cena del Día de Acción de Gracias
Photo: Lisa Gagne/iStock

No dejes que las noticias sobre la inflación y la escasez de alimentos te disuadan de tener una comida de Acción de Gracias fabulosa, completa y económica este año. Es cierto que el precio de los alimentos de la tienda de abarrotes ha aumentado un 5.3 % en los últimos 12 meses, dice la Oficina de Estadísticas Laborales. Pero la inflación de dos dígitos más discordante se refleja en las carnes. El pavo y los vegetales frescos, los invitados especiales de muchas mesas el día de Acción de Gracias, han tenido un tímido aumento del 1.7 %.

La comida típica de Acción de Gracias en realidad tiene un precio menor en promedio este año que en los últimos dos años, según la aplicación de compras de comestibles y empresa de análisis Basket, que maneja los números de CR. Una canasta de tubérculos, así como productos de marca como la salsa de arándanos Ocean Spray, las masas para tartas refrigeradas de Pillsbury y las cebollas fritas originales de French’s, cuesta $22.31 este año, en comparación con $23.67 el año pasado, y $22.52 en 2019.

"El Día de Acción de Gracias es en realidad una de las comidas más económicas que puedes preparar, dice Annette Economides de Phoenix, que, con su esposo Steve, dirige el sitio web MoneySmartFamily. Ella dice que la clave para ahorrar es tratar las compras de comida de las festividades como si se tratara de un Viernes Negro: Planifica de antemano, busca ofertas y sigue consejos comunes para ahorrar dinero.

Sigue leyendo para encontrar varios consejos que te ayudarán a mantener los costos de los alimentos bajo control. (Tenemos una guía separada sobre cómo agasajar a tus invitados con facilidad esta temporada).

Consejos para la hora del pavo

1. Escoge un pavo grande. En realidad no hay escasez de pavos, y los precios de las aves más grandes, de 16 libras y más, han caído alrededor del 9% desde 2020, informa Basket. (Es el precio de las aves más pequeñas, una opción cada vez más popular, que ha aumentado alrededor del 7 %). Un ave más grande te sale más económica por libra y por porción, y podrás tener sobras de pavo para varios días. Así que asumiendo que puede caber en tu congeladorrefrigerador y horno, compra uno grande. Un pavo entero de 16 a 24 libras promedia $1.13 por libra, dice Basket. Un pavo aún más grande cuesta un promedio de $1.09 por libra; en contraste, los pavos que pesan 15 libras o menos cuestan un promedio de $1.40 por libra.

2. Comprar uno pequeño es otra alternativa. Si prefieres no quedarte con un montón de sobras, compra un pavo más pequeño, un pollo asado o una pechuga de pavo, que costará menos que un ave entera. Podrías incluso comprar algunos pollos rostizados de Costco de alrededor de 3 libras por $4.99 cada uno para compartirlo con 4 a 6 personas, y te ahorrará el tiempo y el esfuerzo de cocinar. "Si lo cortas y lo decoras en una bandeja con guarniciones tradicionales de Acción de Gracias, arándanos y relleno, por ejemplo, se vería genial", dice Amy Keating, dietista registrada que dirige las pruebas de alimentos en Consumer Reports. (Cómpralos antes del Día de Acción de Gracias, ya que Costco estará cerrado ese día).

3. Presta atención a las promociones de pavos. Revisa las promociones y los anuncios de ofertas. Por ejemplo, BJ’s Wholesale Club ofrece un pavo Butterball gratuito a los miembros que gastan $100 o más en productos calificados; también recibirás $10 en tu cuenta de membresía. La aplicación de compras Ibotta está prometiendo a los nuevos usuarios un reembolso en efectivo de casi $27 en artículos de Acción de Gracias, incluyendo pavos, si compras en Walmart entre el 4 y el 25 de noviembre. En algunas tiendas, te darán un pavo gratis si compras un jamón de buen tamaño. Otros bajaron los precios del pavo congelado; Giant, en el área de Washington, D.C. está cobrando 39 centavos por libra (sin importar el tamaño del pavo). A partir del 11 de noviembre debes gastar al menos $25 en otros comestibles para que aplique la oferta.

4. Actúa rápido. Las tiendas generalmente hacen ofertas promocionales hasta agotar existencias, y es posible que no estén aceptando hacer devoluciones de dinero. Y no compres más productos solo para conseguir la promoción. "Solo gasta lo que habías planeado en primer lugar", dice la bloguera de finanzas personales Andrea Woroch. 

5. Mantén las cosas simples. Evita los productos costosos como aperitivos de mariscos, salchichas para rellenar y guarniciones preparadas. "Concéntrate en los platillos principales en lugar de muchos quesos y galletas saladas, que pueden ser caros", dice Keating. Además, una guarnición con solo unos pocos ingredientes puede ser muy satisfactoria. Jacob Pinkham, un consumidor de Huntington Beach, California, dice que utiliza solo unos pocos ingredientes comunes para la receta de relleno, media hogaza de pan seco, perejil, tomillo, una pequeña cebolla, sal, pimienta y mantequilla, que se prepara en un procesador de alimentos antes de ponerlo en la cavidad del pavo. "Lo simple y sencillo es siempre lo mejor", dice.

