Rentar o comprar un auto nuevo

Comprar un vehículo con un préstamo para automóviles convencional es bastante sencillo: Pides un préstamo a un banco, una cooperativa de crédito u otra institución de crédito y haces pagos mensuales durante algunos años. Una parte de cada pago corresponde a los intereses y el resto al capital. Cuanto mayor sea la tasa de interés, mayor será el pago. A medida que devuelves el capital, vas acumulando patrimonio hasta que, al final del préstamo, el auto es todo tuyo.

A medida que aumentan los precios de los automóviles (ahora cuestan en promedio más de $38,000) y los compradores comienzan a exigir las últimas características de seguridad que están disponibles solo en los coches más nuevos, rentar o alquilar un vehículo se ha convertido en una alternativa más popular que la compra. Con un alquiler, los compradores realizan un pago mensual para conducir un coche nuevo durante un período determinado. Ese pago suele ser menor que el costo mensual de financiamiento de un vehículo nuevo, pero los compradores deben devolver el automóvil al final del plazo del alquiler. 

Con más personas que nunca trabajando desde casa, las restricciones de millaje en un contrato de renta pueden no ser un factor para muchos compradores. Todo lo contrario: Muchos podrían descubrir que no utilizan las millas que han pagado.

La previsibilidad de los pagos y los costos de propiedad (¡no hay costosas reparaciones cuando existe una garantía!) tienen su atractivo. Sin embargo, la vida puede ser impredecible, como todos aprendimos en 2020, y un alquiler tiene menos flexibilidad que una compra. 

Para saber si rentar un auto es adecuado para ti, analizamos las ventajas y desventajas.

Las ventajas de rentar

A simple vista, rentar o alquilar puede ser más atractivo que comprar. Los pagos mensuales suelen ser más bajos porque no se devuelve el capital. En cambio, solo pides un préstamo y pagas la diferencia entre el valor del coche cuando es nuevo y su valor residual (su valor esperado cuando termina el alquiler), más los gastos de financiamiento.

Las principales ventajas de rentar
• Conduces el automóvil durante los años en los que tiene menos problemas.

• Siempre conduces un vehículo último modelo que está cubierto por la garantía del fabricante, que puede incluir cambios de aceite gratuitos y otros mantenimientos programados.

• Tener un pago mensual predecible sin costos de reparación inesperados puede facilitar el cumplimiento de un presupuesto familiar.

• Puedes conducir un vehículo mejor equipado y de un precio superior al que podrías pagar. Esto puede permitirte optar por características de seguridad que salvan vidas y que no están disponibles en los modelos inferiores o en los autos usados.

• No tienes que preocuparte por las fluctuaciones en el valor de reventa del automóvil o pasar por la molestia de venderlo cuando sea el momento de seguir adelante.

• Podría haber importantes ventajas fiscales para los propietarios de empresas.

• Al final del contrato de alquiler, solo tienes que dejar el coche en el concesionario. 

Desventajas de rentar

• Al final, la renta suele costar más que un préstamo equivalente, aunque solo sea porque siempre estás manejando un activo que se deprecia rápidamente.

• Si rentas un auto tras otro, los pagos mensuales continúan para siempre. Por el contrario, cuanto más tiempo conserves un vehículo después de pagar el préstamo, mayor será el valor que obtendrás de él. A largo plazo, la forma más barata de conducir es comprar un coche y conservarlo hasta que no sea rentable repararlo.

• Los contratos de alquiler especifican un número limitado de millas. Si superas ese límite, tendrás que pagar una multa por exceso de millaje. Eso puede variar de 10 a 50 centavos por cada milla adicional. Así que asegúrate de calcular cuánto piensas conducir. No obtendrás un crédito por las millas que no utilices.

• Si no mantienes el vehículo en buenas condiciones, tendrás que pagar cargos por desgaste excesivo cuando lo entregues. Por lo tanto, si tus hijos tienden a volverse locos con los marcadores mágicos o eres un imán para las abolladuras y golpes en el estacionamiento, prepárate para pagar más.

