usar tarjetas de crédit para emergencias durante la crisis del coronavirus

Muchas personas se preocupan por poder pagar sus cuentas de tarjetas de crédito. La buena noticia es que los emisores de tarjetas de crédito están llegando a acuerdos con los clientes que necesitan ayuda. Usa nuestra guía sobre estos servicios, con importantes advertencias, así como otras estrategias para ayudarte a manejar tu deuda de tarjetas de crédito con mayor eficacia. Podría valer la pena seguir algunos de estos consejos aunque no tengas problemas para pagar las cuentas de las tarjetas de crédito.

1. Pregunta a la compañía de tarjetas de crédito

Aunque la ley de ayuda y seguridad económica contra el coronavirus (Coronavirus Aid, Relief and Economic Security Act), aprobada por el Congreso en marzo, no les exige que lo hagan, muchos emisores de tarjetas de crédito están trabajando con los clientes para, entre otras cosas, permitir el pago diferido, reducir o anular las tasas anuales y reducir o suspender los cargos por intereses, todo ello por un período de tiempo limitado. Por lo general, las decisiones se toman de forma individual. (En el caso de los pagos diferidos, a menudo los intereses seguirán acumulándose. Consulta con el emisor de tu tarjeta de crédito).

En una encuesta realizada en abril por LendingTree, el 91% de los consumidores que solicitaron una interrupción en sus pagos mensuales con tarjeta de crédito debido a circunstancias relacionadas con el coronavirus informaron que habían sido favorecidos. Según la ley de alivio del coronavirus, el puntaje crediticio del titular de la tarjeta no puede verse afectado negativamente si cumple con los términos del nuevo acuerdo de pago alcanzado con la compañía de tarjetas de crédito.

La clave, dicen los expertos, es ser proactivo. “Tienes que contactar a la compañía de la tarjeta de crédito para solicitar un acuerdo si quieres proteger tu puntuación de crédito”, dice Ted Rossman, un analista de la industria en CreditCards.com. “Si esperas hasta que ya te hayas retrasado, va a ser difícil deshacer el daño”.

Si bien un plan de pago modificado puede proporcionar alivio a corto plazo, los expertos financieros advierten que también podría crear un problema aún mayor una vez que la pandemia del coronavirus termine. “No hay nada que diga que los emisores de tarjetas de crédito no puedan exigir el pago completo de la cantidad que se debe una vez que el acuerdo termine”, dice John Ulzheimer, un experto en tarjetas de crédito. Añade que cualquier alivio que se le ofrezca al consumidor podría terminar en cuestión de meses. “Así que antes de aceptar cualquier plan de pago modificado, tienes que preguntar al emisor de la tarjeta de crédito cómo será tu relación con ellos cuando todo esto termine”, dice. “¿Vas a volver a tu pago mensual normal o van a querer un pago acelerado de la cantidad que aplazaste en 30, 60 o 90 días? Debes evitar cualquier consecuencia no deseada”.

Los consumidores pueden protegerse de posibles disputas manteniendo registros cuidadosos, dice Christina Tetreault, gerente de políticas financieras de CR. “Es fundamental documentar todas tus interacciones con la empresa”, dice. “Lleva un registro de con quién hablas, guarda los correos electrónicos y consigue todo por escrito, para que tengas claro cuáles son los términos y puedas probarlo”.

2. Abre una tarjeta de transferencia de saldo

Para atraer a las personas a abrir una nueva cuenta de tarjeta de crédito, ciertos emisores permiten a los consumidores transferir los saldos existentes a la nueva tarjeta con un tipo de interés bajo o del 0% durante un período limitado, a menudo de 12 a 15 meses o más. La mayoría de los emisores cobran un pequeño cargo para permitirte transferir saldos, pero incluso con este cargo puedes ahorrar significativamente al liberarte de tener que pagar cargos por intereses durante muchos meses. Algunas de estas tarjetas tampoco cobran intereses en las nuevas compras durante un período introductorio.

“Estas tarjetas te permiten establecer efectivamente tu propio acuerdo convirtiendo la deuda que acumula intereses en una deuda sin intereses”, dice Ulzheimer. Rossman dice que las tarjetas de transferencia de saldos se están volviendo más difíciles de obtener por ahora y que es probable que necesites un alto puntaje crediticio y comprobante de ingresos para obtener una. Pero un banco grande con el que tienes una larga relación podría ser más indulgente, dice. “También podría haber una promoción de transferencia de saldos que no conoces en una de tus tarjetas existentes, así que asegúrate de comprobarlo”.

