refinanciar préstamos de autos

Sandra Roundtree, una empleada jubilada de Nueva York, quería cambiar su Chevrolet Cruze 2013 por un Acura RDX 2018 usado que le llamó la atención en un concesionario local. Cuando el vendedor le ofreció transferir la cantidad que aún debía de su antiguo préstamo para coche a un nuevo préstamo para el Acura, Roundtree aceptó.

“No estaba lista para comprar el coche, pero me gustaba, así que acepté el trato”, dice.

Roundtree firmó los papeles y se fue a casa en el Acura. Pero cuando tardó demasiado tiempo en presentar la documentación de sus ingresos para finalizar el préstamo, violando las condiciones del contrato, el prestamista canceló el préstamo. Roundtree pensó que le habían aprobado el préstamo y se sorprendió cuando el prestamista que le había proporcionado el concesionario lo canceló.

“Estaba confundida y no entendía lo que estaba pasando”, dice. “Ya había renunciado a mi antiguo coche y pensé: Dios mío, no voy a tener un auto”.

Roundtree acabo consiguiendo otro préstamo y pudo quedarse con el Acura, pero su problema para entender la complejidad de los contratos de venta y financiación es compartido por muchos compradores de coches. Aunque los concesionarios a veces ofrecen mejores condiciones de financiamiento que los bancos y otras instituciones financieras, sus contratos pueden ser confusos y tener condiciones que pueden causar problemas más adelante.

Por eso es importante leer detenidamente la documentación de venta y financiación, o incluso dejarse asesorar por un experto antes de firmar nada. Los expertos también recomiendan extremar precauciones al transferir el saldo de un préstamo antiguo a uno nuevo. Afirman que si no tienes cuidado, la nueva cantidad que se debe puede valer más que el coche, lo que se conoce como patrimonio neto negativo o patrimonio “al revés”.

“Asegúrate de que tu contrato describa claramente la cantidad de tu nuevo préstamo, el plazo del mismo, la tasa de interés, el pago mensual y otros términos que se discuten verbalmente en las conversaciones de negociación”, dice Jon Salzberg, director de Credit Karma, una organización que ayuda a los compradores de autos a obtener un puntaje de crédito y a hacer un seguimiento de su financiación personal de coches. “El contrato debe detallar cómo se maneja cualquier patrimonio neto negativo. Algunos concesionarios pueden tratar de engañarte anunciando que pagarán tu préstamo de coche, lo que casi nunca es verdad”.

Conoce el servicio de compra de autos Build & Buy de Consumer Reports

Los expertos de CR y de otros lugares afirman que siempre es una buena estrategia tramitar el financiamiento con tu banco o cooperativa de crédito antes de ir a comprar un coche. Es posible que al final no lo utilices, pero las instituciones financieras suelen estár mejor equipadas para trabajar dentro de tu presupuesto.

Como mínimo, la pre-aprobación te dará una base de partida para trabajar antes de que pongas un pie en el concesionario, y es posible que puedas utilizar el financiamiento bancario para negociar condiciones aún mejores con el concesionario. Pero, de nuevo, ten cuidado y está dispuesto a abandonar el negocio si no te parece bien. 

“Un concesionario no es la persona adecuada para decirte si puedes pagar un vehículo o no; se enfocan en los pagos mensuales, no en la asequibilidad general ni en la duración del préstamo”, dice Bruce McClary, vicepresidente de comunicaciones de National Foundation for Credit Counseling (NFCC), una organización sin fines de lucro. “Tienen un gran incentivo para vender. Una vez que firmas los papeles del financiamiento y compras el auto, no están vinculados a tu capacidad para pagarlo. No les importa si puedes hacer los pagos”.

Carrie Miller, abogada de la unidad de consumidores, deudas y quiebras del Consejo del Distrito 37 de Servicios Legales para Empleados Municipales, representó a Roundtree. Dice que es bastante común que sus clientes entren en la oficina de financiamiento de un concesionario sin entender las repercusiones de gran alcance que puede tener el contrato de venta. Y sospecha que el problema es generalizado.

“Creo que muchas personas en este país necesitan mejorar su educación financiera”, dice. “Después de firmar el contrato y salir con el coche del concesionario, algunos de nuestros miembros revisan el contrato firmado y creen que les han cobrado de más. Para entonces ya es demasiado tarde para tomar medidas, sobre todo cuando los cargos del concesionario no están prohibidos por la ley, siempre que todos los cargos y el costo total del financiamiento se den a conocer en el acuerdo de financiación”.

