una cena para los días festivos

La intoxicación alimentaria puede atacar en cualquier época del año. Pero durante los días festivos, cuando tendemos a preparar comidas más grandes durante períodos de tiempo más largos, es fácil descuidar la seguridad de los alimentos y la cocina.

Las fallas en el manejo, la preparación y la cocción de los alimentos pueden arruinar un plato favorito, o peor aún, causar una enfermedad grave.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estiman que cada año, 1 de cada 6 estadounidenses sufre una intoxicación alimentaria, a menudo causada por bacterias transmitidas por los alimentos, como salmonela, campylobacter y E. coli.

Para evitar que esas bacterias arruinen las comidas festivas, sigue estos mandamientos de cocina.

Antes de cocinar

Revisa la temperatura del refrigerador. El refrigerador debería estar a una temperatura de 37°F y el congelador a 0°F para mantener los alimentos frescos y seguros. Las pruebas de CR han encontrado que no siempre es fácil mantener estos niveles solo usando las configuraciones del refrigerador, así que consigue un termómetro para el refrigerador. Estos dispositivos económicos pueden ayudar a ajustar la temperatura del refrigerador.

Separa las aves y la carne de los otros alimentos. Según un estudio de 2014 de la Kansas State University, menos de 1 de cada 5 compradores usan bolsas de plástico (proporcionadas por muchos departamentos de carne de supermercados) para evitar que los jugos de carne contaminen otros artículos en su carrito del supermercado.

Un estudio de 2018 publicado en el Journal of Food Protection descubrió que el 61% de los paquetes de aves de corral tenían jugo de carne en sus superficies exteriores, que a menudo se transfería a las manos de los compradores, a las bolsas del supermercado y a las cocinas, además de otros alimentos en sus carritos. Los investigadores de Kansas State University recomiendan usar las bolsas para aves y carne cruda mientras compras y almacenas los productos en el refrigerador.

Evita la "zona de peligro" de descongelación. La forma más segura de descongelar carne o pollo congelado es ponerlo en el refrigerador, no en un mostrador. Los alimentos descongelados pueden entrar en esa zona peligrosa entre 40° F y 140° F, donde las bacterias se multiplican rápidamente. Si tienes poco tiempo, puedes descongelar la carne en un microondas, pero cocinarla inmediatamente después porque algunas áreas pueden haber comenzado a cocinarse.

Prepara las verduras adecuadamente. Las bacterias también pueden contaminar las verduras crudas y los productos pueden contener residuos de pesticidas. Frota las verduras duras, como las hortalizas de raíz, bajo el agua fría con un cepillo para verduras. Nunca uses jabón en los productos agrícolas, porque puede contener ingredientes que son dañinos si se ingieren. Y ten en cuenta que el lavado no eliminará la mayoría de las bacterias transmitidas por los alimentos del producto y que la cocción completa es la forma más efectiva de hacerlo.

No enjuagues tu carne. Hacer esto no tiene ningún beneficio culinario o de limpieza, y podría salpicar bacterias por todo el fregadero, las encimeras y los utensilios o platos cercanos.

Mientras estás cocinando

Mantente a salvo mientras horneas. Los huevos crudos pueden estar contaminados con salmonela y la harina cruda ha sido la culpable de los brotes de infecciones por E.coli. No comas o dejes que los niños jueguen con la masa cruda. Asegúrate de limpiar las áreas de la cocina (como la encimera) que hayan estado en contacto con la harina o la masa cruda y los utensilios que usaste, así como las manos.

Ten cuidado con las tablas de cortar. Evita la contaminación cruzada bacteriana utilizando tablas de cortar designadas para diferentes tipos de alimentos: productos crudos, carne cruda, aves y mariscos. (El uso de tablas de plástico en diferentes colores hace que sea más fácil distinguir cuál es cuál). Los rasguños o ranuras son un refugio para las bacterias. Cuando sea difícil de limpiar una tabla de cortar, deséchala.

Lávate las manos con frecuencia. Piensa en tus manos como utensilios de cocina. Lávalas bien durante 20 segundos con agua jabonosa caliente cada vez que manipules carnes, aves y mariscos crudos. Frótelas nuevamente entre la preparación de alimentos y la limpieza para evitar la propagación de bacterias a otras áreas de tu cocina y hogar.

Después de comer

Guarda las sobras inmediatamente. Los brotes de infecciones causados por la bacteria Clostridium perfringens se producen con mayor frecuencia en noviembre y diciembre, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. La bacteria crece en los alimentos cocinados que se han dejado a temperatura ambiente durante demasiado tiempo. Los brotes a menudo se han vinculado a alimentos de las fiestas. Refrigera las sobras dentro de las 2 horas posteriores a la cocción para evitar la intoxicación alimentaria.

En caso de duda, deséchalo. No pruebes alimentos que parezcan o huelan cuestionables. Nunca jamás.

Entiende cuándo termina la fiesta. Las sobras se deben consumir dentro de 3 a 4 días. Después de eso, no es seguro.


Hornea de forma segura

La cocina es una de las habitaciones más ocupadas, pero también puede ocultar muchos peligros. En Taller del Consumidor, los expertos de Consumer Reports explican cómo puedes mantenerte a salvo del E.coli y otros contaminantes.