3. No pagues las tarjetas si no tienes reservas de efectivo

Muchos consumidores tienen el hábito de pagar los saldos de sus tarjetas de crédito todos los meses para evitar los cargos por intereses. Pero dado el precario estado de la economía y el aumento de las filas de desempleados, los expertos dicen que acumular reservas de efectivo es ahora más importante que pagar la deuda de las tarjetas de crédito.

“En circunstancias normales, le diría a las personas que se liberen de la deuda de las tarjetas de crédito para evitar pagar altos intereses”, dice Rossman. “Pero si necesitas mantener la deuda por un tiempo para crear un fondo de emergencia de tres o cuatro meses y preservar el flujo de efectivo, está bien por ahora”. Usar los cheques de alivio económico del coronavirus para pagar la deuda de las tarjetas de crédito es una idea especialmente mala, dice. “Es mejor usar el dinero para cubrir tus necesidades o para añadirlo a tus reservas de efectivo”.

Del mismo modo, Chi Chi Wu, abogado del Centro Nacional de los Derechos del Consumidor (NCLC), dice que los consumidores que no tienen suficiente dinero para cubrir todos sus gastos deben dar prioridad a sus necesidades antes de preocuparse por pagar sus cuentas de tarjeta de crédito. “Tu puntaje crediticio no es tan importante como mantener un techo sobre tu cabeza y la luz, la calefacción y el internet encendidos”, dice. “Sí, el emisor podría llevarte a juicio, pero es poco probable que eso ocurra en un futuro próximo. Ocúpate primero de cubrir tus necesidades”.

4. No uses tus tarjetas como un fondo de emergencia

“Durante la última recesión económica, a muchas personas se les cancelaron las tarjetas o se les redujeron los límites de crédito sin previo aviso porque los emisores estaban nerviosos por la posibilidad de que no se les pagara el dinero”, dice Rossman. “Eso hace que sea peligroso depender de las tarjetas de crédito como un fondo de emergencia”.

Pagar regularmente y a tiempo no es garantía de que no te afectará, dice Rossman. Añade que incluso los titulares de tarjetas que están al día en sus pagos tuvieron sus límites de crédito reducidos durante la Gran Recesión de 2007 a 2009. “Los emisores de tarjetas tienen mucha libertad para reducir los límites de crédito sin previo aviso”, dice. “Incluso pueden potencialmente exigir el pago inmediato de toda la deuda pendiente”.

Rossman dice que las tarjetas que no han sido usadas por un largo período son las principales candidatas para la cancelación. Para reducir las posibilidades de que un prestamista cierre una cuenta así, Rossman sugiere hacer una compra con la tarjeta, aunque sea pequeña, y luego pagarla.

Tetreault dice que en el actual clima económico, los consumidores deben evitar la tentación de usar sus tarjetas de crédito para pagar los gastos que no pueden permitirse. “Hay una sensación de urgencia en este momento y la gente no necesariamente siente que tiene tiempo de buscar alternativas para pagar sus facturas", dice. “Pero si un consumidor puede evitar las deudas y encontrar ayuda en otro lugar, debería hacerlo”. (Visita: "Tu guía para obtener dinero en efectivo durante la pandemia").

Según el NCLC, los consumidores nunca deben usar tarjetas de crédito para pagar deudas médicas, impuestos, pagos de hipotecas o préstamos estudiantiles, porque hay mejores opciones disponibles para cubrir esos tipos de deuda. Por ejemplo, hay programas federales y estatales que perdonan la deuda de hospitales a las familias que cumplen ciertos requisitos, pero la deuda médica colocada en una tarjeta de crédito no es elegible para tales programas de alivio. Y las disposiciones de la ley de alivio del coronavirus podrían permitir a muchos consumidores aplazar los pagos de la hipoteca hasta un año. (Visita: "How Mortgage Relief Is Supposed to Work" sobre cómo se supone que funciona el alivio hipotecario). Para más información sobre el manejo de la deuda de tarjetas de crédito, lee la publicación del NCLC, “Sobreviviendo a la deuda”, que está disponible gratuitamente durante la crisis del coronavirus en nclc.org.