Aunque Roundtree consiguió otro préstamo y se quedó con su auto nuevo, podría no haber acabado así si no hubiera pedido ayuda al departamento de servicios legales de su sindicato. Aunque no todo el mundo dispone de ayuda legal gratuita o de bajo costo, McClary dice que organizaciones como la NFCC están disponibles para brindar asistencia.

Aquí encontrarás más consejos sobre la mejor manera de conseguir financiación para un coche y evitar los problemas que encontró Roundtree.

Observa la cantidad total del préstamo

La mayoría de los clientes pagan mensualmente, pero es importante centrarse en la cantidad total para asegurarse de que el costo global no se pierda. Es posible que $10 o $20 adicionales al mes no parezcan mucho, pero pueden añadir entre $720 y $1,440 al costo total de un préstamo a 72 meses, lo que puede ser mucho más de lo que pensabas gastar.

No recibas penalizaciones por buen comportamiento

Evita obtener un préstamo que tenga una penalización por pago anticipado, para no tener que pagar más si tu situación financiera cambia y decides pagar el préstamo antes. Esta flexibilidad es importante para mantener el control de tus finanzas. Mientras más rápido pagues un préstamo, menos pagarás en cargos de financiación y antes podrás empezar a ahorrar para el siguiente vehículo, acumulando idealmente los intereses de tus ahorros.

Investiga el valor de intercambio de tu coche

Consulta el valor de tu coche actual antes de entrar en negociaciones con el concesionario, dice Salzberg. Kelley Blue Book, Edmunds y la Asociación Nacional de Concesionarios de Automóviles ofrecen valoraciones gratuitas en línea para coches usados, o puedes usar el estimador de valor de CR, que también es gratuito. 

Llama a varios concesionarios y consulta lo que te ofrecen por un intercambio. Si crees que te están rebajando la oferta, puedes hacer referencia a las estimaciones más altas de las herramientas de valoración en línea y las ofertas de intercambio de otros concesionarios. Esta táctica funciona mejor si acudes a otros concesionarios y obtienes la oferta por escrito. 

Carvana, un mercado en línea de coches usados, por ejemplo, permite a quien quiera cambiar o vender su auto viejo completar una valoración en línea, y aplicar el valor tasado a otro coche o recibir un cheque por el importe.

Negocia por separado el intercambio y el auto nuevo

Salzberg dice que los concesionarios pueden intentar aumentar el importe de la venta del coche nuevo para compensar el alto valor del intercambio del vehículo viejo. Tener un patrimonio neto negativo, cuando se debe más de lo que vale el coche, puede complicar las cosas. El concesionario puede decir que incluirá el préstamo impagado al financiamiento del coche nuevo, pero asegúrate de que el tipo de interés del nuevo préstamo no sea más alto que el del anterior.

Consumer Reports aconseja enfocarse primero en las negociaciones del coche nuevo y, una vez fijada la cifra, pasar a la del vehículo de intercambio. Luego, puedes utilizar las cifras de intercambio que hayas obtenido de otros concesionarios para negociar el mejor acuerdo de intercambio.

Obtén la aprobación previa para un préstamo

El concesionario puede terminar ofreciendo el mejor financiamiento, pero obtener la aprobación previa de tu banco o cooperativa de crédito para un préstamo de coche te dará una base de partida en la cual trabajar.

Intenta vender de forma privada en lugar de hacer un intercambio

Los intercambios suelen implicar mucho menos problemas que la venta de un coche por tu cuenta, pero las ventas privadas suelen generar más dinero que los intercambios.

Jack Gillis, director ejecutivo de la organización sin fines de lucro Consumer Federation of America, afirma que, en general, los concesionarios te ofrecerán un precio de venta al por mayor, mientras que la venta privada te permitirá obtener un precio más alto, que es el que los compradores potenciales estan dispuestos a pagar por el vehículo.

Salzberg dice que vender el coche puede ser una buena manera de compensar el patrimonio neto negativo, aunque advierte que hay que consultar con el prestamista del préstamo del coche antiguo antes de venderlo. Si aún debes dinero por el coche, tendrás que pagar el préstamo actual para obtener el título del prestamista y poder venderlo.

No compres un auto nuevo si tienes un patrimonio neto negativo

Es especialmente importante retrasar la compra de tu próximo coche si el préstamo de tu vehículo actual tiene un patrimonio neto negativo, dicen varios expertos. A veces simplemente necesitas otro auto. Tal vez sufriste un accidente y tu auto viejo quedó destrozado, o tal vez un acontecimiento importante en tu vida, como la pérdida de un trabajo, problemas de salud o el nacimiento de un hijo, te haga necesitar un vehículo más pequeño o más grande. 

