Tanto si llevas años cultivando hortalizas en tu jardín como si, al igual que muchas personas, empezaste el verano pasado como una forma de obtener productos frescos más fácilmente durante la pandemia de COVID-19, la jardinería puede ser un pasatiempo satisfactorio y saludable. Además, puedes cultivar algunas verduras y hierbas en espacios mínimos sin tener que arrodillarte y agacharte mucho, lo que puede ser difícil para las articulaciones. Estos consejos te ayudarán a simplificar el cultivo y el cuidado de tu jardín.

Obtienes los beneficios

Las verduras están llenas de nutrientes, vitaminas y minerales. Y las verduras cultivadas en casa se pueden recoger en el punto máximo de su madurez, cuando están repletas de sabor, y es posible que te sientas inspirado a comer más de ellas. La mayoría de nosotros no consumimos suficientes productos vegetales. Para los adultos mayores, que deben consumir de 2 a 3½ tazas al día, comer más verduras está relacionado con un riesgo reducido de enfermedades crónicas.

La jardinería puede no ser extremadamente extenuante, pero "permite que alguien cultive algo y esté físicamente activo", dice la doctora Naomi Sachs, profesora asistente en el departamento de ciencia de las plantas y arquitectura del paisaje de la Universidad de Maryland. Un buen ejemplo: En un estudio de 2021 en JAMA Network Open, entre las mujeres mayores, incluso las actividades físicas ligeras como la jardinería estaban vinculadas a un menor riesgo de limitaciones de movilidad, como no poder subir escaleras.

Cultivar plantas puede ayudar a reducir el estrés. Y salir a la luz del sol permite que tu piel absorba la vitamina D y puede incluso ayudar a mejorar el sueño.

Las macetas hacen que sea más fácil

Si tienes artritis o no te mueves como solías hacerlo, usar recipientes o macetas es una forma menos exigente de cultivar plantas. Puedes colocarlos sobre bancos o tableros de mesa para que no tengas que arrodillarte y agacharte tanto. Y si las macetas son lo suficientemente livianas, puedes moverlas para tomar el sol y llevarlas al interior cuando haya mal tiempo, dice el doctor Leonard Githinji, profesor asociado de la Universidad Estatal de Virginia que estudia la agricultura sostenible. Los recipientes individuales también protegen a las plantas de las plagas, especialmente si usas tierra para macetas que venden en las tiendas en lugar de tierra de tu jardín. Las macetas son incluso preferibles para algunas plantas, como la menta, que se extiende rápidamente y puede desplazar a otras plantas en los arriates del jardín, dice Julie McConnell, agente de extensión de horticultura del Instituto de Ciencias Agrícolas y Alimentarias de la Universidad de Florida.

Consejos para plantas en macetas

Muchas hierbas y verduras se pueden cultivar en macetas. Ten en cuenta estos consejos.

Planta según la temporada

Algunas verduras, como los pimientos y los tomates, crecen mejor en verano. Otros, como las verduras de hoja verde y el brócoli, crecen en los meses de primavera y otoño.

Sé prudente con el tamaño

Elige recipientes grandes para que las raíces de las plantas tengan suficiente espacio, aconseja McConnell, y permite el drenaje. Las verduras que caben en recipientes de un galón incluyen dos o tres plantas de zanahoria, de tres a cinco plantas de cebolla verde o dos plantas de lechuga. En un recipiente de dos galones cabe una planta de pepino o de tomate cherry, o una o dos plantas de pimiento.

Ponlas bajo el sol

La mayoría de las verduras necesitan mucha luz solar. Las verduras de hoja verde, como las espinacas, generalmente necesitan al menos 5 o 6 horas de luz solar directa. Los tomates y los pimientos requieren normalmente cerca de 8 horas y no menos de 6.

Aliméntalas y riégalas correctamente

Es posible que necesites regar las plantas en macetas un poco más a menudo que las plantas en el suelo porque tienen un espacio limitado para extraer humedad, dice McConnell. La tierra debe estar ligeramente húmeda pero no empapada; mete un dedo unos centímetros para comprobarlo. Githinji recomienda agregar fertilizante cada dos semanas aproximadamente.

Obtén ayuda

Si tienes preguntas específicas o necesitas ayuda con un problema, llama a la oficina de extensión cooperativa local.

Nota del editor: Este artículo también se publicó en la edición de julio de 2021 de Consumer Reports on Health.