Con las lluvias de abril vienen las flores de mayo, y para muchas personas, congestión, estornudos y picazón en los ojos y lagrimeo.

Pero a veces, incluso en la primavera, los síntomas de la alergia estacional no provienen del polen de las plantas y los árboles, sino de los ácaros del polvo y caspa de las mascotas.

Y, algunas personas que creen que tienen alergias en realidad podrían padecer de una afección común conocida como rinitis no alérgica, que es una reacción que se puede desencadenar por una infección, sensibilidad a sustancias químicas o medicamentos, y cambios en los patrones del clima, entre otros.

La rinitis no alérgica afecta por lo menos a una tercera parte de las personas que padecen alergias estacionales, o aproximadamente el 7% de la población. Por lo general, se presenta en la edad adulta y puede ser responsable de entre el 17 y el 52% de los síntomas parecidos a los de las alergias estacionales.

La rinitis no alérgica es bastante común en los adultos mayores, pero a menudo se confunde con alergias o un resfriado  porque los síntomas son muy similares", dice Janna Tuck, M.D., portavoz del Colegio estadounidense de alergia, asma e inmunología.

Por ejemplo, es posible que te sientas congestionado de repente, tengas secreción nasal o estornudes al sentarte cerca de un fumador o pasar por el pasillo de los detergentes. El aire frío y seco, y la comida (especialmente la picante) pueden desencadenar síntomas similares.

A pesar de la prevalencia de la rinitis no alérgica, un estudio de casi 300 personas publicado el mes pasado concluyó que el 37% de las personas que visitaron su farmacia local y compraron medicamentos para la alergia de venta libre no contaban con un diagnóstico de alergia de su médico y la mayoría tampoco había consultado al farmacéutico.

El tratamiento eficaz para las alergias y la rinitis no alérgica comienza identificando la causa.

¿Qué causa tus síntomas?

Si sospechas que la causa de tus síntomas es una alergia, los siguientes pasos pueden ayudarte a obtener una confirmación de la afección, y claro, tu alivio. Pero si no estás seguro o las medidas no te ayudan, habla con un médico.

 Acudir al consultorio de tu médico y hacerle algunas preguntas sobre tus síntomas, la exposición ambiental y ocupacional, los pasatiempos, la salud en general y otros factores deberían ayudar a reducirlos.

De ser necesario, hazte una prueba de alergia en la piel, en la que punzan tu piel con una pequeña cantidad de los alérgenos sospechosos para poder confirmar un diagnóstico. Un ligero enrojecimiento muestra que tienes una alergia; ninguna reacción sugiere rinitis no alérgica.

No te fíes de cualquier prueba para alergia que no sea el resultado de síntomas preocupantes, un examen médico y tu historial médico. Las pruebas gratuitas que se ofrecen en las farmacias o las pruebas para el hogar que puedes comprar a menudo comprueban los alérgenos comunes, como la caspa del gato, el cedro, los  ácaros del polvo, los huevos y el pasto. Sin embargo, tales pruebas a menudo son engañosas y pueden causar cambios innecesarios en el estilo de vida.

La Academia estadounidense de alergia, asma e inmunología (American Academy of Allergy, Asthma & Immunology, AAAAI) expresa su preocupación por el posible uso excesivo de esas pruebas que recientemente las incluyó en la campaña Choosing Wisely (Elegir sabiamente), que hace énfasis en la atención médica innecesaria y en ocasiones dañina.

¿Alergias estacionales o rinitis no alérgica?

Para saber si tienes una alergia o algo más, comienza por llevar un registro de tus síntomas de alergia estacional, cuándo los experimentas y qué crees que los desencadena.

Luego, consulta los datos a continuación para determinar si es probable que tengas una rinitis alérgica o una no alérgica.

Alergias

  • Síntomas: Congestión, picazón en los ojos y lagrimeo, secreción nasal clara, estornudos y picazón o ardor en la garganta.

  • Cuándo: Las alergias de exterior generalmente comienzan en febrero o marzo y terminan en octubre. Las alergias de interior a menudo duran todo el año, aunque pueden aparecer y desaparecer.

