dolor de cabeza

El dolor de cabeza es uno de los síntomas neurológicos más comunes que experimentamos. Y aunque los dolores de cabeza afectan a las personas más jóvenes en mayor medida, todavía ocurren en muchos adultos mayores.

En una encuesta del 2018, casi el 10% de las personas entre 65 y 74 años, y alrededor del 6% de los mayores de 75 años, dijeron que recientemente habían experimentado una migraña o un dolor de cabeza intenso. Para algunos, es un dolor conocido que aparece dos veces al mes o con más frecuencia.

Aunque los dolores de cabeza pueden ser comunes, no deben ignorarse ni descartarse. Los dolores de cabeza a veces indican afecciones más peligrosas, incluyendo algunas como un accidente cerebrovascular, que debe tratarse de inmediato. También pueden ser un síntoma de COVID-19, que aparece en aproximadamente un tercio de los pacientes diagnosticados en los Estados Unidos. Y aunque la mayoría de los dolores de cabeza no requieren atención médica, no hay necesidad de solo apretar los dientes y dejarlo pasar.

Sigue leyendo para conocer los consejos de expertos que pueden ayudarte a prevenir y tratar los dolores de cabeza de manera más eficaz y segura. 

Tipos comunes

Hay alrededor de 200 tipos de dolores de cabeza, dice Juliette Preston, MD., profesora asistente de neurología en la Escuela de Medicina de OHSU y directora médica del centro de dolores de cabeza de la universidad.

Dos de los tipos más comunes son el dolor de cabeza tensional y la migraña. La mayoría de los dolores de cabeza tensionales son de intensidad leve a moderada, generalmente con dolor en ambos lados de la cabeza y sin ningún otro síntoma importante. Según un estudio italiano publicado en 2008, alrededor de un tercio de los adultos mayores experimentan al menos uno en el transcurso de un año.

Las migrañas, por otro lado, generalmente involucran dolor de cabeza de moderado a severo, así como una variedad de otros síntomas, como la sensibilidad a la luz o al sonido, náuseas y problemas temporales con la cognición, dice Niushen Zhang, MD., profesor asistente clínico de neurología en la Universidad de Standford. Las migrañas pueden ocurrir en hombres y en mujeres, pero son más frecuentes en las mujeres. A menudo empeoran durante la menopausia y desaparecen poco después.

Sin embargo, si tienes más de 50 años y experimentas lo que parece ser tu primera migraña, la probabilidad de que realmente sea una migraña es relativamente baja. Puede haber otra condición que te esté afectando.

Síntomas similares también pueden indicar lo que se conoce como cefalea hípnica, que es poco común, pero ocurre con mayor frecuencia en adultos mayores. ¿Cuál es su síntoma característico? Despertar a las personas aproximadamente a la misma hora cada noche, por lo que se conoce como "cefalea del despertador".

Las cefaleas hípnicas con frecuencia se diagnostican erróneamente, indica Preston. Una de las formas claves de distinguir una cefalea hípnica de otros tipos, incluyendo la migraña, explica, es escribir la hora en la que sigue sucediendo. Si te está despertando entre la 1:00 a.m. y las 3:00 a.m., entonces podría ser una cefalea hípnica.  

Cómo prevenir dolores frecuentes

Las cefaleas hípnicas suelen ser más fáciles de controlar que las migrañas. Tomar un poco de cafeína antes de acostarte, como una pastilla de 40 a 60 mg o media taza de café aproximadamente, por lo general las previene sin mantener a las personas despiertas, dice Preston. Sin embargo, no intentes esto sin consultarlo antes con tu médico. Solo asegúrate de mencionar la hora que sufres los dolores de cabeza para que no se confundan con migrañas.

Sin embargo, no tomes medicamentos inmediatamente, incluso para las migrañas y los dolores de cabeza tensional recurrentes. Existe evidencia de que los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir los dolores de cabeza, especialmente las migrañas. "20 minutos al día de ejercicio aeróbico en realidad disminuyen la frecuencia y la gravedad de las migrañas", dice Zhang.

Para muchos tipos de dolores de cabeza, mantener horarios constantes para comer, dormir y despertarse puede ser útil, al igual de asegurarte de mantenerte hidratado bebiendo mucha agua. "Suena tan básico, pero ayuda mucho", dice. Para las migrañas, un neurólogo también puede ayudarte a identificar los posibles desencadenantes, como la deshidratación.

En un estudio clásico de personas que experimentan migrañas, la mayoría de los sujetos informaron al menos un factor externo que parecía desencadenar su dolor de cabeza. Los desencadenantes más comunes fueron el estrés, los cambios hormonales, el ayuno, el clima y los trastornos del sueño.

En el pasado, tratar de evitar todos los factores desencadenantes potenciales era una estrategia popular. Sin embargo, las investigaciones más recientes sugieren que muchos factores desencadenantes pueden ser difíciles de identificar e imposibles de evitar.