5. Considera un programa de préstamos a plazos

Algunas tarjetas de crédito ofrecen una función de préstamo a plazos que permite a los titulares de las tarjetas pagar ciertas compras en cuotas mensuales fijas durante un período de tiempo limitado, ya sea por una cuota mensual o a un tipo de interés fijo. Ejemplos de esto son el programa "Pay It Plan It" de American Express y el Préstamo Citi Flex.

“Estos programas utilizan tu línea de crédito existente, pero en lugar de tener un saldo abierto, básicamente transfieren la deuda a un préstamo personal con un pago más predecible y a menudo con una tasa de interés más baja”, dice Rossman. No es necesario que califiques por separado para estos programas, aunque es probable que la tasa de interés o el cargo por servicio que te cobran esté vinculado a tu puntaje crediticio”. “En la mayoría de los casos, no ahorrarás tanto como lo harías con una transferencia de saldo de 0% de interés o un préstamo personal de 6%”, dice Rossman, “pero podrías bajar tu APR [tasa de porcentaje anual] del 16% al 11%”.

6. No canceles tus tarjetas

Los consumidores que tienen tarjetas con fuertes cuotas anuales pueden verse tentados a cancelarlas para meterse a la bolsa los ahorros. Por ejemplo, las tarjetas American Express Platinum y Chase Sapphire Reserve cuestan $550 al año y vienen con valiosos beneficios de viaje que no se pueden utilizar cuando se está refugiado en casa. Pero en lugar de cancelar estas tarjetas, lo que podría bajar tu puntaje de crédito, los expertos recomiendan cambiar a una tarjeta sin cargo ofrecida por la misma compañía.

“Si se acerca la fecha de renovación, podrías explicarle a la compañía que no estás obteniendo el beneficio de la tarjeta debido al coronavirus y preguntarles si anularían al menos una parte de la cuota anual”, dice Rossman. “Si no estás satisfecho con su oferta, cambia a una tarjeta sin cargo del mismo emisor. Cuando haces eso, normalmente mantienes la misma línea de crédito e información de cuenta positiva, así que preservas tu puntuación de crédito pero dejas de pagar la cuota anual”.

Antes de hacer el cambio, confirma que no se hará ninguna comprobación de crédito (también podría bajar tu puntuación de crédito), que cualquier retribución que hayas ganado se transferirá a la nueva tarjeta y que el límite de crédito seguirá siendo el mismo o aumentará.

7. Abre una tarjeta de devolución de dinero

Las personas que necesitan estirar sus dólares aún más deberían considerar la posibilidad de abrir una tarjeta de devolución de dinero. Aunque los términos varían, éstas ofrecen un reembolso en efectivo de hasta el 6% en ciertas categorías de compras, como gasolina y comestibles. Otras ofrecen un porcentaje fijo (y generalmente más pequeño) en casi cualquier compra. (Las exclusiones pueden incluir boletos de lotería y tarjetas de regalo.) “Las tarjetas de devolución de efectivo son las heroínas no reconocidas del mundo de las tarjetas de crédito”, dice Rossman. “No son glamorosas, pero ofrecen mucho valor en las compras de cosas cotidianas”.

La tarjeta Citi Double Cash, por ejemplo, no tiene una cuota anual y ofrece un 2% de reembolso en efectivo en la mayoría de las compras, sin límite de lo que se puede ganar cada año. La tarjeta American Express Blue Cash Preferred cuesta $95 al año, pero ofrece una devolución del 6% en hasta $6,000 en comestibles al año, un 3% en gasolina y ciertos gastos de tránsito, y un 1% en todas las demás compras. Además, ofrece a los solicitantes seleccionados de la tarjeta un bono de introducción de hasta $300. “Algunas de estas tarjetas tienen sentido especialmente para las personas cuyos hábitos de consumo han cambiado y descubren que están comprando muchos más comestibles en estos días”, dice Rossman.

Nota del Editor: Este artículo también se publicó en la edición de julio de 2020 de la revista Consumer Reports.


Inscríbete para recibir Salud y Bienestar, el nuevo boletín mensual que te ofrece todo sobre salud, nutrición, condición física ¡y mucho más!  Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.