equipo de primeros auxilios

A medida que los casos de COVID-19 alcanzan su punto máximo en este país, la mayoría de nosotros estamos tratando de refugiarnos en casa para capear el temporal, y probablemente estamos haciendo más proyectos de cocina y hogar. Además, con los niños fuera de la escuela, pero encerrados, pueden ser más propensos a actividades que pueden provocar golpes y moretones, por ejemplo, deslizarse por las barandillas o saltar de los muebles. 

"Como anécdota, estamos viendo muchas lesiones de primeros auxilios ahora, como cortadas, esguinces y quemaduras debido a que las personas están atrapadas en casa; ahora todos fingen ser un chef gourmet o un maestro jardinero", dice Baruch Fertel, MD., un médico de medicina de emergencias en la Cleveland Clinic.

¿Qué debes hacer si te lastimas en casa? Para asuntos menores, probablemente sea mejor evitar los consultorios médicos y las instalaciones de atención urgente en este momento, dicen los expertos. No solo muchos trabajadores de la salud están abrumados, sino que hay una mayor posibilidad de exposición al coronavirus en estos lugares que en el hogar.

Y a veces, los percances como una leve quemadura de un horno caliente o un corte de un cuchillo mientras se cortan las verduras se pueden solucionar adecuadamente con algunos primeros auxilios básicos realizados por ti mismo, dice Fertel.

Sin embargo, si no estás seguro si puedes manejar el problema o si necesitas más ayuda, llama por teléfono. "Si crees que necesitas ver a alguien, siempre llama primero al consultorio de tu médico, a veces es posible que puedan solucionar problemas con una consulta de telemedicina", explica. Y si sospechas de una emergencia, llama al 911 o al número de emergencias local de inmediato. 

Aquí hay una guía de 4 lesiones comunes en el hogar: quemaduras, cortes, esguinces y picaduras de insectos, con consejos sobre qué hacer y qué no hacer cuando te trates tú mismo o a tu familia, además de cómo saber cuándo llamar al médico y cuándo es necesaria la asistencia médica inmediata.

Quemaduras

Si te quemas en casa, lava el área suavemente con agua fría del grifo y jabón simple, aconseja Fertel.  (No es necesario desinfectar con alcohol o yodo). Luego aplica una compresa fría (una toallita fría y húmeda o un paño húmedo envuelto alrededor de una compresa de hielo) o sumerge el área en agua fría durante 15 a 20 minutos para reducir el dolor y el posible daño a los tejidos.

Después, Fertel recomienda que apliques una crema antibiótica de venta libre como la bacitracina si la tienes en casa, luego cubre la quemadura con un vendaje. Lava la quemadura diariamente con agua y jabón y aplica un vendaje nuevo. Tu piel  te puede dar comezón cuando comienza a sanar, pero evita rascarte. Un antihistamínico de venta libre, como la difenhidramina (Benadryl y genérico) puede ayudar.

No sumerjas el área afectada en hielo. Esto puede causar congelamiento y dañar la piel, dice Sindhu Kurian Aderson, MD., médico del centro de atención inmediata de Northwestern Medicine en Chicago. Y si bien puedes haber escuchado que aplicar mantequilla a una quemadura es un paso acertado, no lo hagas. Puede atrapar el calor, lo que empeora la quemadura, señala Kathryn Boling, MD., especialista en medicina familiar en el Mercy Medical Center en Chicago.

Cuándo buscar asistencia médica: Llama a tu médico si la quemadura la tienes en la cara, manos, dedos, genitales o pies, está cerca de una articulación como la rodilla, el hombro o la cadera, o rodea una parte del cuerpo. También debes comunicarte si la quemadura tiene más de 3 pulgadas de diámetro, si la persona lesionada tiene menos de 5 años o más de 70, o si observas señales de infección como aumento del enrojecimiento, dolor, pus o  una temperatura superior a 100.4 F durante la semana posterior a la lesión.

Si tu quemadura se ampolla, se pone blanca o es indolora, puede ser una señal de una quemadura más grave de tercer o cuarto grado, dice Aderson. Comunícate con tu médico de inmediato o considera ir a la sala de emergencias (llama primero si sospechas que tienes COVID-19 o has estado expuesto a alguien con la enfermedad).

Cortadas y raspones

Lava la cortadura meticulosamente, pero con cuidado, con agua y jabón, dice Fertel. Si estás sangrando, presiona con un paño limpio o vendaje firmemente en el área durante unos 10 minutos. Luego aplica una capa delgada de ungüento antibiótico de venta libre sobre la lesión y cúbrela con una venda o gasa. Limpia el área y cambia el vendaje una o dos veces al día durante una semana a 10 días, que es el tiempo que tarda la mayoría de las cortaduras en sanar. Cuando se forma una costra, resiste el impulso de quitarla.

No pongas peróxido de hidrógeno sobre la herida. "No la limpiará mejor que el jabón y el agua, y te causará mucho dolor", dice Fertel. 

