CBD y cannabis

Probablemente hayas visto muchas noticias sobre el cannabidiol (CBD) y la marihuana en los últimos años. Las personas pueden considerarlos por motivos similares, sin embargo, no son lo mismo.

El CBD, un compuesto de la marihuana y el cáñamo, no proporciona "euforia" y se usa normalmente para la ansiedad, el insomnio y el dolor articular. Es legal, de una forma u otra, en casi todos los estados y se encuentra en una variedad de productos, como café, dulces, aceites, tinturas, vaporizadores-bolígrafo, cosméticos e incluso agua.

Según una encuesta de Consumer Reports representativa a nivel nacional de 1,142 personas en enero de 2020, casi un tercio de los adultos en los Estados Unidos probó el CBD en los últimos 24 meses. El 20% de los estadounidenses de 65 años o más dijeron que habían probado el CBD, en comparación con el 14% según una encuesta de CR representativa a nivel nacional de enero de 2019 a 4,384 adultos estadounidenses.

La marihuana, que también se presenta en numerosas formas, puede hacer que las personas se sientan drogadas debido al compuesto delta-9 tetrahidrocannabinol (THC) que contiene. (El CBD puede contener cantidades minúsculas). Está legalmente permitido para uso médico (para problemas como migrañas, dolor crónico, ansiedad y trastorno de estrés postraumático, según el grupo de defensa NORML) en 33 estados y en Washington, D.C. y para uso recreativo en 11 estados y en D.C.

El uso de la marihuana entre las personas mayores de 65 años se ha duplicado en los últimos años, según una carta de investigación en la edición de 2020 en JAMA Internal Medicine. Sin embargo, sigue siendo bajo, pasando de alrededor del 2% de los adultos mayores en 2015 al 4% en 2018.

¿Cuáles son los beneficios?

Un informe de 2017 de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina que revisó cientos de estudios sobre la marihuana encontró evidencia sustancial de su uso para el dolor crónico, las náuseas y los vómitos de la quimioterapia y los espasmos musculares de la esclerosis múltiple. Encontró evidencia moderada de problemas para dormir (particularmente apnea) y dolor por fibromialgia y por la esclerosis múltiple (MS).

Para el CBD, la encuesta de CR de 2019 encontró que de las 1,018 personas que lo habían probado en los 24 meses anteriores, más de tres cuartas partes dijeron que el compuesto era al menos moderadamente efectivo para sus propósitos. (Muchos encuestados mayores que usaron CBD lo hicieron principalmente para el dolor en las articulaciones). Sin embargo, no sabemos qué tan fuerte pudo haber sido el efecto placebo.

La mejor evidencia sobre el CBD es para las convulsiones asociadas con 3 trastornos poco comunes. Epidiolex, un medicamento de CBD recetado, está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para este uso.

Se cree que el CBD ayuda a reducir la inflamación, específicamente en moléculas llamadas citocinas y células cerebrales llamadas microglía. "Ambas pueden conducir a una respuesta inflamatoria", indica Joseph Maroon, MD., profesor clínico de cirugía neurológica en el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh. Una revisión de 2018 en la revista Surgical Neurology International por Maroon y sus colegas encontró que frenar la inflamación con el uso de CBD puede ayudar con la ansiedad, la depresión y las convulsiones.

Uso seguro de cannabis

¿Estás pensando en usar CBD o marihuana?

  • Habla con tu médico. Si tienes un problema como ansiedad, dolor o insomnio, pídele a tu médico que busque las posibles causas antes de automedicarte, indica Maroon.

  • Pregunta sobre las posibles interacciones con los medicamentos recetados y de venta libre. Por ejemplo, un  análisis de 2020 en la revista Geriatrics encontró que el CBD y el THC podrían intensificar los efectos de ciertos anticoagulantes. El CBD también puede aumentar los niveles de sangre de ciertas estatinas que reducen el colesterol, antihistamínicos y antidepresivos.

  • También ten en cuenta los posibles efectos secundarios. La marihuana puede causar latidos cardíacos irregulares en algunas personas y, en dosis altas, puede provocar alucinaciones, delirio y psicosis. Algunos estudios han encontrado una asociación entre la marihuana y mayores tasas de depresión y ansiedad.

  • Sé consciente de la potencia. Algunos de los productos de marihuana actuales, como los comestibles y las tinturas, pueden ser más fuertes que la "hierba" tradicional que se fuma, según Martin Lee, director de Project CBD, un grupo de educación y defensa sin fines de lucro. Entonces, si vives en un estado donde el consumo de cannabis es legal y planeas probarlo, él sugiere hacerlo "lentamente y con cantidades bajas".

Nota del editor: Este artículo también apareció en la edición de octubre de 2020 de Consumer Reports On Health


Inscríbete para recibir Salud y Bienestar, el nuevo boletín mensual que te ofrece todo sobre salud, nutrición, condición física ¡y mucho más!  Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.