dinero

Si la cantidad de quejas en las redes sociales sirve como medida, algunos contribuyentes que han presentado sus declaraciones temprano no están para nada contentos al descubrir que, por primera vez, le deben al IRS, o que deben mucho más de lo que habían previsto.

Es probable que la mayoría de los contribuyentes terminen con más dinero en los bolsillos este año. Esto se debe a que la Ley para trabajos y recortes de impuestos del año pasado casi duplicó la deducción estándar, redujo las tasas de los impuestos federales y ofreció un crédito tributario por hijos más generoso, entre otros cambios.

Pero otros se encuentran afectados por la pérdida de algunas deducciones detalladas valiosas y la eliminación de las exenciones personales. Algunos también pueden haber calculado mal el monto impositivo que deberían haber retenido de sus cheques de pago, por lo que terminarán debiendo dinero cuando presenten su declaración.

“Por primera vez en mis 42 años en este planeta, DEBO impuestos federales en lugar de obtener un reembolso”, se quejó un usuario de Twitter, conocido como Heath.

“Por lo general, recibimos un reembolso de $5,000”, dijo otro usuario de Twitter, que se hace llamar S/V August. “Este año no recibimos NADA. No somos ricos. Nuestra familia realmente necesitaba ese dinero”.

Todavía no te desesperes

Si necesitas pagar una suma inesperada, o si aún no has presentado tu declaración, pero temes que tendrás que hacerlo, ten esto en mente antes de enojarte demasiado:

Puede que no sea culpa de la ley tributaria. “La pregunta correcta es: ¿Estoy pagando más de lo que habría pagado si la ley no hubiera cambiado?”, explica Howard Gleckman, miembro principal del Centro de Políticas Impositivas de Urban-Brookings, con sede en Washington, D.C. “Tus circunstancias pueden cambiar; tal vez tuviste un hijo, te casaste, compraste una casa. Todas esas cosas pueden afectar las responsabilidades tributarias, y no tienen nada que ver con la nueva ley tributaria”.

El grupo de Gleckman calculó que aproximadamente dos tercios de los estadounidenses pagarían $1,600 menos en virtud de la nueva ley tributaria, el 5 o el 6% pagaría más, y el resto pagaría más o menos lo mismo. 

Es posible que no hayas calculado una retención suficiente. Si obtuviste un poco más que el año pasado en tu cheque de pago, pero tu empleador no ajustó tu retención, tu factura de impuestos refleja, en parte, todos esos pequeños pagos adicionales sumados.

Es posible que aun así pagues menos de lo que pagaste en 2017. Para conocer tu tasa impositiva federal vigente, divide el monto total de impuestos por tus ingresos brutos ajustados (AGI). Encontrarás los AGI en la línea 37 del Formulario 1040 de 2017 y el impuesto total en la línea 63. En el Formulario 1040 de 2018, los AGI están en la línea 7 y tu impuesto total está en la línea 15.

Puedes buscar una segunda opinión. Si estás utilizando un software para hacer el cálculo impositivo tú mismo, nada te impide volver a calcular tus impuestos con otro producto para ver si obtienes un resultado diferente. Ninguno de los productos de preparación de impuestos en línea requiere que pagues antes de realizar la presentación. 

Si quieres consultar a otro preparador de impuestos en persona, hazlo ahora mismo. Las agendas de los preparadores se están llenando de consultas a personas que están preocupadas por el efecto de la nueva ley sobre sus impuestos.

Si la situación empeora, puedes realizar una declaración ahora y luego presentar una declaración enmendada después del 15 de abril. Prueba esta táctica solo si estás bastante seguro de que los resultados del nuevo preparador de impuestos serán lo suficientemente diferentes para justificar el pago de una tarifa de preparación de impuestos adicional. 

Tienes dos meses para obtener el dinero. Incluso si declaras tus impuestos ahora, tendrás hasta el 15 de abril para pagarlos. Y como te mostramos a continuación, tienes varias opciones.

Lo que puedes hacer

Los expertos en impuestos que entrevistó CR indican que lo más importante que debes hacer si le debes al IRS es presentar tu declaración a tiempo. 

“Si no presentas tu declaración, el IRS puede imponerte multas por no presentar la declaración e incluso un gravamen impositivo, además de cualquier interés que puedas adeudar”, afirma Tim Steffen, contador público certificado y director de Planificación Avanzada en Baird Private Wealth Management, con sede en Milwaukee. “Extender tu declaración no extiende el tiempo que tienes para pagar tus impuestos. Tus impuestos vencerán el 15 de abril de todos modos”.