Cuándo buscar asistencia médica: Llama a tu médico si el sangrado no se detiene dentro de los 10 minutos de aplicar presión continua, dice Boling. Haz lo mismo para cualquier cortada que sea lo suficientemente profunda como para exponer el tejido graso amarillento debajo de tu piel, que esté desgarrado, o si está sobre o a lo largo de una articulación, o tan ancho que no puedas presionar fácilmente los bordes con una presión suave. Probablemente necesites puntos de sutura. Comunícate con tu médico de inmediato si, en los días posteriores a la lesión, notas enrojecimiento, hinchazón, calor, aumento del dolor o rayas rojas alrededor del área. Todas estas son señales de una posible infección de la piel.

Picaduras y piquetes de insectos

Lava la picadura o piquete con agua y jabón, luego aplica una compresa fría en el área durante 10 a 20 minutos cada hora por aproximadamente 24 horas (sin contar las horas de sueño). "Si el aguijón (de una abeja o avispa, por ejemplo) todavía está allí, les digo a los pacientes que raspen el área con una tarjeta de crédito para desalojarlo, porque si usas pinzas puedes bombear veneno de regreso al área", dice Boling.

Si tienes ablandador de carne en tu casa, mezcla un poco con agua para crear una pasta y aplícala. "Esto ayuda a descomponer las proteínas, el veneno en las picaduras de insectos y los aguijones está basado en proteínas, por lo que no tendrás una reacción tan mala", dice Boling. Si tienes comezón en la picadura o piquete, un antihistamínico de venta libre como la difenhidramina (Benadryl) o la cetirizina (Zyrtec) te puede ayudar, y un analgésico de venta libre como el ibuprofeno (Advil y genérico) puede reducir la hinchazón y el dolor.

¿Encontraste una garrapata en tu cuerpo, pero no estás seguro de si te picó? Retira la garrapata de manera segura y revisa con frecuencia el área de tu cuerpo donde la encontraste durante varias semanas después de la eliminación en busca de una erupción cutánea. 

No te tomes la molestia de aplicarte cremas antihistamínicas o anestésicos tópicos de venta libre. No son muy efectivos y pueden hacer que tu piel sea más sensible al sol. 

Cuándo buscar asistencia médica: Llama al 911 de inmediato si tienes problemas para respirar, urticaria, enrojecimiento o hinchazón de la piel aparte del área que fue picada (por ejemplo, hinchazón en la cara o los labios, cuando te picaron en la mano). Estas son señales de una reacción alérgica potencialmente mortal.

Y si bien es normal que el área alrededor de la picadura o piquete esté roja, dolorosa e hinchada por un par de días, si no comienza a resolverse, o empeora, después de aproximadamente 72 horas, consulta con tu médico para asegurarte de que no esté infectada, dice Fertel. 

En las semanas posteriores a una posible picadura de garrapata, llama a tu médico si desarrollas fiebre o una erupción cutánea cerca de donde te quitaste el insecto. Es posible que debas realizarte la prueba de la enfermedad de Lyme y de otras enfermedades transmitidas por las garrapatas.

Torceduras y esguinces

Si crees que te has torcido o sufrido un esguince en un tobillo, una rodilla, la espalda o una muñeca, generalmente puedes recuperarte por ti mismo con el método RICE: reposo, hielo, compresión y elevación, según Aderson.

Primero comienza con el hielo. "Les digo a los pacientes que, si tienen una bolsa de guisantes congelados la utilicen, porque esas pequeñas bolas pueden caber en huecos que una bolsa de hielo tradicional no puede alcanzar", explica. Aplícala en el área afectada durante 10 a 20 minutos varias veces al día.

Para evitar una hinchazón adicional, envuelve la parte del cuerpo con una venda elástica de compresión (si no tienes una en casa, las pantimedias pueden funcionar en caso de apuros, dice Boling).

No apoyes la parte afectada en lo que sea posible, levántala por encima del nivel de tu corazón, especialmente cuando estés dormido, para ayudar a la gravedad a reducir la hinchazón. Un antiinflamatorio de venta libre como el ibuprofeno (Advil y otros) o el naproxeno (Aleve y otros) también pueden ayudar a aliviar el dolor y la hinchazón.

No uses una almohadilla térmica inmediatamente. "Si aplicas calor de inmediato, en realidad conduce las células inflamatorias de tu cuerpo al área en un esfuerzo por aumentar la circulación, lo que empeoran el dolor y la inflamación", explica Aderson. En cambio, espera unas 72 horas después de tu lesión. Luego, puedes seguir las aplicaciones de hielo con 10 minutos de calor varias veces al día, mientras persistan el dolor y la hinchazón.

Cuándo buscar asistencia médica: Si no puedes poner peso sobre el área afectada, se ve deformada o los síntomas no comienzan a desaparecer en 48 horas, llama a tu médico.

Algunos casos pueden ser manejados a través de telemedicina. "Existe un secreto que muchos de nosotros en medicina conocemos desde hace muchos años, algo que se conoce como las reglas de Ottawa para los pies y los tobillos", dice Fertel.

Es posible que tu médico pueda guiarte virtualmente a través de esta prueba, que requiere presionar ciertos puntos para ayudar a determinar si se ha roto un hueso. Si "fallas" la prueba, tendrás que ir a hacerte una radiografía.


Inscríbete para recibir Salud y Bienestar, el nuevo boletín mensual que te ofrece todo sobre salud, nutrición, condición física ¡y mucho más!  Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.