Mantente bien durante el invierno
Photo: Getty Images

El año pasado, mientras los estadounidenses enfrentaban la amenaza del COVID-19, resguardados y usando mascarilla, la influenza (gripe) parecía estar hibernando.

En el apogeo de una temporada de influenza normal, hasta una de cada 20 visitas al Departamento de Emergencias es por esta enfermedad. Pero durante la última temporada de gripe, representó menos de una de cada 1,000 visitas a la sala de emergencias.

Los expertos esperan que la influenza regrese este invierno, circulando junto con otros virus respiratorios estacionales, como con el coronavirus. Esto es lo que necesitas saber para protegerte y proteger a tu familia.

Qué puedes esperar

La influenza es un virus notoriamente difícil de predecir. El año pasado con menos casos indica que puede haber un nivel más bajo de inmunidad en la población general, dice Lynnette Brammer, una epidemióloga en la división de influenza en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Esto puede afectar a los niños más que a los adultos, debido a que el sistema inmunitario de los adultos tiene décadas de exposición a diferentes virus de la influenza.

Pero, sobre todo, el COVID-19 todavía estará presente, especialmente debido a que siguen surgiendo nuevas y más contagiosas variantes de SARS-CoV-2 (el virus que causa COVID-19). Entonces es posible que podamos ver tanto influenza como COVID-19 propagándose al mismo tiempo, una situación que algunos científicos temían que se presentara el año pasado.

"Nuevamente, esto se reduce al comportamiento" y a que las personas continúen tomando medidas para evitar las enfermedades respiratorias que contuvieron de manera tan efectiva la propagación de la gripe la temporada pasada, dice Sarah Cobey, PhD, profesora asociada de ecología y evolución en la Universidad de Chicago.

Tu lista de verificación de vacunas

Considera a las vacunas como tu primera línea de defensa. No están disponibles para todos los virus respiratorios estacionales, incluidos muchos que causan el resfriado común. Pero puedes vacunarte contra dos de los virus más peligrosos que estarán circulando, la influenza y el SARS-CoV-2.

Los hallazgos muestran que las vacunas Pfizer y Moderna COVID-19 fueron 94% efectivas para prevenir hospitalizaciones por la enfermedad entre personas mayores de 65 años. En comparación, la intensidad de la vacuna contra la influenza parece ser menor: La vacuna fue 39% efectiva para evitar que las personas necesitaran ver a un médico por casos de gripe en la temporada de la influenza 2019-2020, cuyos datos de los CDC del año pasado están disponibles. Sin embargo, justo como las vacunas contra el COVID-19, las vacunas contra la influenza también reducen el riesgo de desarrollar enfermedad grave o la necesidad de hospitalización si te enfermas. Por ejemplo, los CDC estiman que en la temporada de influenza 2019-2020, las vacunas evitaron aproximadamente 61,000 hospitalizaciones entre personas mayores de 65 años y 105,000 hospitalizaciones en la población en general. Entonces, sigue estos pasos ahora:

Vacúnate contra el COVID-19. Si aún no te has vacunado, hazlo lo antes posible. Los CDC dicen que incluso puedes recibir la vacuna contra el COVID-19 y la vacuna contra la gripe durante la misma visita.

¿Eres mayor de 65 años? Busca las mejores vacunas contra la influenza. Se ha demostrado que dos brindan una mejor protección para los adultos mayores en comparación con la vacuna estándar, y están disponibles solo para personas mayores de 65 años. Fluzone de dosis alta contiene 4 veces la cantidad de antígeno viral (la molécula que estimula una respuesta inmune) que la inyección estándar. La otra vacuna, Fluad, está fabricada con un aditivo diseñado para provocar una respuesta del sistema inmunitario más fuerte. Si no puedes recibir ninguna de esas vacunas, una vacuna estándar contra la influenza es mejor que ninguna.

Programa bien tu vacuna contra la influenza. La eficacia de la vacuna contra la influenza disminuye a lo largo de la temporada, especialmente para los adultos mayores. Por eso, no querrás anticiparte tanto, pero tampoco esperar demasiado. Vacunarte en septiembre u octubre debería proporcionarte una buena protección para la temporada.

Recibe una vacuna antineumocócica si aún no lo has hecho. La bacteria Streptococcus pneumoniae es una de las causas más comunes de neumonía bacteriana. Hay vacunas disponibles contra esta bacteria, que también puede causar infecciones de los senos nasales y meningitis. Los CDC recomiendan que todas las personas mayores de 65 años reciban una dosis de PPSV23 (Pneumovax 23).

Otros pasos importantes a seguir

Con el COVID-19, la gripe y los resfriados que probablemente circulen juntos este invierno, necesitarás practicar algunos hábitos adicionales para contrarrestar los virus.

No dejes de usar la mascarilla. Independientemente de las reglas vigentes en el lugar en donde vivas, recuerda que usar una mascarilla puede ayudarte a protegerte del COVID-19, incluso de infecciones en personas vacunadas y puede protegerte de otros virus respiratorios. (Incluso si usas mascarilla, mantente alejado de cualquier persona que tosa o que esté resfriada).

Si bien la influenza puede propagarse a través de superficies y gotas grandes (como por estornudar), también se puede transmitir a través de pequeñas partículas en el aire, al igual que el COVID-19. Los CDC no recomiendan activamente el uso de mascarillas para prevenir la influenza, pero si tienes algún síntoma respiratorio o te diriges a un ambiente lleno de personas (un avión, una tienda concurrida, un gran evento), el uso de una mascarilla es una precaución razonable que se debe tomar. dice Seema Lakdawala, PhD, profesora asistente en el departamento de microbiología y genética molecular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, que estudia la transmisión de la influenza. Eso es especialmente cierto si tienes un mayor riesgo de sufrir una enfermedad grave debido a tu edad o una afección subyacente.

Lávate las manos. Lavarte las manos con regularidad con jabón y agua durante por lo menos 20 segundos ayuda a prevenir muchas enfermedades, no solo las que son causadas por virus respiratorios. Si no tienes acceso a un lavamanos, usar desinfectante de manos con al menos 60% de alcohol.

Quédate en casa cuando estés enfermo. Muchas personas han desarrollado por lo menos un excelente hábito durante la pandemia: quedarse en casa desde el momento que tienen síntomas respiratorios, dice Lakdawala. Esto significa, faltar al trabajo, no visitar amigos ni entrar a tiendas. Esto probablemente ayudó a limitar la transmisión de muchos virus además del SARS-CoV-2, agregó.

Si te enfermas

Si empiezas a notar síntomas de una enfermedad viral, fiebre, tos, escalofríos, secreción nasal, congestión; visita inmediatamente al médico, ya sea en persona o por medio del servicio de telesalud. La influenza, el COVID-19 y los resfriados pueden causar síntomas similares, y es importante tener un diagnóstico oportuno.

Si tienes síntomas de influenza, los medicamentos antivirales pueden ayudarte a reducir la gravedad de los síntomas, pero los medicamentos son más efectivos si empiezas a tomarlos dos días después de los primeros signos. El tratamiento oportuno con anticuerpos monoclonales y otros medicamentos pueden mejorar tu pronóstico si tienes COVID-19. También es importante realizar una prueba temprana, para poderte aislar en caso de que tengas la enfermedad.

Nota del editor: Una versión de este artículo se publicó en la edición de octubre de 2021 de Consumer Reports On Health.