actividades bancarias

El movimiento actual por la reconciliación racial ha creado conciencia sobre la brecha de riqueza de hace siglos entre blancos y personas de color en los Estados Unidos, y sobre la función que desempeñan los bancos propiedad de afroamericanos para acortarla.  

Algunas empresas están traduciendo esa conciencia en acciones. En junio pasado, Netflix anunció su intención de transferir $100 millones a bancos propiedad de afroamericanos y otras instituciones financieras con el fin de llevar más capital a las comunidades de color “y marcar una diferencia significativa para las personas y las empresas en ellas”. Ese mismo mes, PayPal asumió un compromiso de $530 millones para respaldar a los bancos y las empresas propiedad de afroamericanos de la comunidad. En septiembre, Biogen, empresa de biotecnología con sede en Cambridge, Massachusetts, transfirió $10 millones a OneUnited Bank, el banco propiedad de afroamericanos más grande del país.

El impulso también proviene de personas privadas. En 2016, antes de las inversiones corporativas, OneUnited desafió a los miembros de la comunidad afroamericana a abrir una cuenta en línea con el banco e invitar a 20 amigos a hacer lo mismo. A fines de ese año, el desafío #BankBlack registró $20,000,000 en concepto de depósitos nuevos en el banco.

Incluso si no tienes un equipo de gestores de fondos o cientos de millones para pasar a instituciones propiedad de afroamericanos, puedes abrir una cuenta en un banco que se dedique a invertir en comunidades marginadas. 

Si estás interesado en hacerlo, hemos compilado una lista geográficamente variada de dichos bancos. Todos están asegurados por la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC). Ofrecen una gama completa de servicios bancarios personales y corporativos dentro de sus comunidades, pero también están abiertos a clientes remotos mediante la banca móvil y en línea. Además, debajo verás consejos sobre cómo trasladar parte o toda tu banca de manera segura y eficiente a una nueva institución financiera. 

Nos enfocamos en los bancos que están clasificados como instituciones depositarias minoritarias (MDI), donde el 51% o más de las acciones con derecho a voto pertenecen a minorías. A fines de 2020, había 144 MDI en los Estados Unidos; 18 de ellas eran propiedad de afroamericanos.

Los siguientes bancos también están certificados como instituciones financieras de desarrollo comunitario, designación otorgada por el Departamento del Tesoro a las instituciones que ofrecen tipos de interés y condiciones de préstamo más flexibles que los prestamistas tradicionales, por lo que los servicios bancarios son más accesibles para las poblaciones y las comunidades marginadas. (Los activos enumerados para cada banco son los que se informaron al Departamento del Tesoro el 31 de diciembre de 2020).

Foto: Los peatones pasan frente a una sucursal de Carver Federal Savings Bank en el barrio de Harlem de la ciudad de Nueva York en octubre de 2020.

Dónde hay un banco propiedad de afroamericanos

Carver Federal Savings Bank, ciudad de Nueva York
Fundado en 1948 para servir a las comunidades afroamericanas con acceso limitado a los servicios financieros convencionales, el alcance del banco va más allá de su sede en Harlem. En febrero, junto con la Sociedad para la Educación Financiera y el Desarrollo Profesional, una organización sin fines de lucro que promueve la educación financiera, el banco puso a prueba un programa en 3 universidades históricamente afroamericanas para aumentar el conocimiento sobre finanzas e inversiones de los afroamericanos con el fin de cerrar la brecha de riqueza de los Estados Unidos.
Activos: $687 millones
Cajeros automáticos: 55,000 sucursales de Allpoint en todo el país

City First Bank, Los Ángeles y Washington, DC
Cuando City First se fusionó en abril con Broadway Federal Bank, con sede en Los Ángeles, se convirtió en la institución financiera propiedad de afroamericanos más grande de Estados Unidos, con más de $1 mil millones en activos. La ex Asociación Federal de Ahorros y Préstamos de Broadway fue creada en 1946 por un grupo de profesionales afroamericanos para ofrecer préstamos convencionales a los veteranos que regresaban y para abordar décadas de desinversión y discriminación socioeconómica.
Activos: más de $1 mil millones
Cajeros automáticos: 55,000 mediante sucursales de Citibank, STARsf y la red Allpoint

Commonwealth National Bank, Mobile, Alabama
Commonwealth apuesta por ser el único banco, afroamericano o no, con sede en Mobile, lo que subraya su compromiso con la comunidad. El banco abrió sus puertas en 1976 para satisfacer las necesidades de personas y empresas a las que anteriormente se les negaba la igualdad de acceso a los servicios financieros. El director ejecutivo del banco, Sidney King, presenta una serie virtual de “almuerzo y aprendizaje” sobre la creación y el mantenimiento de la riqueza de los afroamericanos.
Activos: $54.5 millones
Cajeros automáticos: 15,000 mediante sucursales de Commonwealth, Publix Super Market y PNC Bank