Los estudios realizados por Paul R. Martin, D. Phil., psicólogo y profesor adjunto de la Universidad de Monash en Australia, y otras investigaciones han sugerido que simplemente seguir un estilo de vida saludable, que naturalmente incluiría evitar desencadenantes como olores tóxicos, hambre, deshidratación, falta de sueño, etc., en realidad puede ser más eficaz que tratar de evitar todos los factores desencadenantes potenciales, como el estrés y el ruido.  

Tu médico también puede ayudarte a conectarte con otras opciones de tratamiento si las intervenciones básicas no están ayudando. Por ejemplo, si tienes dolores de cabeza de tipo tensional, así como problemas en la cabeza, el cuello o los hombros, existe evidencia contundente de que la fisioterapia puede ayudar a prevenir que los dolores de cabeza regresen. Hay más apoyo para la fisioterapia que para el masaje, que solo puede ofrecer un alivio temporal, dice Preston.

En el caso de algunas personas con dolores de cabeza frecuentes, cada vez hay más pruebas de que la acupuntura puede ayudar a prevenirlos, dice Zhang, aunque se necesitan más estudios. La investigación también ha sugerido que la biorretroalimentación, que normalmente utiliza sensores eléctricos en tu cuerpo para que reconozcas los procesos fisiológicos y te ayude a controlarlos, puede reducir el dolor crónico en algunos casos, incluyendo el de los dolores de cabeza.

El estrés grave también puede causar dolores de cabeza recurrentes. En estos casos, la terapia cognitivo-conductual (CBT) también puede ayudar. Pídele a tu médico que te refiera a un terapeuta que la realice. 

Usar medicamentos correctamente

Debes tomar los medicamentos con precaución, especialmente si tienes dolores de cabeza con regularidad. Sin embargo, los medicamentos de venta libre o recetados pueden ayudar a aliviar la incomodidad de los dolores de cabeza tensional o las migrañas.

Los adultos mayores son más sensibles a los efectos de los medicamentos, dice Preston, incluyendo los productos de venta libre (OTC, por sus siglas en inglés). Para los analgésicos como el ibuprofeno (Advil y genérico), el naproxeno (Aleve y genérico), y la aspirina, esos efectos secundarios pueden incluir mareos, problemas cognitivos y un mayor riesgo de hemorragia gastrointestinal. Por lo tanto, debes mantener su uso al mínimo. El acetaminofeno (Tylenol y genérico) es potencialmente más seguro para los adultos mayores, pero también puede ser algo menos efectivo para los dolores de cabeza, según UpToDate, una herramienta para médicos.

Asegúrate de seguir las instrucciones de dosificación en el empaque. Sin embargo, si estás tomando analgésicos de venta libre con regularidad, esto no es suficiente: También debes consultar con tu médico de atención primaria y considerar programar una cita con un neurólogo para conversar a fondo sobre la ingesta de estos medicamentos. En general, dice Zhang, para protegerte de lo que se conoce como dolor de cabeza por uso excesivo de medicamentos, evita tomar analgésicos como ibuprofeno y naproxeno por más de 15 días al mes. Sin embargo, para algunos medicamentos y en algunos casos, deberás mantener este número mucho más bajo, advierte, por lo que es importante consultar con tu proveedor.

Para las personas que padecen dolores de cabeza constantes y no pueden tolerar los medicamentos de venta libre, los médicos también pueden considerar ciertas pastillas recetadas, dice Preston. 

Cuándo conseguir ayuda de emergencia

En ocasiones, un dolor de cabeza requiere atención inmediata. Cuando alguien mayor de 50 años experimenta un tipo de dolor de cabeza que es diferente de los que ha tenido antes, incluso cuando es un dolor sordo en lugar de explosivo, eso "suele ser una señal de alerta para nosotros", dice Preston.

Y si va acompañado de un cambio en la audición, provoca una sensación de debilidad o entumecimiento, o empeora cuando cambias de posición, por ejemplo, cuando te acuestas, te pones de pie, te esfuerzas o te agachas, es una señal para ir a la sala de emergencias.

"Si te sientes diferente o simplemente no te sientes bien", confía en tu propio juicio, dice Zhang.

Un médico necesitará descartar las afecciones más graves que podrían estar causando un dolor de cabeza extraño, como aneurismas, accidente cerebrovascular y otras anomalías de los vasos sanguíneos, tumor y un trastorno inflamatorio llamado arteritis de células gigantes, entre otras preocupaciones.

Pero si bien es importante tener cuidado, ten en cuenta que un nuevo dolor de cabeza a veces es solo eso: un dolor de cabeza. 

Nota del editor: Este artículo también apareció en la edición de octubre de 2020 de Consumer Reports On Health.