Cuando consideres cómo pagarlos, puedes recurrir a una variedad de fuentes, aunque todas tienen ventajas y desventajas:

Extraer los fondos de tus ahorros. Steffen aconseja que trates de evitar la extracción de dividendos de una cuenta jubilatoria, como tu IRA. Eso solo agravará tus problemas la próxima temporada de impuestos, cuando debas impuestos a la renta por la cantidad retirada, más una multa del 10% si tienes menos de 59 años y medio.

Usar una tarjeta de crédito con una oferta introductoria de intereses al 0%. Si puedes hacerlo, esta opción podría funcionar mucho mejor que usar una tarjeta de crédito con intereses altos que ya tengas en la billetera. Solo asegúrate de saldar tu deuda antes de que venza la tasa.  

Ten en cuenta, además, que si realizas la presentación de manera electrónica, el uso de una tarjeta de crédito podría costarte un poco más que pagar en efectivo. El IRS autoriza solo a unas pocas empresas para que procesen pagos con tarjetas de crédito y débito de manera electrónica, y ellas te cobrarán tasas de procesamiento para tarjetas de crédito, que este año son de hasta el 1.99% de tu saldo, con una tarifa mínima de $2.50. Por una factura de impuestos de $2,000, tendrías que pagar $39 adicionales si pagas con tarjeta de crédito.

Usar una tarjeta de crédito que ya poseas. Puedes retrasar el pago real aproximadamente un mes y tal vez ganar puntos de recompensa, pero ten en cuenta que esa táctica podría ser contraproducente.

Si no puedes pagar la factura de tu tarjeta de crédito a tiempo y en su totalidad, estarás sujeto a las tasas de interés anuales de la tarjeta. Según CreditCards.com, la tasa actual de una tarjeta de crédito promedio es del 17.55%. 

Y si estás pagando impuestos con una tarjeta de recompensas, ten en cuenta que la recompensa de una tarjeta de crédito típica es del 1%; sobre un pago de impuestos de $2,000, serían $20. Si te atrasas con un pago, es probable que elimines esa recompensa con multas y cargos por el atraso.

Pedir un préstamo con la casa como garantía o de un banco. Una línea de crédito con garantía hipotecaria, a una tasa de interés muy inferior a la de una tarjeta de crédito, podría ser una opción. Pero ten en cuenta que ya no podrás deducir el interés de esos préstamos que no estén relacionados con la construcción, la compra o la mejora de tu vivienda. También puedes obtener un préstamo personal en tu banco o cooperativa de crédito, comenta Steffen.

Pide ayuda al IRS

El IRS también ofrece varias opciones de pago, algunas de las cuales son mucho menos costosas que el pago de intereses de una tarjeta de crédito.

Solicita una extensión de pago. Si no solicitaste una extensión de pago anteriormente, esta podría ser una opción. Después de que presentes los formularios de impuestos a tiempo y sin el pago, el IRS se comunicará contigo para preguntarte si podrás pagar dentro de los 120 días siguientes. Si eliges esta opción, la agencia te cobrará una tarifa mensual del 0.5% del monto adeudado.

Haz un pago parcial. Incluso si no puedes pagar la totalidad de la factura de impuestos, paga todo lo que puedas. Esto reducirá el monto de la multa y los intereses que tengas que pagarle al IRS.

Sin embargo, esa técnica podría salir mal si el monto parcial que debes es grande y lo pagas con una tarjeta de crédito, menciona Mike Velazquez, CPA de The Accountancy, con sede en Glendale, California. “No tendría sentido que cargues eso a una tarjeta de crédito para tener una tasa de interés compuesta del 29% y potencialmente hacer que tu calificación crediticia resulte afectada”.

En ese caso, será mejor que hagas los arreglos necesarios para saldar el monto total mediante un plan de cuotas patrocinado por el IRS con su tasa de interés más baja, explica. A diferencia de las empresas de tarjetas de crédito, la agencia no informa sobre sus deudores a las agencias de informe crediticio, siempre que esos contribuyentes no estén sujetos a ningún gravamen del IRS u otras situaciones de cobro graves, afirma Velázquez.

Considera un plan de cuotas. Esta es una buena opción si necesitas más de 120 días para pagar tu factura de impuestos y debes menos de $50,000.

