cobradores de deudas podrán comunicarse contigo por Facebook, Instagram y Twitter

Una nueva regla que estableció el Consumer Financial Protection Bureau (oficina de protección financiera del consumidor o CFPB) permitirá que los cobradores de deudas se comuniquen con los consumidores no solo por teléfono, como está permitido actualmente, sino también por correo electrónico, mensaje de texto e incluso a través de plataformas como Facebook, Instagram y Twitter.

Una vez que la nueva regla entre en vigor dentro de un año, las agencias de cobranza también podrán comunicarse con los consumidores con mayor frecuencia. Podrán realizar hasta siete llamadas telefónicas por semana para el cobro de deudas (y en algunas circunstancias incluso más) y podrán enviar un número ilimitado de mensajes de texto, correos electrónicos y publicaciones privadas en las redes sociales.

El CFPB señaló en su anuncio del 30 de octubre que los consumidores pueden optar por no recibir comunicaciones electrónicas de los cobradores de deudas. No obstante, aún no se ha resuelto cómo harán eso exactamente.

"La regla aclara de qué manera los cobradores de deudas pueden usar los correos electrónicos, los mensajes de texto, las redes sociales y otros métodos contemporáneos para comunicarse con los consumidores", escribió la directora de la oficina, Kathleen L. Kraninger, en una publicación que también se publicó el 30 de octubre. “Y nuestra regla permitirá a los consumidores, si lo prefieren, limitar la capacidad de los cobradores de deudas para comunicarse con ellos a través de estos nuevos métodos de comunicación”.

Un portavoz de Facebook, propietario de Instagram, dijo: "Estamos en el proceso de revisar esta nueva regla y trabajaremos con el Consumer Financial Protection Bureau durante los próximos meses para comprender su efecto en las personas que utilizan nuestros servicios". Twitter no respondió de inmediato a la solicitud de brindar comentarios.

La regla nueva del CFPB podría tener amplias implicaciones para prácticamente 1 de cada 4 estadounidenses adultos, alrededor de 70 millones de personas, que tengan una factura por cobrar en un momento dado, según informa el National Consumer Law Center. Además, esto podría tener un impacto significativo en los 18 millones que se estima tienen más de una factura por cobrar, lo que significa que un consumidor podría recibir múltiples contactos al día de múltiples cobradores de deudas.  

Eso es lo que le sucedió a Amy Shields, madre soltera de 43 años con dos niños pequeños, que es dueña de una pequeña peluquería en Bloomington, Indiana. Tuvo una crisis de efectivo hace cinco años y dejó de pagar la deuda de cuatro tarjetas de crédito. Dice que los cobradores de deudas la contactaron implacablemente sobre cada una de sus deudas.

"Fue una pesadilla", recuerda Shields. "Terminé bloqueando alrededor de 40 números en mi teléfono" mientras intentaba establecer planes de pago. Si los cobradores de deudas también hubieran podido enviarle mensajes de texto o correos electrónicos, o incluso publicar en privado en su página de Facebook, dice que hubiese sido abrumador.

Se prevé que los cambios pueden afectar especialmente a las comunidades afroamericanas e hispanas, dice Antonio Carrejo, asesor de políticas y defensor de servicios financieros en Consumer Reports. "No es ningún secreto que el cobro de deudas sea más frecuente en las comunidades de color", dice. "Eso también se aplica a las demandas por cobranza, sentencias y embargos salariales". 

De hecho, el 45% de las personas que viven en áreas predominantemente afroamericanas o hispanas tienen deudas por cobrar en comparación con el 27% de quienes viven en áreas predominantemente blancas. Esto se recopila de los comentarios públicos hechos el año pasado por el Center for Responsible Lending, junto con la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP) y otros grupos.  

Además, una encuesta del CFPB de 2017 reveló que el 44% de los prestatarios de color informaron haber sido contactados sobre una deuda en comparación con el 29% de los encuestados blancos.

No cabe duda de que las personas deben pagar las deudas que deben cuando puedan. Pero el anuncio se produce en medio de pérdidas históricas de empleo y una recesión económica relacionada con la pandemia de COVID-19, algo que pocos estadounidenses podrían haber anticipado financieramente. Más de 12 millones de personas siguen desempleadas, según cifras de septiembre del Departamento de Trabajo.  