6. Compra vegetales congelados. Las frutas y los vegetales congelados han subido solo un 1.6 % con respecto al año pasado, y las verduras congeladas tienen un precio un 0.3 % más bajo. Es más, los alimentos congelados pueden ser casi tan nutritivos como las frutas y los vegetales frescos. Busca las ofertas ahora, dice Burt Flickinger III, director general de Strategic Resource Group, una empresa de consultoría minorista con sede en New York. Los fabricantes están reduciendo sus descuentos promocionales, es decir, los pagos por exhibiciones y publicidad para promocionar sus productos, por lo que esos precios más bajos ahora podrían no durar, explica.

Consulta la Guía de regalos para las fiestas de Consumer Reports para obtener actualizaciones sobre ofertas, reseñas de productos de expertos, consejos sobre compras por parte de personas informadas y mucho más.

Tácticas que te servirán todo el año

7. Fíjate en los boletines. Planificar bien para minimizar tus viajes a la tienda puede ahorrarte tiempo y reducir tus compras impulsivas. "Si puedes gastar $30 en 15 minutos mirando anuncios de comida, ¿vale la pena?". Es una pregunta que se hace Economides. "Ciertamente creo que lo vale".

8. Consigue una tarjeta de lealtad para miembros. La mayoría de los programas de lealtad de las cadenas de supermercados ofrecen ofertas especiales para sus miembros. Algunas, especialmente las de Safeway y Stop & Shop, también te permiten acumular beneficios por las compras de combustible en las estaciones de servicio afiliadas. 

9. Usa aplicaciones de compras. Hay 3 que nos gustan: Basket, Ibotta y Flipp. Basket muestra los precios en tiempo real de los supermercados en línea y las tiendas de comestibles locales, para que puedas ver dónde comprar las mejores ofertas. Esta App usa datos generados mediante participación colectiva, de la misma manera que funciona una aplicación de tráfico como Waze. Ibotta y Flipp identifican las promociones y cupones del fabricante y ofrecen descuentos directos después de comprar en un minorista participante.

10. Compara los precios unitarios. Las etiquetas de precios de los estantes debajo de cada producto pueden ayudarte a comparar mejor los precios de artículos similares. Pero si la tienda no tiene las etiquetas, descarga una calculadora de precio unitario en tu teléfono inteligente para hacer los cálculos: Encontramos varias gratuitas para los teléfonos iOS y Android.

11. Escoge las marcas específicas de las tiendas. El costo de los alimentos y bebidas de la marca de la tienda es por lo menos del 20 al 25 % menor que otras marcas del mismo producto, dice Flickinger. (Cuando los miembros de CR fueron encuestados sobre las tiendas de abarrotes y supermercados que más les gustaba, 3 tiendas de comestibles obtuvieron las mejores calificaciones por sus marcas de tienda: nombres nacionales Costco y Trader Joe’s, y Central Market, que tiene su sede en San Antonio y es una subsidiaria de la empresa privada propiedad de la cadena de supermercados HEB). A menudo puedes encontrar las marcas de la tienda justo al lado de artículos de marcas comerciales comparables.

12. Usa una tarjeta de crédito con devolución de efectivo. Algunas ofrecen recompensas por compras de comestibles. Si estás buscando una nueva, considera la tarjeta American Express Blue Cash Preferred; devuelve el 6 % de los primeros $6,000 en comestibles cada año, entre otros beneficios. La tarjeta ofrece actualmente un reembolso de $300 por gastar $3,000 en los primeros 6 meses, y el cargo anual de $95 no se aplica para el primer año. Ten en cuenta que podrías necesitar un puntaje de crédito de 700 o más para calificar, dice Ted Rossman, analista del sector en CreditCards.com. La tasa anual de porcentaje en esta tarjeta oscila entre el 14 % y el 24 %, por lo que es mejor usarla solo si pagas el saldo completo cada mes.

13. Usa cupones digitales. La mayoría de los supermercados aceptan cupones impresos de los fabricantes e incluso pueden duplicar o triplicar su valor en la caja. Algunos minoristas lo hacen todos los días o semanalmente; otros, con menos regularidad. En el noreste, Stop & Shop duplica los cupones impresos de los fabricantes todos los días. Bi-Lo, en Georgia, North Carolina y South Carolina, duplica los cupones con un valor de 60 centavos o menos cada día, a menos que se indique lo contrario en cada tienda. (En ambas cadenas se aplican otras restricciones).

14. Compra en grandes cantidades. Cuando hay una oferta de 10 latas de tu sopa favorita por $10, siempre es aconsejable que la aproveches. Y los paquetes más grandes a menudo tienen precios más bajos que la venta por unidad. Cuando decidas comprar al por mayor, considera donar una porción a una despensa local de alimentos (aunque prefieren efectivo porque obtienen mayores descuentos); con la pandemia aumentó la necesidad de estas organizaciones.

15. Ponte creativo. Los seguidores de CR en Facebook tienen muchas ideas para que tu dinero te rinda cuando compres comestibles. Por ejemplo, Linda White de Nevada City, California, espera ahorrar alrededor de $100 este año en el día de Acción de Gracias por cada 4 personas al servir lasaña en lugar de pavo. Sus invitados también la están ayudando. "Traen una tarta de queso y calabaza de postre", dice.

Nota del Editor: Esta es una versión actualizada de un artículo que apareció por primera vez en la edición de julio de 2017 de la revista Consumer Reports.

Compra como un nutricionista

Comer bien no siempre es fácil ni divertido. En el programa de televisión “Consumer 101”, la experta de Consumer Reports Amy Keating se dirige a la tienda de comestibles para mostrarle cómo tomar decisiones saludables cuando se trata de los alimentos.