Por qué la pandemia podría perjudicar tu puntaje de crédito

Josh Thomas, es un programador de computadoras independiente en Port Orchard, Wash., estaba preocupado por sus perspectivas de trabajo después de casi 3 meses de encierro por culpa de COVID-19. Por eso en mayo pasado se registró en línea para una oferta de la emisora de su tarjeta de crédito, Barclays Bank, para posponer su pago mensual por hasta 3 meses. 

Pero 3 meses después, Thomas revisó sus reportes de crédito y descubrió que su puntaje había bajado.  Los reportes detallados que produjeron las compañías de crédito grandes - Experian, Equifax, y TransUnion – empresas, como FICO y VantageScore, las usan para calcular un puntaje crediticio de 3 dígitos. Y ese puntaje lo usan los prestatarios para decidir si les otorgan sus tarjetas de crédito, préstamos de autos, préstamos estudiantiles e hipotecas a los consumidores y con esto también deciden qué interés cobrarles.

Thomas encontró que Barclays erróneamente reportó que Thomas se atrasó con un pago de su tarjeta de crédito en julio, durante el aplazamiento de pago.  Sometió una queja a las agencias de crédito para que corrigieran el error pero no tuvo éxito. En septiembre demandó a Barclays como parte de una demanda colectiva para eliminar el pago retrasado de sus reportes crediticios.  El caso está pendiente. 

Tener un puntaje de crédito más bajo resultó en que Thomas demorara iniciar un negocio sin fines de lucro que esperaba lanzar, dice su abogado Chris Rosfjord.

A medida que un número creciente de estadounidenses enfrenta la pérdida de empleos y la inseguridad económica durante la pandemia, más personas que nunca reportan errores en sus informes de crédito, lo que hace que una situación financiera ya de por sí precaria se ponga peor. Las quejas ante la Oficina de protección financiera del consumidor (CFPB), sobre errores en los informes de crédito han alcanzado niveles récord, según el U.S. Public Interest Research Group, una organización de políticas y defensa del consumidor.

Estos errores han sido un problema a largo plazo para los consumidores. El mejor y más extenso estudio sobre el tema, realizado por la Comisión Federal de Comercio (FCC) en 2012, encontró que 1 de cada 4 consumidores tenía al menos un error en sus informes. Pero la crisis de COVID-19 ha empeorado la situación, dice Syed Ejaz, analista de política financiera en Consumer Reports.

"Este es un problema que existía antes de la pandemia", dice, "pero se ha vuelto más dañino y urgente porque limita el acceso a crédito y financiamiento asequibles a las personas que se han visto afectadas financieramente por COVID-19”.

Parte del problema se deriva involuntariamente de la Ley CARES, que fue aprobada por el Congreso el pasado mes de marzo como una forma de ayudar a las personas con dificultades durante la pandemia, dice Chi Chi Wu, asesora principal de políticas en el National Consumer Law Center (NCLC), un grupo sin fines de lucro con sede en Boston. La ley exige que ciertas empresas que ofrecen hipotecas y préstamos estudiantiles con respaldo del gobierno federal que ofrezcan pagos diferidos, pero los reportan como vigentes, para aliviar la presión financiera sobre los consumidores. Otras empresas, como las empresas de tarjetas de crédito y los prestamistas de autos, han ofrecido aplazamientos de forma voluntaria. Pero algunas empresas han reportado erróneamente que esos pagos diferidos están atrasados. Y en algunos casos, los préstamos a los que se les ha concedido una indulgencia, que es un tipo diferente de pausa temporal en los pagos, también se han reportado como tardíos.

Alia Hafez de Rahway, N.J., calificó para 6 meses de pagos diferidos de su préstamo estudiantil bajo la Ley CARES. Pero de acuerdo con una demanda colectiva presentada en julio pasado, la compañía que administra su préstamo, Navient, reportó erróneamente a las agencias de crédito que sus pagos, así como los de miles de otras personas, se retrasaron, a pesar de que la Ley CARES requería que Navient los reportara como actualizados. El error resultó en una caída de 97 puntos en el puntaje crediticio de Hafez.

Otro problema, dice Wu, es que las agencias de crédito no tienen que responder tan rápidamente a las disputas de los consumidores como solían hacerlo. Antes de COVID-19, la ley establecía que las oficinas tenían un plazo de 30 días. En abril de 2020, la CFPB relajó la regla, pero no proporcionó un marco temporal alternativo, y solo dijo que una empresa tenía que hacer un esfuerzo de buena fe.

Las quejas de los consumidores sobre los tiempos de respuesta lentos han aumentado significativamente, señala Wu. “Los consumidores presentaron más de 13,000 quejas solo en los últimos 6 meses, diciendo que sus disputas no se abordaron en 30 días”, dice ella. Eso se compara con solo 2,000 quejas similares en 2019, un aumento de 550%.

“Las víctimas de esta pandemia no son las empresas a las que la CFPB les está soltando las riendas”, dice Ed Mierzwinski, director senior de programas federales para consumidores de U.S. PIRG, que ha estudiado las quejas de los consumidores de la CFPB. "Son personas reales las que enfrentan el riesgo de enfermarse al mismo tiempo que tienen problemas para pagar sus facturas".

