preparación para evitar que una crisis de salud se convierta en una catástrofe financiera

Es una pregunta fundamental a la que se enfrentan muchos estadounidenses durante la pandemia de COVID-19: ¿Qué pasa si una enfermedad o accidente te deja incapacitado para manejar tus asuntos financieros o decirles a tus médicos cómo te gustaría ser atendido? 

Para que tus seres queridos actúen en tu nombre ante una emergencia de salud, es necesario disponer de tres documentos fundamentales: Un poder notarial financiero, un poder de atención médica y un testamento en vida. Piensa en este trámite como un “¡Ábrete, sésamo!”. 

Sin estos documentos, tus seres más cercanos y queridos pueden ser excluidos de las conversaciones de toma de decisiones con los médicos o carecer de los medios para pagar tu hipoteca sin tener que pasar por procedimientos judiciales largos y estresantes. Con esos documentos, ellos pueden asegurarse de que tus finanzas se mantengan en orden mientras te recuperas.

La buena noticia es que el proceso en línea puede ser sencillo y económico. Lo único que necesitas hacer es llenar y completar correctamente un formulario de pocas páginas y firmarlo en presencia de un notario público. Sin embargo, cada estado tiene sus propias reglas, así que asegúrate de utilizar los formularios pertinentes a tu estado. (Para obtener más información sobre los formularios de atención médica personalizados y la planificación patrimonial, consulta “Cómo hacer un testamento en línea”).

Algunos bancos y empresas de corretaje también tienen formularios propios. En ese caso, es probable que debas elaborar tanto el formulario oficial de tu estado como el formulario proporcionado por tu institución financiera. 

Aún así, para muchas familias es mejor consultar a un abogado de planificación patrimonial, quien puede elaborar estos formularios, así como un testamento que designa a los tutores de tus hijos y otros trámites necesarios. 

Sea cual sea el camino que elijas, ten en cuenta que debes firmar y sellar oficialmente tus documentos de atención médica antes de que ocurra una crisis de salud. Una vez que ocurre una emergencia de salud, ya es demasiado tarde. 

Poder notarial financiero: el pago de las facturas

Algo que no te gustaría en una crisis de atención médica es descubrir que tus finanzas son un caos luego de tu recuperación. 

El poder notarial financiero le otorga a la persona que designes (tu agente) la autoridad legal para aprovechar tus activos y encargarse de tareas importantes de gestión económica, como el pago de tus facturas e hipotecas, la declaración de tus impuestos y el manejo de transacciones con tu banco y corretaje. 

Puedes darle a tu agente la autoridad que desees. Por ejemplo, podrías autorizar a alguien para que pague tu hipoteca y las facturas del hogar durante seis meses mientras te recuperas de una enfermedad. 

Se puede redactar un poder notarial financiero para que entre en vigor al momento que lo firmes. Muchas parejas tienen un poder notarial financiero activo para cada uno en caso de que algo le suceda a uno de ellos. Si esa es tu elección, asegúrate de especificar que deseas que el poder notarial sea “duradero”; de lo contrario, la autoridad terminará de manera automática si quedas incapacitado, exactamente cuando tu cónyuge lo necesite. 

También puedes especificar que deseas mantener el control de tus asuntos hasta que un médico certifique que estás incapacitado. Este poder notarial duradero “condicional”, así llamado porque entra en vigor solo bajo ciertas circunstancias, puede darte tranquilidad si prefieres estar completamente a cargo. 

Ten en cuenta que obtener una certificación de incapacidad puede ser un problema para tus seres queridos en caso de una emergencia, afirma Shirley Whitenack, abogada de planificación patrimonial en Florham Park, N. J. y expresidenta de la Academia Nacional de Abogados de la Tercera Edad.

Poder de atención médica: actuar según tus deseos

Con el énfasis de la industria de la salud en la privacidad del paciente, es fundamental designar un apoderado de atención médica. También conocido como poder notarial duradero para atención médica o, con menos frecuencia, poder notarial médico, esta directiva designa a un apoderado para supervisar tu atención médica y tomar decisiones de atención médica en tu lugar si estás demasiado enfermo o lesionado para hablar por ti mismo.

El apoderado de atención médica influye en tus finanzas al permitir o rechazar formas de tratamiento que pueden ser muy costosas. También puede tomar decisiones, como el lugar en donde recibirás rehabilitación, que pueden ayudarte a lograr una recuperación completa. 

“Es fundamental tener un apoderado de atención médica, incluso para las parejas casadas”, menciona Whitenack. Esto es debido a que la Norma de privacidad de HIPAA (Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico) impide que los profesionales médicos compartan información o permitan poner en práctica los deseos de un ser querido sin ese documento. 

Puedes pensar que tu cónyuge tiene automáticamente el derecho de influir en las decisiones de atención médica, pero no todos los estados otorgan esa autoridad y, sin un apoderado designado, los deseos de otros miembros de la familia pueden influir en tus médicos.

El apoderado también le da a alguien que no es tu cónyuge acceso a la información que necesita para tomar decisiones médicas en tu nombre. Eso puede ser útil para el cónyuge en situaciones estresantes.

Testamento en vida: explicar lo que deseas

Necesitas un tercer documento legal para dejar en claro tus deseos: Una directiva de atención médica, también llamada directiva anticipada o testamento en vida. Aquí puedes detallar hasta donde quieres que los médicos lleguen para preservar o prolongar tu vida. 

Por ejemplo, ¿deseas reanimación cardiopulmonar (CPR) u otras medidas particulares? ¿Quieres que te entuben para ayudarte con la respiración o la alimentación? ¿O preferirías solo cuidados paliativos para disminuir el dolor y el sufrimiento? 

El poder de atención médica y el testamento en vida dependerán el uno del otro. “El poder de atención médica te da acceso a la información, pero no te dice lo que tu ser querido quiere que suceda, mientras que la directiva de atención médica no sirve de nada a menos que dispongas de un apoderado”, explica Whitenack. 

Puede ser difícil hablar de estos temas, pero de todos modos tienes que hacerlo. “La crisis de COVID-19 nos ha dado muchos ejemplos de personas que se enfermaron demasiado rápido para expresar sus deseos de atención médica”, indica Whitenack. “No puedes resolver todo esto cuando estás en medio de una emergencia, porque será demasiado tarde”.