• Si decides que no te gusta el automóvil o si no puedes hacer los pagos, eso podría salirte caro. Es probable que tengas que pagar miles de dólares en cargos por cancelación anticipada y multas por salirte del contrato, y todos vencerán a la vez. Esos cargos podrían igualar el monto del contrato de renta en su totalidad.

• Salvo algunas excepciones, como el polarizado profesional de las ventanas, debes devolver el automóvil en el mismo estado "en que salió del concesionario", menos el desgaste habitual, y configurado como estaba cuando lo rentaste.

• Aún serás responsable por artículos prescindibles como los neumáticos, que pueden ser más costosos de reemplazar en un vehículo mejor equipado con ruedas premium.

Una alternativa a los préstamos a largo plazo

Algunos compradores de coches optan por préstamos a largo plazo, de seis a ocho años para obtener un pago mensual más bajo. Pero los préstamos a largo plazo pueden ser riesgosos y para estos compradores el alquiler puede ser una mejor opción.

Los préstamos de mayor duración facilitan el "préstamo invertido", es decir, cuando debes más de lo que vale el vehículo, y permanece así durante mucho tiempo. Si necesitas deshacerte del coche antes de tiempo, o si te lo destruyen o te lo roban, es probable que el valor de canje, de reventa o del seguro sea inferior a lo que todavía debes.

Comprar un automóvil con un préstamo no es el camino a seguir si deseas conducir un automóvil nuevo cada dos años. Si pides un préstamo a largo plazo y cambias de auto antes de tiempo, pagarás tantos gastos de financiamiento, en comparación con el capital, que será mejor rentar. Si no puedes pagar la diferencia de un préstamo invertido, por lo general puedes transferir la cantidad que aún debes a un nuevo préstamo. Pero entonces terminas financiando tanto el coche nuevo como el resto del auto viejo.

Si tu objetivo es tener pagos mensuales bajos y conducir un vehículo nuevo cada dos años sin muchas complicaciones, entonces alquilar puede valer el costo adicional. Sin embargo, asegúrate de que puedes vivir con todas las limitaciones de millaje, desgaste y otras limitaciones similares.

Comparación difícil

Es difícil hacer una comparación justa entre, por ejemplo, un préstamo de seis años y el alquiler estándar de tres años. Cuando finaliza el alquiler, el prestatario bancario todavía tiene tres años de pagos por delante, pero el arrendatario tiene que buscar otro automóvil o quizás aceptar la oferta de compra del contrato de renta.

Un alquiler también puede ser "subvencionado". El fabricante de autos deduce un monto del valor total con un descuento adicional solo para los contratos de alquiler, o puede aumentar el valor residual, o ambos.

Un fabricante de autos también puede ofrecer descuentos adicionales en un contrato de alquiler, que no están disponibles para un cliente de préstamos. Además, el "factor monetario" (tasa de interés) de un contrato de alquiler puede ser diferente de la tasa de interés ofrecida en un préstamo, lo que hace casi imposible una comparación entre dos monedas.

Por lo general, dos contratos de alquiler de tres años costarán miles más que comprar un coche (con un préstamo o en efectivo) y ser propietario durante ese mismo período de seis años. Y el ahorro aumenta para los compradores de automóviles si conservan el automóvil, por ejemplo, durante otros tres años para un total de nueve años, incluso teniendo en cuenta el mantenimiento y las reparaciones previstas.

Si las limitaciones de un alquiler te desaniman, considera comprar un coche nuevo más barato o un auto usado en buen estado, como un vehículo de segunda mano certificado de un concesionario, o de obtener un préstamo a más largo plazo. Ya sea que adquieras tu coche nuevo en efectivo, como con un préstamo o un alquiler, puedes ahorrar si eliges uno que mantenga su valor, sea confiable y tenga un buen ahorro de combustible.

Para ahorrar por adelantado y a largo plazo, compra uno usado. Y paga en efectivo.