Pero si puedes esperar hasta que tengas un patrimonio neto positivo en tu préstamo actual, es mucho menos probable que esté “al revés” en el nuevo, lo que, según los expertos, es una mala situación. 

Gillis señala que si necesitas deshacerte del coche rápidamente, o si resulta en una pérdida total en un accidente, tendrás que seguir pagando el saldo del préstamo, aunque ya no tengas el automóvil. Salzberg dice que contraer más deudas al comprar un coche nuevo puede afectar tu capacidad para obtener tarjetas de crédito, préstamos hipotecarios y otros productos financieros.

Si tienes que reemplazar el coche, no te sientas presionado a comprar uno nuevo. Un coche usado, aunque tenga algunos años, es una decisión más inteligente que puede ayudarte a dar un giro a tus finanzas personales. Recuerda que los coches son activos que se deprecian, y no se sale de un agujero cavando más profundo.

Paga tu préstamo actual antes de comprar

Si el valor de tu vehículo es inferior a la cantidad que debes, podrías considerar usar el dinero que has ahorrado para cerrar la brecha y lograr un patrimonio neto positivo. Pero los expertos señalan que esto conlleva una serie de advertencias. En primer lugar, asegúrate de que no haya una penalización por pago anticipado, que te costará dinero si decides acelerar los pagos, y confirma también que los pagos adicionales se destinen al importe principal del préstamo, y no solo a los intereses. 

Otra razón para reconsiderar el pago anticipado de tu préstamo actual es si tendrás que vaciar tus ahorros de emergencia para hacerlo. McClary dice que, aunque es mejor tener un patrimonio neto positivo que negativo en el préstamo, es más importante tener ahorros disponibles para cubrir el costo de gastos médicos inesperados, pérdida de ingresos y otras emergencias. Salzberg dice que un propietario de vivienda puede considerar la posibilidad de pedir un préstamo con garantía hipotecaria a bajo interés y a tasa fija para pagar el saldo restante del préstamo del coche.

Compra un auto de menor categoría

Es posible que quieras que tu próximo coche sea más grande y lujoso que el que cambias. Pero muchos expertos afirman que es mejor comprar un auto que puedas pagar, sobre todo si tienes un saldo de un préstamo actual que liquidar, y más aún si tienes un patrimonio “al revés” en el préstamo. 

Por ejemplo, los sedanes tienden a ser menos costosos para comprar y operar que los SUV equivalentes, y las camionetas son casi siempre más caras que los vehículos más pequeños, ya que son automóviles de lujo. Gillis dice que el capital negativo en un préstamo de coche significa que probablemente estás comprando un coche de mayor categoría de la que puedes pagar.

Compra un auto usado

Un coche usado relativamente nuevo (que tenga entre 1 y 4 años) puede ser una buena manera de ahorrar dinero. Alain Nana-Sinkam, vicepresidente de iniciativas estratégicas de TrueCar, socio de Consumer Reports, señala que los autos nuevos se deprecian más durante el primer o segundo año de vida. Por lo tanto, la cantidad que tendrás que pedir prestada puede ser significativamente menor para un coche que es ligeramente menos nuevo. 

También dice que, aunque algunas personas piensan que un préstamo para un coche usado tendrá un tipo de interés más alto, el prestamista tomará la decisión final sobre la fijación del tipo de interés de tu préstamo, y tiene más que ver con tu puntuación de crédito que con la antigüedad del coche. (Lee más sobre cómo obtener el mejor préstamo con una calificación crediticia baja). 

Antes de apretar el gatillo en un coche usado, asegúrate de consultar la herramienta de valoración de vehículos usados de CR para asegurarte de obtener la mejor oferta posible. También es una buena idea comprobar los precios de coches similares en otros concesionarios para asegurarte de que el auto que estás mirando coincide con el precio en el mercado vigente.

Prepárate para marcharte

No lo olvides: El comprador de un coche es el conductor. Si un concesionario te presiona para que compres antes de entender las condiciones del préstamo, el intercambio y el contrato de venta, tu mejor estrategia es marcharte. Aunque necesites un coche ahora, un préstamo desfavorable y más deudas pueden dificultarte las cosas en el futuro, a veces después de vender tu automóvil. Ten la seguridad de que hay otro concesionario al final de la calle que estaría encantado de trabajar contigo.