Cuando presentes tu declaración de impuestos, completa el formulario 9465 del IRS, “Solicitud de acuerdo en cuotas”. A continuación, el IRS establecerá un plan de pago para ti, que puede extenderse hasta 6 años. Puedes incurrir en una tarifa de establecimiento, que oscila entre los $31 y $225, según el monto de impuestos sobre la renta que adeudes. La tarifa puede reducirse significativamente si 
estableces pagos directos desde tu cuenta bancaria. 



“Es la forma más fácil, siempre que presentes una solicitud razonable ante el IRS”, asegura Larry Pon, un CPA con sede en Redwood Shores, California. Como regla general, comenta, divide el saldo adeudado por 6 y acuerda pagar ese monto cada año, durante 6 años. Si terminas necesitando planes de cuotas durante más de un año, contrata a un abogado de impuestos o a un CPA para que negocie un plan viable con el IRS.

La inscripción en un plan de pago en cuotas tiene otro beneficio: si no puedes hacer los pagos, la multa por falta de pago, que comienza a acumularse el día después de la fecha límite de presentación de impuestos, aumentará solo un 0.25% por mes, en comparación con el 0.5% si no te inscribes al acuerdo.

Solicita una indulgencia por dificultades. Tendrás que probar que el pago de la deuda tributaria te causaría una carga tremenda, que tal vez te obligaría a vender tu casa. Pero esto podría darte más tiempo para realizar el pago y, en algunos casos, el IRS también eliminará cualquier multa correspondiente al pago. Lee el Formulario 1127, “Solicitud de extensión del plazo para el pago del impuesto debido a dificultades excesivas” para ver si cumples con los requisitos.

No existe un libro de reglas que abarque todas las circunstancias que te harán calificar para la indulgencia, comenta Velázquez. “El IRS se está poniendo más duro con respecto a lo que acepta”, afirma. “En última instancia, se basa en los hechos y las circunstancias de cada caso”.

Solicita una “oferta de concesión mutua”. Esta es una manera de reducir tu deuda tributaria de forma permanente. El IRS dice que una oferta de concesión mutua te permite liquidar tu deuda tributaria por menos del monto total que adeudas. Puede ser una opción legítima si no puedes pagar tu responsabilidad tributaria total o si hacerlo te genera una dificultad financiera. Por lo general, la deuda debe tener al menos 3 años de antigüedad, menciona Pon.

Antes de solicitar una oferta de concesión mutua, el IRS les pide a los solicitantes que presenten todas sus declaraciones de impuestos. Por lo tanto, si no presentaste la declaración los años anteriores, deberás completar las declaraciones faltantes. También exige que pagues los impuestos estimados del año en curso. Consulta el Folleto 656-B del IRS, “Oferta de concesión mutua”, para obtener detalles sobre el procedimiento de solicitud. Para ver si podrías ser un candidato, el IRS ofrece una herramienta de precalificación en línea. La tarifa de solicitud es de $186.

Las ofertas de concesión mutua rara vez se conceden. “Le estás pidiendo al IRS que esencialmente borre lo que les debes”, explica Velázquez. “Como es lógico, lo hacen en las circunstancias menos habituales. Pero si existen razones para creer que no debes lo que dicen que debes o si hay dudas acerca de si el IRS podrá cobrarte alguna vez, por ejemplo, si tienes una enfermedad terminal, entonces escucharán argumentos plausibles para reducir tu deuda”.

Planifica para el futuro

Para evitar encontrarte la misma sorpresa el próximo año, consulta la Calculadora de Retenciones del IRS o habla con un experto en impuestos sobre cuánto debes retener de tu cheque de pago o cuánto debes ahorrar en pagos trimestrales en el 2019, aconseja Eric Bronnenkant, jefe de impuestos de Betterment, un asesor financiero en línea. 

Los adultos mayores pueden incluso destinar una parte o la totalidad de sus distribuciones mínimas requeridas una vez al año de las cuentas jubilatorias a sus impuestos. El IRS trata esos pagos como si los adultos mayores hubieran hecho pagos trimestrales durante todo el año; eso puede ayudar a los adultos mayores a evitar las multas que, de otro modo, podrían afectarlos por no pagar cada trimestre.

Sobre la angustia que tienes en este momento, Bronnenkant recomienda: “aprende para el próximo año”.


Inscríbete para recibir Lo último - nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.