La agencia dice que para 2020, las quejas sobre reportes de crédito representaron más del 50% de todas las quejas, “muchas que se enfocan en información incorrecta en los reportes de crédito”, dice un portavoz de la agencia.  “El segundo tema más común son ‘los problemas con la investigación de una agencia de crédito sobre un problema ya existente’”.

Las agencias de crédito y las instituciones financieras “siguen siendo responsables de realizar investigaciones razonables de las disputas de los consumidores de manera oportuna”, agregó el portavoz de la CFPB, “y la Oficina espera que [ellos] hagan esfuerzos de buena fe para investigar las disputas lo más rápido posible”.

Consecuencias de largo alcance

Las agencias de informes crediticios trabajan entre bastidores, pero saben mucho sobre ti. Los bancos, las empresas de tarjetas de crédito e hipotecas, los prestamistas de autos y otros envían a las agencias datos sobre la actividad de pagos y préstamos de millones de consumidores todos los días. Ya sea que pagues un préstamo o una deuda a tiempo, si has establecido una nueva línea de crédito, incluso información sobre cuentas de tarjetas de crédito antiguas; todo esto se captura bajo las reglas regidas por la Fair Credit Reporting Act de 1970.

Dado el volumen de datos, es probable que ocurran algunos errores, según Ejaz de CR. Pero la gran cantidad de errores es inaceptable, dice, especialmente ahora cuando tanta gente está al borde del desastre financiero.

El problema no son solo los errores derivados de los pagos diferidos relacionados con COVID-19. Otros errores comunes, como cuentas o préstamos que se han cancelado pero que aún aparecen como impagos, préstamos individuales reportados varias veces o deudas que figuran como cobros pero que se han cancelado, pueden plantear obstáculos si necesitas un préstamo o una línea de crédito, dice Andy Milz, abogado de protección al consumidor del bufete de abogados Flitter Milz en Philadelphia.

Hasta un domicilio incorrecto puede meterte en problemas. Por ejemplo, Alex Ozols, un abogado en San Diego, tenía crédito excelente. Pero en abril de 2020, mientras solicitaba una hipoteca, una comprobación rutinaria reveló que su puntaje de crédito había bajado casi 80 puntos, potencialmente impactando los términos de la hipoteca. El culpable: una infracción de tránsito de 2 años anteriores que recibió cuando alquiló un auto.  Una agencia de cobros le envió notificaciones a su domicilio antiguo que aún estaba en el sistema de la agencia de alquiler de autos. Afortunadamente Ozols pudo resolver el problema y conseguir términos favorables en su hipoteca.

Otros tipos de errores pueden ser más graves. Las situaciones que involucran "archivos mixtos", cuando la información de alguien con un nombre o número de Seguro Social similar se reporta como tuya, o si has sido víctima de robo de identidad y se abrieron cuentas fraudulentas a tu nombre, pueden ser particularmente difíciles de resolver. Mientras tanto, es posible que no puedas obtener ningún tipo de préstamo o tarjeta de crédito.

Tu puntaje de crédito es importante incluso si no estás buscando un préstamo. Los propietarios potenciales, las compañías de telefonía celular y cable, y los empleadores podrían ver esa información, dice Edward Y. Kroub de Consumer Attorneys en Brooklyn, New York, que se especializa en litigios financieros. Esa información se puede usar para decidir cuánto cobrarte, cuánto tengas que dar en un depósito o incluso si te contratan para un trabajo, dice él.

Incluso los errores aparentemente menores pueden tener un gran impacto en el puntaje de crédito. Cuando Jane Atkinson y su esposo, Alex, fueron a comprar una casa en Skokie, Ill., en marzo de 2020, sabían que su banco necesitaría acceder a sus informes crediticios, que ellos habían congelado años antes, para aprobar una hipoteca. Mientras el tiempo pasaba, Jane pasó días luchando para descongelar el informe de su marido, pero fue en vano.

Finalmente, descubrieron la fuente del problema: la fecha de nacimiento de su esposo era incorrecta por un solo dígito en el informe. Se corrigió, pero Atkinson dice: "No debería ser tan difícil”.

¿Hay arreglos en camino?

Cuando el aumento en los errores en los reportes de crédito a causa de la pandemia fue evidente, algunos estados tomaron pasos para resolver el problema. El pasado abril, fiscales generales de 21 estados, Washington, D.C. y Puerto Rico escribieron una carta a la CFPB exhortando a la agencia a reconsiderar su política relajada de 30 días para las disputas de las agencias de crédito, diciendo que esos estados harían cumplir el período de 30 días por su cuenta.

Pero según Francis Creighton, presidente y director ejecutivo de la Consumer Data Industry Association, que representa a los burós de crédito, la industria de informes crediticios ha estado cumpliendo con el plazo de 30 días.