Permitir múltiples llamadas telefónicas a la semana y comunicaciones electrónicas y de redes sociales ilimitadas de los cobradores de deudas se sumará al estrés que los estadounidenses ya están experimentando, dice April Kuehnhoff, abogada del National Consumer Law Center, que testificó ante la cámara baja sobre las prácticas de cobro de deudas el año pasado.

El problema más inmediato, indica Kuehnhoff, es que los consumidores que se sientan acosados "podrían verse tentados a hacer un pago solo para que los cobradores de deudas los dejen en paz". Le preocupa que, para hacerlo, utilicen los fondos que necesitan para satisfacer las necesidades urgentes del día a día, como la comida o el pago del alquiler o la hipoteca. (Consulta qué hacer si te contacta una agencia de cobranza).

Otro problema con la neva regla, según los defensores del consumidor, es que no requiere que los cobradores de deudas verifiquen que el consumidor realmente tenga una deuda ni que todavía esté legalmente vigente antes de contactar al consumidor.

"Los cobradores de deudas son conocidos por acosar a los consumidores y presentar demandas por deudas que ya se han saldado o que nunca se adeudaron", dijo Suzanne Martindale, quien trabaja en asuntos financieros para CR. "La nueva regla del CFPB no aborda esta práctica atroz ni garantiza que los cobradores de deudas puedan probar que realmente se adeuda dinero y que tienen el derecho legal de cobrar la deuda".

Eso significa que un cobrador de deudas podría comunicarse contigo para que pagues una deuda que en realidad no es tuya, indica Kuehnhoff. "Es posible que haya muchas personas con el mismo nombre y los cobradores de deudas pueden seleccionar a la persona equivocada y enviarle un mensaje", agrega.

Billy Howard, abogado fundador de The Consumer Protection Firm en Tampa, Florida, que se especializa en litigios contra compañías de cobranza de deudas, dice que el nuevo fallo es una "locura" para los consumidores, que no podrán escapar de las implacables prácticas de cobranza.

"Realmente no hay fondo para lo bajo que está dispuesta a llegar la industria de cobranza de deudas", dice Howard. Señala que poder "contactar a los consumidores de manera ilimitada es desastroso para el bienestar mental de las personas".

Pero la industria de cobranza de crédito da la bienvenida a la regla definitiva. "Es un paso importante en la actualización de prácticas de cobranza obsoletas que perjudican a las pequeñas empresas y dejan a los consumidores sin información", dijo en un comunicado la Association of Credit and Collection Professionals (asociación de profesionales de crédito y cobranza), el mayor grupo de la industria que representa a las agencias de cobranza en los Estados Unidos. “Los profesionales de cobranza están capacitados de manera única para brindar programas de pagos flexibles y asistencia de emergencia por dificultades, y los consumidores ahora obtendrán estos beneficios de manera más eficiente, especialmente durante COVID-19”.   

Qué debes hacer si un cobrador de deudas se comunica contigo

Incluso antes de que la nueva regla entre en vigor, si un cobrador de deudas se comunica contigo, puedes tomar estas medidas:

Solicita la verificación de la deuda. Esto es especialmente importante si no reconoces el monto de la deuda o la compañía a la que se le adeuda o si crees que la deuda tiene una antigüedad de varios años. Esto informa Bruce McClary, vicepresidente de National Foundation for Credit Counseling, una organización sin fines de lucro que supervisa otros grupos sin fines de lucro que brindan asesoramiento crediticio en los 50 estados.

La Fair Debt Collection Practices Act (ley de prácticas justas en el cobro de deudas) de 1977 te otorga el derecho de pedirle a cualquier agencia de cobranza que te proporcione una descripción detallada de cómo se ha calculado el monto total de la deuda y el nombre del acreedor original.

Una vez que solicites la verificación, puedes esperar recibir información sobre la deuda por correo en unos cinco días, dice McClary. 