No olvides negociar

Muchas personas asumen que el pago mensual impreso en un contrato de alquiler está grabado en piedra. Pero esa cifra puede basarse en el precio de venta sugerido por el fabricante, que se puede negociar como si estuvieras comprando el vehículo.

Sin embargo, ten en cuenta que las mejores ofertas de alquiler están disponibles solo para aquellos con un excelente crédito, y que solo pueden ser baratos porque el fabricante de automóviles está tratando de deshacerse de los coches de venta baja.

En qué se diferencian los préstamos y los alquileres

A continuación, se muestran algunas de las principales diferencias entre comprar y rentar.  

COMPRARRENTAR
PropiedadEres dueño del vehículo y puedes quedártelo todo el tiempo que quieras.No eres dueño del vehículo. Puedes usarlo, pero debes devolverlo al final del alquiler, a menos que decidas comprarlo.
Costos inicialesIncluyen el precio en efectivo o el anticipo, impuestos, el registro y otras cuotas.Pueden incluir el pago del primer mes, un depósito de seguridad reembolsable, una cuota de adquisición, un anticipo, impuestos, el registro y otras cuotas.
Pagos mensualesLos pagos del préstamo suelen ser más altos que los del alquiler porque estás pagando el precio total de compra del vehículo, más los intereses y otros cargos financieros, impuestos y cuotas.Los pagos de alquiler son casi siempre más bajos que los pagos de préstamos porque solo pagas la depreciación del vehículo durante el plazo del alquiler, más los intereses (llamados cargos de alquiler), impuestos y cuotas.
Terminación anticipadaPuedes vender o cambiar tu vehículo en cualquier momento. Si es necesario, el dinero de la venta se puede utilizar para cancelar el saldo del préstamo.Si terminas el alquiler antes de tiempo, los cargos pueden ser tan altos como cumplir con el contrato. En ocasiones, un concesionario puede comprar el coche a la empresa de alquiler como un cambio, lo que te libera de los gastos.
Devolución del vehículoTendrás que ocuparte de vender o cambiar tu coche cuando decidas que quieres otro.Devuelves el vehículo al finalizar el alquiler, pagas los costos de finalización del alquiler y te marchas.
Valor futuroEl vehículo se depreciará, pero su valor en efectivo es tuyo para usarlo como desees.El lado positivo es que su valor futuro no te afecta financieramente. El lado negativo es que no tienes ningún pratrimonio en el vehículo.
MillajePuedes conducir tantas millas como desees. Pero ten en cuenta que un mayor millaje reduce el valor de intercambio o reventa del vehículo.La mayoría de los contratos de alquiler limitan la cantidad de millas que puedes conducir, a menudo de 10,000 a 12,000 al año. (Puedes negociar un límite de millaje mayor). Tendrás que pagar cargos por exceder tus límites.
Desgaste excesivoNo tienes que preocuparte por el desgaste, pero podría reducir el valor de intercambio o reventa del vehículo.La mayoría de los contratos de alquiler te hacen responsable. Tendrás que pagar cargos adicionales por exceder lo que se considera desgaste normal.
Fin del plazoAl final del plazo del préstamo, no tendrás que hacer más pagos y habrás creado un capital que te ayudará a pagar tu próximo vehículo.Al final del alquiler (generalmente de dos a tres años), puedes financiar la compra del automóvil o rentar o comprar otro.
PersonalizaciónEl vehículo es tuyo para modificarlo o personalizarlo como desees, aunque hacerlo puede anular la garantía.Debido a que debes devolver el vehículo en condiciones de venta, cualquier modificación o pieza personalizada que añadas debe quitarse. Si hay algún daño residual, tendrás que pagar para repararlo o deberás presentar un reclamo al seguro y pagar un deducible.

¿Deberías comprar o rentar un automóvil nuevo?

Comprar y rentar un automóvil nuevo tiene ventajas y desventajas. El experto en dinero de Consumer Reports, Octavio Blano, revela en el programa de televisión Consumer 101 cómo encontrar la mejor opción para ti.