Múltiples proyectos de ley en el Congreso podrían aliviar el dolor de los consumidores. Dos de ellos abordan la precisión de los informes crediticios y la protección del consumidor. Uno presentado por el representante Josh Gottheimer (D-N.J.) y aprobado en la Cámara en junio requiere que un número de Seguro Social completo coincida con lo que figura en el reclamo de un acreedor y el informe crediticio de una persona. La práctica estándar actual es hacer coincidir solo 7 de los 9 dígitos, lo que puede provocar confusiones de archivos.

El segundo proyecto de ley, presentado por Ayanna Pressley (D-Mass.) y aprobado en la Cámara de Representantes en enero pasado, formalizaría el derecho de los consumidores a apelar una decisión de disputa, proporcionaría restauración de crédito a las víctimas de fraude y crearía un defensor del pueblo en la CFPB para manejar errores persistentes.

Por ahora, la forma más segura de detectar rápidamente información errónea en tu reporte es revisarlo con frecuencia, especialmente si has hecho arreglos especiales con prestamistas o compañías de tarjetas de crédito, dice Bruce McClary, vicepresidente sénior de comunicaciones de la National Foundation for Credit Counseling. Para hacerlo, visita annualcreditreport.com y solicita un informe crediticio gratuito de cada una de las 3 agencias de crédito principales. Las agencias están proporcionando informes semanales en línea gratuitos hasta abril de 2021. 

Otra opción es usar una aplicación gratuita de monitoreo de informes crediticios como Credit Karma que te advierte sobre cambios en tu puntaje. Así es como Andy Cunningham de Chicago descubrió que un hospital había revisado su informe crediticio varias veces por error cuando estaba configurando un plan de pago para liquidar una factura, lo que redujo su puntaje. Debido a que detectó un cambio en su informe casi de inmediato, Cunningham dice que pudo abordar el problema rápidamente.


Cómo corregir los errores en
los reportes de crédito
Prepara los documentos para disputar los errores con cada agencia de crédito. Las 3 agencias de crédito mayores: Experian, Equifax, y TransUnion no se comunican una con la otra, es prudente comunicarte con cada una. Y la presentación ante las agencias de crédito individuales, a diferencia de tu prestamista o banco, ofrece protecciones en cuanto a la rapidez con la que debe manejarse tu disputa. También proporciona una vía legal para demandar a los burós de crédito y a los acreedores, si es necesario.

Reúne la evidencia. Cuando una deuda se reporta incorrectamente, presenta estados de cuentas o pruebas de pago. Las agencias de crédito pueden desestimar las reclamaciones, sin suficiente información de respaldo, como "frívolas". Y los reclamos reenviados se pueden rechazar si se consideran similares a los anteriores.

Crea un rastro de papel. Escribe una carta explicando el problema. Evita el uso de formularios en línea estandarizados proporcionados por las agencias de informes crediticios, que podrían simplificar demasiado tu disputa al requerirte que elijas entre casillas de verificación predeterminadas, dice Andy Milz, abogado de protección al consumidor en Philadelphia. Además, al presentar tu disputa en línea, podrías renunciar involuntariamente a tu derecho a demandar como individuo o en una demanda colectiva, dice él.

Envía todos los documentos por correo certificado. Y guarda copias. Esto hace que sea más fácil confirmar que las agencias de crédito siguen los plazos legales. Tienen 5 días para enviar la información en disputa a la institución financiera, por ejemplo. Si el prestamista no investiga y no responde a la disputa a tiempo, y tú llevas el asunto a los tribunales, las agencias de crédito están obligadas legalmente a eliminar la información. Además, eso hace que sea más probable que "el consumidor gane y el acusado pague los honorarios legales del consumidor", dice Edward Y. Kroub, de Consumer Attorneys en Brooklyn, Nueva York.

SI GANAS LA DISPUTA
Pide que corrijan tu historial. Si se lo pides, las agencias tienen que enviar un reporte actualizado a los que han pedido tu reporte de crédito en los últimos 6 meses.

Protégete sobre errores continuos. A veces cuando se corrigen los errores, algunos pueden terminar de nuevo en tu reporte, dice Kroub. Si esto ocurre, tendrás que disputar el error de nuevo.

SI PIERDES LA DISPUTA
Considera trabajar con un abogado experimentado. Y puedes demandar a una agencia de crédito o institución financiera por errores en los informes crediticios. Si se descubre que una empresa viola las reglas, tus honorarios legales se cubrirán automáticamente, dice Kroub, y también señala que la mayoría de los bufetes de abogados no requerirán un pago por adelantado para revisar tu caso. Busca un abogado a través de la National Association of Consumer Advocates (Asociación nacional de defensores del consumidor), en consumeradvocates.org. En caso de robo de identidad, tienes derechos adicionales, incluido el derecho a obtener documentación detallada sobre las cuentas abiertas indebidamente a tu nombre.

Añade una declaración personal a tu reporte. Puede ofrecer contexto y explicar los pasos que has tomado para corregir tu reporte, dice Bruce McClary de la National Foundation for Credit Counseling, una fundación de asistencia al consumidor.

Somete una queja con la CFPB, la agencia de protección financiera del consumidor en consumerfinance.gov si piensas que la respuesta de tu demanda es injusta.



Nota del editor: Este artículo también apareció en la edición de marzo de 2021 de la revista Consumer Reports.