una pareja mayor planificando su plan patrimonial

Una de las formas más importantes de protegerte tú y a tus seres queridos es establecer un plan patrimonial confiable completo con documentos claves, como un testamento y un poder notarial duradero. Sin embargo, muchos adultos no siguen estos pasos esenciales.

Una encuesta reciente de Caring.com reveló que aproximadamente 6 de cada 10 adultos no han elaborado documentos de planificación patrimonial. Entre las familias con niños pequeños, menos de 4 de cada 10 han designado a un tutor en caso de que ambos padres fallezcan.

"Si no planificas ni procuras conseguir los documentos importantes, complicarás las cosas más de lo necesario en caso de una emergencia o en caso de muerte", dice John A. Cocklereece Jr., abogado de Bell, Davis & Pitt en Winston-Salem, N.C.

Estos son los pasos clave a seguir para construir un plan patrimonial que protegerá tus intereses.

1. Obtén la ayuda que necesitas

Las nuevas leyes fiscales federales han reducido la urgencia que algunas familias pueden sentir acerca de la planificación patrimonial. Aumentaron el umbral para el impuesto federal sobre el patrimonio a $11.18 millones, por lo que la gran mayoría de los estados no le deberán dinero al Tío Sam. Algunos estados imponen sus propios impuestos al patrimonio, pero muchos también han aumentado el monto total, el cual está exento de impuestos.

Pero la planificación patrimonial no se trata solo de minimizar los impuestos; en realidad, se trata de brindarles tranquilidad a ti y a tu familia.

"Hacer esto de forma correcta protege tus finanzas, garantiza que tus hijos queden protegidos y te brinda la ayuda que puedas necesitar para administrar tu atención médica y tus finanzas", dice Jessica Jax, abogada de TuckerAllen, una firma de St. Louis especializada en planificación patrimonial.

¿Realmente necesitas un abogado para todo este papeleo? Probablemente sea la jugada más inteligente. El software a cargo del usuario de Quicken y WillMaker Plus o los servicios en línea como Rocket y LegalZoom, generalmente, cuestan menos (quizás desde unos $80 hasta unos pocos cientos de dólares en comparación con la tarifa de $800 a $1,200 de un abogado que elabora un plan patrimonial simple). 

Pero hacer esto en línea no siempre es la opción más inteligente, especialmente cuando tus circunstancias son más complicadas. Quizás tengas niños pequeños que proteger, una familia mixta que requiera planificación adicional o dependientes con necesidades especiales, dice Ted Kurlowicz, profesor de planificación patrimonial en el American College of Financial Services.

El uso de software puede parecer sencillo, pero pagarle a un abogado patrimonial ayuda a garantizar que se hagan las preguntas correctas y se encuentren las respuestas correctas. Si deseas trabajar con un profesional, solicita referencias o busca en los listados en línea en la Asociación Nacional de Planificadores y Consejos Patrimoniales.

2. Crea un testamento

Un testamento explica cómo deseas disponer de tus bienes después de tu muerte y designa a un albacea para que cumpla con tus instrucciones. Si tienes hijos menores de edad, tu testamento nombra a un tutor para que los cuide. Si mueres sin un testamento, lo que en términos jurídicos se denomina intestado, las leyes estatales eligen a tus beneficiarios y deciden quién recibe qué.

Sin un testamento, por ejemplo, es posible que tu cónyuge no acceda automáticamente a tus bienes. De acuerdo con el estado donde vivas, tus bienes podrían dividirse entre tu cónyuge y tus hijos. Si eres soltero, tus bienes podrían entregarse a familiares, incluso si prefirieses que tus amigos los heredaran.

3. Considera la posibilidad de crear un fideicomiso vitalicio revocable

En muchos estados, cuando falleces, tu patrimonio puede pasar por un proceso judicial conocido como sucesión testamentaria, que puede ser costoso y requerir mucho tiempo.

Puedes evitar la sucesión testamentaria si transfieres tus bienes a un fideicomiso vitalicio revocable, un medio que distribuye los activos de acuerdo con tus instrucciones. El acceso inmediato a tus bienes puede ser especialmente importante si tienes hijos pequeños y el tutor debe cuidarlos, dice Jax.

La titularidad sobre los bienes (propiedades o cuentas financieras) debe cambiarse para que sean "propiedad" del fideicomiso, un proceso conocido como financiamiento del fideicomiso. No te preocupes: mientras permanezcas en este mundo, conservarás el control total del fideicomiso. Si no logras el cambio de titularidad de tus bienes, el patrimonio generalmente pasa por la sucesión patrimonial. 

Con un fideicomiso vitalicio revocable, aún así necesitas un testamento, específicamente, lo que se denomina un testamento complementario. En este documento, designas a un tutor para tus hijos y te aseguras de que los bienes para los que no se cambió la titularidad antes de tu fallecimiento ingresen al fideicomiso, aunque es posible que tengan que pasar por un proceso de sucesión patrimonial para llegar allí.

4. Actualiza a tus beneficiarios

Es obligatorio que revises a los beneficiarios de tus cuentas financieras, como planes de jubilación, cuentas de corretaje y pólizas de seguro. Cuando se crearon las cuentas, se eligió a un beneficiario como la persona que heredaría los fondos en el caso de tu fallecimiento. 

