medicamentos contra el Alzheimer
Fotografía: Johanna Parkin/Getty Images

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó recientement el aducanumab (Aduhelm), el primer medicamento nuevo para la enfermedad de Alzheimer en casi 20 años, y el primero que puede desacelerar el avance de esta enfermedad.

Algunos expertos consideran que se trata de un gran paso, pero muchos no están de acuerdo con la decisión de la FDA, ya que dicen que hay pocas pruebas de que el medicamento funcione y sea seguro. Varios de los principales centros médicos, como la Clínica Cleveland en Ohio y el Sistema de Salud Mount Sinai de New York, han optado por no administrar Aduhelm a los pacientes en este momento.

"Es un logro increíble para el campo médico que podamos utilizar un medicamento para alterar la biología de la enfermedad", dice el doctor David Wolk, director del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, en Philadelfia. Pero "todavía hay incertidumbre sobre el beneficio clínico del fármaco, y tiene efectos secundarios que, en algunos casos, puedan provocar graves lesiones neurológicas".

Es posible que las noticias acerca del Aduhelm continúen desarrollándose por un tiempo. Pero por ahora, aquí están las respuestas a las preguntas clave.

¿Cómo funciona Aduhelm?

El fármaco se suministra por vía intravenosa una vez al mes. Le envía señales al sistema inmunitario para que destruya las placas amiloides, unos cúmulos de proteínas en el cerebro que se cree que matan las células cerebrales. En teoría, la eliminación del amiloide podría desacelerar el deterioro del cerebro, aunque otros tratamientos experimentales dirigidos al amiloide no han aliviado los síntomas de la enfermedad de Alzheimer.

¿Reduce adecuadamente los síntomas?

Esto es incierto porque los dos ensayos clínicos fundamentales de Aduhelm arrojaron resultados contradictorios. En promedio, los participantes del estudio, personas con síntomas leves de la enfermedad de Alzheimer, obtuvieron peores resultados en las evaluaciones de la memoria, la capacidad de resolución de problemas y la funcionalidad después de tomar Aduhelm o un placebo durante 18 meses.

En uno de los estudios se comprobó que las personas que recibieron Aduhelm evolucionaron más lentamente que las del grupo de placebo; en el otro se comprobó que no ayudó. "En el mejor de los casos, el fármaco desaceleró la enfermedad ya de por sí lenta entre una cuarta y una tercera parte", afirma Wolk, cuyo centro médico participó en los ensayos clínicos.

¿Para quién es Aduhelm?

Está aprobado para personas en las primeras fases de Alzheimer. Los cuestionables beneficios clínicos del fármaco en personas con síntomas muy leves sugieren que es muy poco probable que ayude a las personas con deterioro cognitivo de moderado a grave, dice el doctor Constantine Lyketsos, director del Centro de Tratamiento de la Memoria y el Alzheimer de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore.

¿Existen posibles efectos secundarios?

En los estudios, cerca del 40% de los pacientes desarrollaron edema cerebral, en ocasiones junto con pequeñas hemorragias cerebrales. Aproximadamente una de cuatro personas con edema cerebral también experimentó dolor de cabeza, confusión, cambios en la visión o náuseas. Otros posibles efectos secundarios son la diarrea y las caídas, y son posibles las reacciones alérgicas.

¿El seguro cubre los gastos?

No está claro. Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) están llevando a cabo una revisión formal para decidir una política nacional. Algunos planes de Blue Cross Blue Shield ya dijeron que no lo cubrirán, y otras aseguradoras están esperando la decisión de los CMS.

El precio es $56,000 al año por el medicamento, más servicios como el control de seguridad y las resonancias magnéticas o MRI. "Hemos calculado que tratar a un paciente con Aduhelm durante un año costaría unos $100,000", dice Lyketsos.

¿Qué pasa si quieres tomar Aduhelm?

Habla con tu especialista de la enfermedad de Alzheimer para saber si puede ser apropiado para ti. Si es así, necesitas hacerte pruebas cognitivas y probablemente una punción lumbar o una tomografía por emisión de positrones (PET) para confirmar la presencia de amiloide cerebral.

Debido a que los riesgos de los efectos secundarios pueden ser mayores que los posibles beneficios clínicos, pregúntale a tu médico cómo te controlará esos efectos y cuándo deberás dejar de tomar el medicamento, dice Lyketsos. Y ten en cuenta que puedes tener que hacer frente a importantes gastos de bolsillo.

Nota del editor: Una versión de este artículo se publicó en la edición de octubre de 2021 de Consumer Reports On Health.