cadenas como Target, Cub Foods en la región central o Winn-Dixie en el sur, explica Flickinger.

"Muchos de estos mayoristas de alimentos están haciendo un excelente trabajo para mantener abastecidos a los minoristas independientes todos los días", dice. También podrías descubrir que algunas tiendas pequeñas hacen entregas u ofrecen retiros en la acera.

Busca alimentos en la farmacia. Después de que se hayan agotado los huevos en el supermercado local, aún puedes encontrarlos en CVS o en los refrigeradores de la tienda de alimentos de una estación de servicio, dice Flickinger. Puedes probar en tiendas de artículos para el hogar como Lowe's (aún permanecen abiertas como negocios esenciales), para comprar productos de papel y de limpieza que pueden estar agotados en los lugares donde compras comestibles.

Panera Bread es otra fuente inesperada de comestibles, pero la cadena nacional de restaurantes ahora vende leche, pan y frutas y verduras en sus tiendas. Además, Open Table tiene una nueva sección de comestibles que incluye varios restaurantes de California que se han convertido en mercados temporales de alto nivel.  

Nota del editor: Este artículo se publicó originalmente el 22 de abril. Se ha actualizado para incluir información sobre sustituciones y prioridad de productos en las entregas de comestibles.


Inscríbete para recibir Salud y Bienestar, el nuevo boletín mensual que te ofrece todo sobre salud, nutrición, condición física ¡y mucho más!  Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.