Es muy común que los excónyuges o parientes separados todavía estén en la lista de beneficiarios. Pueden heredar las cuentas IRA que se descuidaron durante mucho tiempo a expensas de los hijos o del cónyuge actual, simplemente porque el propietario no actualizó la documentación. "Las designaciones de beneficiarios siempre ganan", dice Jax, a pesar de las instrucciones incluidas en su testamento y fideicomiso. 

Muchas compañías de servicios financieros tienen reglas que limitan quiénes pueden ser designados como beneficiarios: algunas pueden anular automáticamente a un excónyuge, mientras que otras no. Por lo tanto, si no has actualizado tus designaciones de beneficiarios recientemente, hazlo ahora. A menudo, esto se puede hacer en línea.

Y, si no tienes hijos pequeños, puedes omitir el fideicomiso y enumerar a los beneficiarios de tus bienes de una manera que evite la sucesión patrimonial. Esto podría incluir configurar tu cuenta bancaria o cuenta de inversión como pagadera o transferible a un beneficiario en caso de fallecimiento. Las reglas varían según el estado, así que verifica qué es posible según tus circunstancias y consulta a un abogado de planificación patrimonial.

5. Establece un poder notarial duradero

Si quedas incapacitado y ya no puedes manejar tus finanzas, tener un poder notarial duradero (DPOA) permitirá que alguien que designes (un familiar o amigo de confianza) administre tus bienes en tu representación.

Hay un par de maneras en que puedes lograr esto. Una opción es elaborar un DPOA inmediato, que otorga autoridad a la persona de confianza de inmediato. También puedes crear un DPOA "condicional", que entrará en vigor solo cuando se te considere incapacitado.

Ten en cuenta que un DPOA condicional puede requerir la aprobación de un tribunal, lo que puede ocasionar demoras, dice Kurlowicz, quien generalmente recomienda un DPOA inmediato.

No existe un formato universalmente aceptado para un DPOA y algunas instituciones financieras requieren que envíes su formulario. Kurlowicz recomienda que averigües si tus documentos funcionarán o si necesitas utilizar el formulario de DPOA de cada institución.

6. Prepara voluntad o instrucciones anticipadas

Las instrucciones anticipadas, también conocidas como testamento vital, detallan el tipo de procedimientos médicos que deseas o no deseas recibir, así como tus deseos de atención médica al final de tu vida. Este documento garantizará que se sigan tus instrucciones en caso de que no puedas defenderte por tus propios medios.

Si no has pensado mucho en qué tipo de atención médica prefieres, el Kit de herramientas para la planificación anticipada de la atención médica de la American Bar Association es una guía útil.

No necesitas a un abogado para redactar instrucciones anticipadas; el formulario es legalmente válido si se firma ante testigos. Estas directivas difieren según el estado; puedes encontrar el documento apropiado para tu estado en CaringInfo. Informa a los miembros de tu familia acerca de tus instrucciones anticipadas y mantenlas accesibles en caso de emergencia.

7. Elige a un apoderado de atención médica

Un apoderado de atención médica, o un poder durable para la atención médica, designa a alguien de confianza para que actúe como tu agente para transmitir tus deseos de atención médica que, idealmente, has documentado en tus instrucciones anticipadas. Puedes encontrar más información sobre estas responsabilidades en El proyecto de conversación, que ofrece puntos de vista sobre cómo elegir y ser un apoderado de atención médica.

Tu documento del apoderado también debe tener la denominada cláusula de exención de la HIPAA. Este término se refiere a la Ley Federal de Portabilidad y Contabilidad de los Seguros de Salud de 1996, que garantiza la privacidad del paciente y, de otro modo, evita que el personal de atención médica divulgue tus registros médicos a tu agente de atención médica.

8. Organiza tu información

El último paso es preparar un manual de usuario para tu albacea o fideicomisario, que proporcione la información necesaria para llevar a cabo tus deseos. Puedes compartir esto con tu albacea de inmediato o simplemente indicarle al albacea dónde has colocado las instrucciones en tu hogar y asegurarte de que estén guardadas en un lugar seguro.

Cocklereece alienta a sus clientes a detallar sus deseos funerarios en este documento. "Si no quieres que nadie gaste millones de dólares en un funeral o ataúd, escríbelo", dice. "De lo contrario, tu familia quedará a merced del director de la funeraria".

También debes proporcionar una lista actualizada de todos tus bienes y cuentas, así como dónde encontrar una copia original de tu testamento, fideicomiso y cualquier documento relacionado con las escrituras. Asegúrate de revisar y actualizar esto cada año o siempre que haya un cambio significativo. Los documentos originales deben guardarse en una caja de seguridad bancaria o en una caja de seguridad en tu hogar, y tu abogado también debe tener una copia original.

No olvides incluir una lista de tus nombres de usuario, contraseñas y códigos de acceso a tus cuentas. Además, si trabajaste con un abogado o asesor financiero, incluye su información de contacto. Incluso con un buen plan patrimonial, tu albacea probablemente necesitará ayuda de expertos para recorrer el proceso.


Inscríbete para recibir Lo último - nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.