No te ofrezcas inmediatamente a pagar deudas antiguas. De acuerdo con el lugar donde vivas, las leyes estatales pueden tener un estatuto de limitaciones con respecto al plazo que una deuda puede permanecer activa y cobrarse, generalmente de entre tres y seis años, aunque puede ser más largo, según la CFPB. En Florida, por ejemplo, Howard indica que las deudas generalmente prescriben después de cuatro años, después de los cuales ya no es necesario pagarla.

No obstante, si realizas un pago de una deuda antigua, dice Howard, en realidad puedes "resucitar" la deuda vencida y volver a estar vinculado con ella. La deuda antigua resucitada de esta manera se conoce como "deuda zombi", explica.

Ten en cuenta que las deudas de más de siete años no aparecen en tu informe crediticio, dice el CFPB, otra razón por la que no debes apresurarte a pagar deudas antiguas.

Mantén la privacidad de tu información personal. Las llamadas de acoso frecuentes de los cobradores de deudas pueden ser intimidantes. No obstante, hagas lo que hagas, dice McClary, no brindes ninguna información confidencial, como tu fecha de nacimiento, número del Seguro Social, números de cuenta bancaria o números de tarjetas de crédito a ningún cobrador de deudas, a menos que ya hayas verificado la deuda y estés estableciendo un plan de pago con una agencia de cobranza legítima o con el acreedor.

"En realidad, la obligación de probar la deuda recae en ellos en ese momento", dice McClary. "No deberías ser el único en ofrecer la información". 

Obtén una copia de tu informe crediticio. Querrás ver si revela que fuiste víctima de un robo de identidad en el que se abrieron cuentas o se tomaron préstamos a tu nombre de manera fraudulenta, dice McClary. Es recomendable también revisarlo para ver si contiene errores, como deudas que figuran para cobranza y que puedan pertenecer a otra persona con tu mismo nombre o deudas legítimas que ya pagaste, pero que se informaron erróneamente como no saldadas.

De hecho, este tipo de errores se encuentran entre los principales problemas que los consumidores informan en la base de datos de sus reclamos, indica el CFPB.

Puedes obtener informes crediticios gratuitos con cada una de las tres agencias de crédito (Experian, Equifax y TransUnion) en annualcreditreport.com, un sitio web creado por las tres empresas para facilitar la solicitud en un solo lugar. En respuesta a COVID-19, las agencias proporcionarán informes crediticios semanales gratuitos en lugar de solo uno anual hasta abril de 2021.

Negocia un monto de pago menor. Una vez que hayas establecido que realmente tienes esa deuda (que es tuya y aún estás dentro del plazo legal en tu estado para saldarla), considera solicitar renegociar el monto que adeudas si el pago total es imposible de pagar.

Eso es lo que funcionó para Shields, que dice que la deuda de su tarjeta de crédito llegaba a los $ 20,000. Indica que estaba con dificultades financieras y "no tenía otra opción". Estima que pudo reducir la deuda en aproximadamente un 30% en cada una de las cuatro agencias de cobranza y terminó pidiendo dinero prestado a la familia y ahorrando para pagar la deuda por completo, lo que hizo finalmente.

Siempre vale la pena pedir un monto de pago menor, dice McClary. "Una persona puede decir: “Ya sabes, no puedo pagarte todo, pero puedo pagar un porcentaje de lo que debo”. Además, si pedir un monto reducido no funciona con la primera persona que intentas, puedes hablar con un supervisor. El supervisor podría tener más autoridad para acordar un término de liquidación.

Configura pagos automatizados y un plan de pago realista. Además, asegúrate de saber si necesitas renovar los pagos automáticos anualmente o después de algún otro período para no olvidarte accidentalmente de realizar los pagos. Eso es lo que Shields dijo que le pasó después de 12 meses con una de las cuatro facturas de la tarjeta de crédito que estaba pagando.

No obstante, después de pagar su deuda y corregir algunos errores en su informe crediticio, la historia de Shields tuvo un final feliz. El año pasado, después de que su crédito mejoró, pudo comprar su primera casa para ella y sus dos hijos, Henry, de 14 años, y Charles, de 6. "Ha sido un largo recorrido", dice, "pero valió la pena".