las aplicaciones de pago no son tan seguras como las tarjetas de crédito

Angela Kincaid esperaba un cachorro. En cambio, lo que obtuvo fue una lección sobre las deficiencias de los sistemas de pago ‘peer-to-peer’ (P2P).

Atrapada en casa debido a la pandemia por COVID-19 y ansiosa por llenar el vacío de un perro que había fallecido, hizo una búsqueda en Google y aterrizó en un sitio llamado Joyous Puppies.

El sitio tenía información detallada sobre los perros ofrecidos, fotos de clientes felices jugando con los perros que habían adquirido y un historial de 20 años en el negocio, según el texto. La página de inicio tenía un formulario de contacto. Angela lo completó y expresó su interés en un shih tzu de $600. 

“Ahí fue cuando me engañaron”, dice.

El presunto perro era, en realidad, una ficción creada por alguien que la engañó por correo electrónico y mensaje de texto, y después le pidió que pagara por el perro usando Zelle porque su servicio de procesamiento de pagos habitual no funcionaba.

Kincaid accedió.

Poco después de enviar el dinero, una empresa de transporte ficticia se puso en contacto con ella para solicitarle $900 dólares para entregar al cachorro en una caja con control de temperatura. Ella también estuvo de acuerdo con eso.

“No quería que el cachorro pasara frío o se lastimara”, dice. “Dijeron que era un depósito que se reembolsaría cuando el cachorro saliera del avión”.

Una vez enviado el dinero, tanto el criador falso como la empresa de transporte desaparecieron, junto con cualquier esperanza inmediata de indemnización.

Al principio, Kincaid no tenía forma de recuperar los fondos porque los pagos peer-to-peer se procesan al instante, como el efectivo. Por eso, este tipo de pagos no ofrecen protección contra el fraude como las tarjetas de crédito, que no se procesan de inmediato. Por lo tanto, los consumidores deben asumir la responsabilidad de verificar el monto del pago y la veracidad del destinatario. (Para obtener consejos sobre cómo evitar las estafas P2P, consulta más abajo).

“Los consumidores solo deben usar Zelle para enviar dinero a personas que conocen y en las que confían”, dijo Meghan Fintland, portavoz de Early Warnings Service, el operador de red detrás de Zelle, en un correo electrónico a Consumer Reports. “Debe tratarse como dinero en efectivo y hay que tener cuidado con las situaciones que aparentan ser demasiado buenas para ser verdad”.

Fintland agregó que, de todas formas, “si un consumidor cree que ha sido víctima de una estafa, se le recomienda ponerse en contacto con su banco, cooperativa de crédito o con Zelle de inmediato”.

Una vez que autorizas la transferencia de fondos, estás solo. Por eso es importante usar CashApp, Venmo o Zelle solo con personas que conoces y en las que confías, según Christina Tetreault, analista de políticas financieras de Consumer Reports.

“Algunas de las mismas cualidades que hacen que los servicios P2P sean tan atractivos para los consumidores (velocidad y conveniencia) también los exponen a grandes riesgos que los usuarios deberían tomar en serio y que tanto los proveedores de servicios P2P como los reguladores gubernamentales deberían esforzarse por mitigar”, dice.

La pura verdad

Las empresas que ofrecen aplicaciones de pago P2P generalmente no devuelven el dinero enviado a una persona equivocada, ya sea por accidente o por estafa. También recomiendan que no realices transacciones con extraños ni con empresas comerciales, pero es posible que no lo sepas si no revisas detenidamente los largos y detallados términos de servicio. 

Más de la mitad de las personas que respondieron a una encuesta reciente representativa a nivel nacional realizada por la AARP y en la que participaron personas mayores de 18 años, pensaron incorrectamente que podían recuperar su dinero de estas empresas de aplicaciones. Esperaban la misma protección contra el fraude proporcionada habitualmente por los bancos y las compañías de tarjetas de crédito.

“No sabía que no podía recuperar el pago”, dice Kincaid.

Después de hacer todo lo que debía, Kincaid finalmente obtuvo un cachorro de un criador de renombre.
Photo: CORTESÍA DE ANGIE KINCAID

Pero parece que los delincuentes están muy al tanto de esto. Después de que el estafador de cachorros llevó a Kincaid a usar Zelle, el representante de la compañía de transporte falsa le pidió que usara una cuenta de amigos y familiares de PayPal vinculada con su tarjeta de crédito.

Esas cuentas, que están diseñadas para enviar dinero a personas, no a comerciantes, también se procesan al instante y solo pueden ofrecer protección contra fraude en determinadas circunstancias. Las cuentas tradicionales de PayPal procesan los fondos de manera similar a una tarjeta de crédito, por lo que ofrecen protección de forma rutinaria. 

Una portavoz de PayPal, Bernadette Guastini, dice que la compañía ofrece una protección sólida de compra para todas las compras elegibles.

“No obstante, alentamos a los clientes a estar siempre atentos en línea, a investigar exhaustivamente a los comerciantes a los que les compran y a usar la opción de pago para amigos y familiares solo para el propósito previsto; es decir, como un medio para que amigos y familiares envíen fondos para fines personales en los que no se intercambian bienes o servicios por un pago”, explica.

