limpiar un horno y una estufa sucios
Photo: Consumer Reports

Durante la ajetreada temporada navideña, tu cocina puede comenzar a ponerse bastante asquerosa, con parrillas de los quemadores salpicadas de salsa, los controles sucios y una ventana del horno grasienta que puede hacer imposible ver el interior.

Lo bueno es que todo ese desorden probablemente signifique que ha servido bien a tu familia e invitados. Pero no dejes que la suciedad permanezca demasiado tiempo o podría empezar a afectar el rendimiento de tu cocina y posiblemente atraer animalitos no deseados que quieran comerse las sobras. A continuación, los profesionales de la limpieza de Consumer Reports te explican cómo hacerlo.

Paso 1: Limpia la superficie de cocción

Si tu cocina tiene una estufa de gas, empieza por quitar las rejillas de hierro fundido y las cubiertas de los quemadores. Los pequeños derrames se pueden eliminar con agua caliente y jabón. Si las rejillas y las cubiertas están muy manchadas, colócalas en una bolsa de plástico u en otro recipiente con cierre hermético junto con un cuarto de taza de amoníaco y déjalas toda la noche. El fuerte alcalino es también un suave disolvente de grasa, por lo que debilitará las manchas, haciéndolas fáciles de quitar con agua y jabón.  

Advertencia: Siempre que trabajes con amoníaco, asegúrate de que la zona esté bien ventilada y nunca lo combines con cloro o la mezcla emitirá vapores peligrosos. Por precaución, coloca las rejillas de los quemadores en bolsas en el garaje o en un zona aislada de tu casa. 

Limpia la parte superior del quemador con agua caliente y jabón y una esponja de plástico para fregar. Nunca uses lana de acero ni limpiadores abrasivos, ya que pueden rayar la superficie.

¿Tienes una estufa eléctrica de superficie lisa? Mira este video instructivo sobre el cuidado de la superficie.

Paso 2: Limpia los puertos del quemador

“Si un quemador tiene problemas para encenderse, podría deberse a un puerto de encendido obstruido”, explica Tara Casaregola, quien supervisa las pruebas de cocina de Consumer Reports. “Puedes limpiar el puerto con un alambre o una aguja”. No utilices palillos de madera u otros materiales que puedan romperse dentro de los puertos. 

“Si las ranuras del quemador tienen tierra, la llama no será uniforme”, añade. “Puedes limpiar alrededor de las ranuras con un cepillo de dientes”.  

Paso 3: Desengrasa los controles

Después de haber sido manoseados durante días con las manos cubiertas de comida, los controles de la estufa estarán listos para un buen lavado. La mayoría se pueden quitar y limpiar en el fregadero con agua caliente y jabón, o incluso se pueden meter en el lavavajillas. Limpia el panel de control donde se asientan las perillas con una esponja húmeda, no mojada, teniendo cuidado de que ningún líquido llegue a los componentes electrónicos.

Paso 4: Limpia el interior del horno

La mayoría de las estufas nuevas tienen hornos autolimpiables, por lo que Consumer Reports hace pruebas untando una mezcla de huevos, queso, relleno de pastel de cereza, manteca de cerdo, puré de tomate y tapioca en la cavidad del horno, la puerta y la ventana, y luego lo hornea a 425 °F durante una hora. La mayoría de los modelos mejor calificados de nuestras calificaciones de estufas obtuvieron una puntuación de Muy bueno o Excelente. Pero otros modelos tienen más dificultades para hacer frente a la suciedad acumulada. También ten en cuenta que el horno estará fuera de servicio durante varias horas durante el ciclo de autolimpieza, y tu casa podría oler a suciedad quemada, por lo que no es apropiado si llegan las visitas. 

Puedes omitir el ciclo de autolimpieza y limpiar el horno a mano con agua caliente y jabón y con una esponja de plástico. Cubre las manchas pegadas con un paño húmedo para aflojarlas y luego vuelve a pasar la esponja.

Y por último, limpia la puerta del horno con una esponja o paño húmedo que no esté muy mojado. No querrás que el agua o la solución limpiadora gotee y deje rayas en el interior del vidrio, porque eso podría requerir desarmar la puerta.

Paso 5: Pule el exterior

Completa el trabajo limpiando el exterior. Para las estufas con acabado blanco o negro, utiliza agua con jabón y una esponja. Para el acero inoxidable, obtendrás los mejores resultados sin dejar rayas de gotas usando un limpiador especial para esa tarea, como Weiman Stainless Steel Cleaner & Polish. El limpiador de vidrio común también es eficaz para eliminar la suciedad acumulada, así como las manchas y las huellas dactilares. Sea cual sea el limpiador que utilices, aplícalo con un paño suave en la dirección de la veta del metal.  

En el siguiente video, los expertos de Consumer Reports te guiarán en la forma correcta de limpiar un horno y una estufa sucios.