  • Desencadenantes: Polen de árboles, hierba y maleza, moho interior y exterior, caspa de las mascotas, ácaros del polvo, escamas de piel seca, saliva, excremento o pedazos de cucarachas.

Rinitis no alérgica

  • Síntomas: Congestión, secreción nasal y estornudos, pero sin que los ojos se irriten o duela la garganta.

  • Cuándo: A menudo dura todo el año, aunque periódicamente.

  • Desencadenantes: Infecciones respiratorias, cambios en el clima y la temperatura, aire frío o seco, alimentos (especialmente los picantes), alcohol, olores fuertes o gases, humo de tabaco, perfume, contaminación del aire y ciertos medicamentos. Los medicamentos desencadenantes más importantes incluyen la aspirina; ibuprofeno (Advil y genérico); naproxeno (Aleve y genérico); ciertos medicamentos para la presión arterial;  aerosoles nasales descongestionantes tópicos, como fenilefrina (Neo-Synephrine Regular Strength y genérico) y oximetazolina (Afrin y genérico); medicamentos para la disfunción eréctil, como sildenafil (Viagra) y tadalafil (Cialis); y el medicamento tamsulosina (Flomax y genérico) para tratar el agrandamiento de la próstata. 

Cómo hacer frente a las alergias

Si sufres de una alergia, las siguientes recomendaciones a menudo pueden ayudarte.

Evita los alérgenos. Para las alergias de exterior, verifica los niveles de esporas de moho y polen en la Oficina Nacional de Alergia de AAAAI. Cuando los recuentos son altos, permanece adentro con las ventanas cerradas y el aire acondicionado encendido.

Para las alergias de interior, usa un  aire acondicionado deshumidificador, quita las alfombras de las habitaciones, lava las alfombrillas, cortinas y ropa de cama a menudo y aspira regularmente.

Para controlar los ácaros del polvo, cubre tu colchón, box spring (somier) y almohadas con cobertores a prueba de alérgenos. Deja a tus mascotas fuera de tu habitación. Repara las fugas, ventila las habitaciones y quita el moho rápidamente.

Usa el medicamento adecuado. Para los síntomas leves, la mejor opción es a menudo una versión genérica de un antihistamínico de venta libre, como cetirizina, fexofenadina o loratadina. Todos son más económicos que sus contrapartes de marca (Zyrtec, Allegra y Claritin, respectivamente).

Las directrices recientes de tratamiento del Colegio estadounidense de alergia, asma e inmunología enfatizan que para las alergias de moderadas a severas, también son muy efectivos los aerosoles nasales con esteroides con receta y de venta libre, como la fluticasona (Flonase, Flonase Allergy Relief y genéricos) y la triamcinolona (Nasacort, Nasacort Allergy 24HR, y genérico), aunque debe  dejar de usarlos si causan irritación o hemorragias nasales.

Para ciertas alergias, quizá quieras considerar inyecciones para la alergia o lo último en prevención de alergias, la inmunoterapia sublingual (SLIT), que implica el uso de pequeñas dosis recetadas del alérgeno dañino que se colocan debajo de la lengua para aumentar su tolerancia al alérgeno. Sin embargo, tanto las inyecciones como la SLIT pueden ser costosos.

Cómo hacer frente a la rinitis no alérgica

Comienza intentando evitar los desencadenantes que ya conoces. Si un medicamento es el culpable, pregúntale a tu médico sobre probar una alternativa.

Si no puedes evitar el desencadenante, primero ve si el uso diario de un enjuague de solución salina, que a menudo se aplica con herramientas como el lavado nasal (con neti pot) o con pera de succión te ayuda a aliviar los síntomas. (Puedes comprar enjuague de solución salina esterilizado en la farmacia. Si haces la mezcla, asegúrate de usar agua embotellada o destilada, nunca agua de la llave). 

Puedes considerar también usar un aerosol que contenga el antihistamínico con receta azelastina nasal (Astelin, Astepro y genérico). Los aerosoles de esteroides también pueden funcionar bien cuando los síntomas son persistentes.