Después de comunicarse con su banco, Kincaid dice que pudo recuperar los $900 que pagó con su cuenta de amigos y familiares, pero no pudo recuperar los $600 que pagó con Zelle.

Un informe reciente de Javelin, una firma de seguimiento y prevención de fraudes, indicó que el fraude en las aplicaciones P2P aumentó un 733% desde 2016.

Las estafas abarcan desde la venta de entradas hasta ofertas de empleo, pero las estafas con mascotas se encuentran entre las más populares, especialmente porque las personas en cuarentena buscan “cachorros COVID” para alegrar sus hogares. Hay cientos de quejas por estafas con mascotas publicadas en el “Rastreador de estafas” del sitio web del Better Business Bureau, y casi todos los días aparecen quejas nuevas. 

Jim Skaife y su esposa, que viven en Arcadia, California, fueron estafados y perdieron $650 al usar su cuenta de Zelle para comprar un cachorro Chihuahua inexistente. “Nos comunicamos con Zelle”, dice, “y nos dijeron: 'Lo registraremos y lo investigaremos, pero no podemos recuperar su dinero’”.

Melissa Hern de Willow Springs, Missouri, usó CashApp para pagar un depósito de $150 por lo que ella pensó que era un cachorro Chihuahua cabeza de manzana anunciado en Facebook. Tampoco tuvo la suerte de obtener un reembolso completo.

“Envié correos electrónicos a CashApp a través de sus enlaces en línea, e hice clic en cada enlace al que pude ingresar ese día”, dice. También llamó a un número 800 que aparece en el sitio web de la empresa solo para que la redireccionaran a la aplicación para presentar una queja. “Así que volví y lo hice de nuevo, y nunca supe nada de ellos”.

Se necesitan protecciones más fuertes

Algunas aplicaciones P2P intentan mediar en una disputa, pero no reembolsan dinero si no pueden negociar un reembolso de la otra parte.

En algunos casos, los proveedores de servicios bancarios o de tarjetas de crédito también pueden ayudar a las víctimas de fraude, pero no hay garantía.

Hern pudo recuperar parte de su dinero después de hablar con su banco, pero la cooperativa de crédito de Skaifes no pudo ofrecer ninguna ayuda. Por ley, los titulares de tarjetas de crédito que hayan realizado pagos por error con la tarjeta son responsables por no más de $50. Actualmente, las compras realizadas con tarjetas de débito no están protegidas de la misma manera.

Según Tetreault, la industria de servicios financieros y los legisladores no están haciendo lo suficiente para ayudar a los usuarios del servicio P2P.

“Es casi imposible para los consumidores, incluso para los pocos que leen los acuerdos de usuario, entender sus derechos y obligaciones en caso de error o fraude financiero”, dice. “La ley debe cambiar y, hasta que eso suceda, la gente debe tener mucho cuidado”.

“Las víctimas de fraude deberían tener derecho a resolver errores, incluso si fueron engañadas para autorizar una transferencia de fondos”, agrega. “Los consumidores que envían dinero por error a la persona equivocada deberían contar con otros recursos además de intentar contactar y razonar con el destinatario”.

A Tetreault también le gustaría que la Oficina de Protección Financiera del Consumidor extendiera las protecciones de la Ley de Transferencia Electrónica de Fondos para que protejan a los usuarios de las aplicaciones P2P de las transacciones no autorizadas y así evitar pagos inducidos por fraude.  

“La prevención del fraude es de vital importancia para Cash App”, dijo un portavoz de la empresa a Consumer Reports. “Continuamos invirtiendo y reforzando los recursos para luchar contra el fraude aumentando la dotación de personal, educando a nuestros clientes y adoptando tecnologías nuevas. Mejoramos constantemente los sistemas y los controles para ayudar a prevenir, detectar y reportar el uso deshonesto de la plataforma”.

Cómo evitar las estafas de pago P2P

Consumer Reports recomienda seguir los siguientes pasos para que te protejas del fraude.

• Envía dinero solo a personas que conozcas. Muchas transacciones peer-to-peer son instantáneas e irreversibles, un hecho que los estafadores conocen y del cual se aprovechan.

• No uses los servicios P2P para fines comerciales. Los términos de servicio de la mayoría de las aplicaciones prohíben su uso para la compra de bienes y servicios. En su lugar, busca una aplicación de pago creada específicamente para usuarios comerciales, como Square Cash for Business o PayPal (pero no la opción para amigos y familiares).

• Busca contactos y procedimientos de servicio al cliente en la aplicación antes de usarla. De esa manera, sabrás dónde ir y qué esperar cuando necesites ayuda. 

• Mantén la aplicación actualizada. Si tienes un software antiguo, te faltarán los últimos parches de seguridad.

• Presenta una queja. Las empresas acreditadas por Better Business Bureau, incluyendo el operador de Venmo y Zelle, Early Warning Service, deben responder a las quejas de los consumidores, dice Katherine Hutt, portavoz de la organización. También puedes presentar una queja ante la base de datos de quejas del consumidor de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor. La política de la organización ha sido informar los problemas a las empresas para que los resuelvan.