Al igual que ponerse a dieta, el primer paso para reducir la cantidad de plástico de un solo uso que desechamos es comprender cuánto consumimos realmente. Judith Enck, presidenta de Beyond Plastics, una campaña nacional contra el plástico, sugiere que observemos el plástico que tiramos a diario para evaluar honestamente nuestro consumo y encontrar pistas sobre cómo podemos lograr un mayor impacto. "Observé que utilizaba muchas cápsulas Keurig, así que cambié a una prensa francesa", dice Enck. "Mi esposo es un gran bebedor de jugo de naranja, así que ahora usamos jugo concentrado congelado", para evitar las jarras y los cartones de plástico.

No es necesario convertirse en un guerrero ecológico de la noche a la mañana. "Toma un producto a la vez y aumenta la cantidad gradualmente", dice Deb Singer, líder de la prohibición de las bolsas de plástico en Whole Foods y cofundadora de las bolsas de compras reutilizables BRINGiT. "Empezar por una cosa hace más agradable hacer otros cambios".

Además de las acciones personales, puedes impulsar leyes de responsabilidad del productor que frenen el flujo de plástico en su origen. "Con la contaminación por plástico, el grifo se está desbordando", dice Mariana Del Valle Prieto Cervantes, directora del programa de equidad del agua y del océano en GreenLatinos, que se enfoca en cuestiones del medio ambiente, de recursos naturales y de conservación que afectan a la comunidad latina en los Estados Unidos. "Tenemos que cerrar el grifo antes de que podamos limpiar este desastre".

Bolsas

Qué hacer primero
Lleva tus propias bolsas reutilizables y rechaza las de plástico. 
BRINGiT fabrica bolsas ecológicas de celulosa para compostar, pero casi cualquier bolsa reutilizable es mejor que una bolsa de plástico de un solo uso. Cada bolsa reutilizable podría eliminar cientos o miles de bolsas de plástico.

Utiliza bolsas de tela de malla para tus productos. Intenta evitar las frutas y verduras envasadas en envolturas o cubiertas de plástico.

Qué más hacer
Olvídate del hábito de utilizar bolsas con cremallera para guardar alimentos.
 En su lugar, utiliza bolsas reutilizables de silicona o de papel.

Evita las bolsas de plástico para el excremento de tu perro. Usa alternativas a base de papel o una pala para recoger el excremento si tienes un patio.

Deja de usar bolsas de basura. Si usas los restos de comida como abono y un triturador de basura y además reciclas los productos de aluminio y de vidrio, lo que queda debería ser lo suficientemente inocuo como para ir directamente al bote de basura.

Recipientes de alimentos

Qué hacer primero
Lleva tus propios recipientes vacíos
a los restaurantes para guardar las sobras.

Reduce la comida para llevar. Cena en los restaurantes y cocina en casa con más frecuencia. Si pides comida a domicilio, solicita que no incluyan los paquetes de condimentos, los cubiertos y los popotes.

Evita los alimentos envueltos en plástico. En la tienda de delicatessen del supermercado, pide que envuelvan tu pedido en papel (o lleva tu propio recipiente). Si compras algo en un recipiente de plástico, llévate solo el empaque marcado con el 1 o el 2 en la parte inferior, dice Enck. "Esos sí se pueden reciclar".

Qué más hacer
Evita los alimentos previamente envasados.
 Lleva recipientes vacíos de casa para llenarlos con pasta, cereales y frutos secos. Si lo que necesitas no está disponible a granel, opta por una marca que utilice envases de papel, vidrio o metal.

Bebidas

Qué hacer primero
No compres bebidas en botellas de plástico.
 Elige algo que venga en lata de aluminio, el cual se puede reciclar infinitamente. "Es bastante fácil pasar de comprar tu refresco en botellas de plástico a comprarlo en latas", dice Del Valle Prieto Cervantes.

Lleva una taza de café reutilizable, una taza de viaje o un frasco de vidrio a la cafetería. (Debes saber cuántas onzas contiene para que te cobren correctamente). "Si olvidas tu taza, pide que tu pedido se haga 'para beber aquí' en una taza", dice Dagny Tucker, fundadora de Vessel, un sistema de devolución de tazas de café reutilizables que opera en Berkley, California, y Boulder, Colorado. Si debes usar una taza desechable, al menos rechaza la tapa.

Qué más hacer
Lleva una botella de agua reutilizable y llénala con agua del grifo.
 Usar una botella de agua reutilizable en lugar de comprar y reciclar botellas de agua puede reducir el impacto del calentamiento global hasta en un 98%.

Utiliza tu propio popote de vidrio, metal o silicona. ¡O simplemente usa tus labios para beber!

Elabora tu propia agua con gas con una máquina de hacer refrescos. También ahorrarás dinero a largo plazo.

Evita las bolsitas de té de plástico. Esas sofisticadas bolsitas de té en forma de pirámide liberan micro plásticos en tu bebida y pueden acabar en los vertederos. Elige las bolsas de papel o con hojas de té sueltas.

Envolturas y rollos

Qué hacer primero
Deja de usar envolturas de plástico.
 Utiliza fundas de silicona elástica, envolturas de cera de abeja o papel de aluminio para envolver los alimentos. O simplemente pon los alimentos en un recipiente y cúbrelos con un plato.

Compra localmente en lugar de pedir en línea. "Si pido algo en línea, agrego una nota solicitando que no utilicen envases de plástico", dice Del Valle Prieto Cervantes. "A veces funciona, a veces no".

Qué más hacer
Compra en el pasillo de alimentos congelados con moderación.
 Casi todo lo que encuentras allí está envuelto en plástico, aunque el envase exterior sea de cartón.

Compra a granel u hornéalo tú mismo. Comprar menos paquetes de bocadillos o alimentos envueltos individualmente, como papas fritas, galletas y barras de granola, ayudará a reducir los desechos plásticos.

Limpieza y cuidado personal

Qué hacer primero
Deja de comprar productos envasados en plástico.
 Compra jabón, champú, detergentes y productos de limpieza empaquetados en papel, vidrio o aluminio.

Deshazte de las navajas de afeitar de plástico. Olvídate de las navajas de afeitar de plástico. Utiliza navajas de afeitar de metal con hojas reemplazables.

Opta por esponjas naturales en lugar de esponjas sintéticas cuando laves los platos a mano.

Evita los exfoliantes y las pastas dentales con micro perlas, que son pequeñas bolas de plástico.

Qué más hacer
Deja de usar toallitas desinfectantes y desechables. 
Suelen estar hechas de fibras de plástico que obstruyen las alcantarillas y no se degradan en los vertederos.

Considera utilizar pañales de tela. Para reducir el impacto ambiental, consíguelos de segunda mano, lávalos con cargas completas y sécalos al aire libre si es posible.

Evita los tampones y las toallas sanitarias de plástico. Utiliza toallas sanitarias y tampones completamente de algodón con aplicadores de cartón y envoltura de papel, o una copa menstrual o ropa interior para el período de menstruación.