First Independence Bank, Detroit
First Independence Bank afirma ser el único banco propiedad de afroamericanos con sede en Michigan. Inaugurado 3 años después de los disturbios raciales de Detroit de 1967, su estatuto es brindar servicios financieros a las comunidades minoritarias y marginadas. En abril, el banco lanzó un taller de 8 partes para jóvenes y adultos jóvenes del área de Detroit para fomentar y promover la educación financiera.
Activos: $287 millones
Cajeros automáticos: 147 en el área metropolitana de Detroit y acceso a aproximadamente 4,000 en todo el país a través de First Independence Bank, Fifth Third Bank, TCF Bank y Chemical Bank

OneUnited Bank, Cambridge, Massachusetts
Uno de los bancos propiedad de afroamericanos más grandes de Estados Unidos dice que también es el primer banco propiedad de afroamericanos del país en ofrecer banca en línea. El banco comenzó hace casi 50 años como Unity Bank & Trust en Boston y se estableció con la unión de bancos de afroamericanos en Los Ángeles, Miami y Boston. Junto con los servicios bancarios, OneUnited Bank dirige un sólido programa de educación financiera sobre temas que van desde los conceptos bancarios básicos hasta la prevención del fraude financiero y el desarrollo de planes corporativos.
Activos: $666.6 millones
Cajeros automáticos: 30,000 sucursales de MoneyPass en todo el país

Cómo cambiar de banco

Si decides que quieres convertir un nuevo banco en tu banco principal, estos son los pasos que debes seguir.

1. Abre una cuenta corriente en tu banco nuevo sin cerrar tu cuenta bancaria existente (más sobre eso a continuación). Es un proceso en línea relativamente fácil; si se hace en persona, puede llevar de 30 minutos a 1 hora. Abrir una cuenta puede requerir solo un pequeño depósito o incluso ninguno. 

2. Comunícate con tu empleador para transferir el depósito directo de tu cheque de pago a la nueva institución. El depósito directo también puede convertirte en elegible para una cuenta corriente gratuita. Para que la nueva cuenta esté lista y funcione rápidamente, puedes conectarte a tu banco anterior o usar un servicio de transferencia de dinero como Zelle para transferir fondos a la nueva cuenta. O bien, haz un cheque de la cuenta anterior para depositarlo en la nueva, pero consulta primero los pasos 3 y 4.

3. Detén los pagos automáticos de facturas. Esto se puede hacer fácilmente si has estado utilizando la función de pago de facturas en línea del banco, donde puedes controlar cuándo se envían los llamados pagos automáticos. Si pagas automáticamente al autorizar a un beneficiario a retirar el pago desde tu cuenta, deberás comunicarte con la compañía y seguir sus procedimientos para detener el pago. Por lo tanto, te recomendamos que nunca vuelvas a utilizar el método de extracción para conservar el control total de tu cuenta.

4. Mantén abierta la cuenta anterior. Asegúrate de mantener abierta tu cuenta anterior hasta que el último cheque emitido se haya cobrado o depositado y se haya liquidado. Como seguridad adicional, es posible que desees esperar un ciclo de facturación más para evitar perder cualquier cargo pendiente que hayas olvidado.

5. Configura las funciones adicionales de la cuenta. Familiarízate con las funciones digitales que necesitas en tu nueva institución y actívalas. Eso incluye servicios como pago de facturas en línea, banca móvil, Zelle y otras transferencias de dinero entre pares y las alertas.

6. Cierra la cuenta anterior. Verifica los protocolos de COVID-19 de tu sucursal local y pregunta sobre las alternativas para hacer una despedida en persona. Deja en cero cualquier saldo restante haciendo que el banco anterior transfiera electrónicamente los fondos a tu nueva cuenta u obteniendo un cheque de caja o efectivo. Asegúrate de aclarar si hay algún cargo por cerrar la cuenta.

7. Pasa tus otras cuentas de depósitos. Si también tienes una cuenta de ahorros o certificados de depósito (CD) en tu banco actual, es posible que consideres moverlos también, especialmente si obtienes una tasa de interés baja. Contempla esta opción con cuidado porque incurrirás en una penalización por cerrar los CD antes de que venzan. Busca por todos lados para obtener los mejores ahorros y tasas de CD.