un vehículo eléctrico

Cuando se trata de comprar un vehículo eléctrico a muchos consumidores les puede gustar la idea, pero a veces se resisten a hacerlo debido al precio de compra, que suele ser más alto que el de un vehículo equivalente de gasolina. Sin embargo, un nuevo estudio de Consumer Reports muestra que al considerar el costo total de propiedad, incluyendo factores como el precio de compra, los gastos del combustible y mantenimiento, los vehículos eléctricos (EV en inglés) salen ganando, especialmente en los segmentos más asequibles. (Descarga un PDF de la hoja de datos y el informe completo).

El beneficio del ahorro puede ser convincente en los primeros años y sigue mejorando mientras más tiempo tengas tu EV. Nuestro estudio muestra que el ahorro de combustible por sí solo puede ser de $4,700 o más durante los primeros siete años.

Cuando se comparan vehículos de tamaño similar y del mismo segmento, un EV puede costar entre un 10% y un 40% más que un modelo similar de gasolina, según el análisis de CR. El ahorro total típico de propiedad durante la vida útil de la mayoría de los EV oscila entre $6,000 y $10,000, según CR. El margen exacto de ahorro depende de la diferencia de precio entre los modelos de gasolina y los EV que se comparan.

Para los modelos de menor precio, el ahorro en los costos de propiedad durante la vida útil del vehículo (200,000 millas) por lo general supera el dinero extra que se paga por un vehículo eléctrico comparable. Por ejemplo, la compra de un Chevrolet Bolt cuesta $8,000 más que la de un Hyundai Elantra GT, pero $15,000 menos para operar el Bolt durante una vida útil de 200,000 millas, lo que representa un ahorro de $7,000, según nuestro estudio. En el segmento de lujo, el ahorro en los costos de operación a menudo se ve favorecido por un diferencial de precios más ajustado. El precio del Tesla Modelo 3 es más bajo que el BMW 330i de gasolina, y cuesta solo unos $2,000 más que un Audi A4. Pero el ahorro en los costos de operación del Modelo 3 es de unos $17,000 en comparación con cualquiera de los populares sedanes alemanes de gasolina.

“Se mire como se mire, el enorme potencial de ahorro de por vida de los vehículos eléctricos podría cambiar las reglas del juego para los consumidores”, dice Chris Harto, analista principal de políticas de transporte y energía de CR, y líder del estudio. "A medida que mejoren los precios de las baterías y la tecnología, que bajen los precios y que salgan al mercado modelos más atractivos, esto solo va a mejorar".

Lo que encontramos

Ahorro de combustible: El estudio muestra que un propietario típico de un EV que carga la mayor parte de combustible en casa puede esperar ahorrar en promedio entre $800 a $1,000 al año en gastos de combustible en comparación con un automóvil equivalente de gasolina.

Mantenimiento y reparación: El estudio también descubrió que los costos de mantenimiento y reparación de los EV son significativamente más bajos durante la vida útil del vehículo, aproximadamente la mitad que los de los vehículos de gasolina, que requieren cambios regulares de fluidos y son más complejos desde el punto de vista mecánico. El ahorro promedio en dólares durante la vida útil del vehículo es de unos $4,600.

Depreciación: Los analistas de CR también notaron que los EV de largo alcance más nuevos mantienen su valor tan bien o mejor que sus contrapartes tradicionales de gasolina. Ahora se puede confiar en que la mayoría de los modelos nuevos viajen más de 200 millas con una carga completa. Como sucede con los vehículos tradicionales que funcionan con gasolina, no todos los EV perderán valor al mismo ritmo que envejecen. La clase, las características y la reputación del fabricante del vehículo tienen un impacto en la depreciación.

Actualmente, los EV y los híbridos enchufables representan menos del 2% de las ventas totales de vehículos nuevos, aunque ese número ha ido en aumento desde que los primeros modelos de EV comenzaron a aparecer en el mercado hace casi una década. Se prevé que los EV constituyan entre el 8% y el 25% del mercado de automóviles nuevos para el 2030. La caída de los costos de fabricación de las baterías de iones de litio que se utilizan para alimentar los vehículos eléctricos y los híbridos enchufables también ha reducido los precios. Pero muchos consumidores aún pueden resistirse a la diferencia de precio entre los EV y los automóviles de gasolina de bajo consumo de combustible. Tesla anunció este mes que presentaría un EV de $25,000 dentro del próximo año, lo que indica que los precios de los EV podrían bajar en un futuro próximo.

Sin duda, el costo total de propiedad puede variar según la región, las tarifas del servicio de electricidad, el acceso a la carga y otras variables. Por ejemplo, alguien que vive en una región extremadamente fría con altas tarifas de electricidad y pocos incentivos para los EV de las agencias gubernamentales estatales y locales pagará más durante la vida útil del vehículo que alguien que vive en una zona con clima templado, electricidad barata e incentivos fiscales favorables.

Harto dice que hay varios factores más allá del precio y los ahorros potenciales que afectarán las decisiones de compra. Además del acceso a la carga en el hogar, es una buena idea averiguar sobre los incentivos para los EV en tu estado, cuando pueda aplicarse. Algunos estados, como Nueva York y California, son más generosos que otros. También es importante tener en cuenta que algunos estados, como Arizona, Texas, Alabama y Arkansas, imponen tarifas altas a los EV, lo que podría dañar la rentabilidad de tener uno. Asimismo, algunos modelos de EV tienen derecho a un incentivo fiscal federal de hasta $7,500.

El ahorro de combustible puede depender del tamaño del coche

De acuerdo con el estudio, la cantidad de dinero que un consumidor puede ahorrar en combustible depende del tamaño del vehículo y del tiempo que tenga el automóvil. Los propietarios de coches podrían ahorrar en promedio $800 el primer año, mientras que los propietarios de camionetas podrían ahorrar $1,300 en el mismo período. Los ahorros para los SUV se encuentran en medio. Después de siete años, un vehículo eléctrico le ahorrará a su propietario $4,700, mientras que el ahorro general para los propietarios de camionetas eléctricas ascenderá a casi $9,000. Los ahorros durante la vida útil de un vehículo se acercan a los $9,000 para los coches y a los $15,000 para las camionetas.

Naturalmente, existen diferencias a nivel regional en los precios de la gasolina y la electricidad que pueden hacer que el beneficio del precio de combustible para el EV de una persona sea más atractivo que el de otra. Pero para aquellos que pueden cargar en casa, donde la carga nocturna reduce el costo de carga del vehículo, la carga de un vehículo eléctrico permitirá un ahorro neto con respecto a la carga de un automóvil de combustión interna, incluso en el primer año, obteniendo grandes ahorros acumulados después de unos años. CR descubrió que en la mayoría de los estados, la cantidad de dinero que los propietarios de los EV podían ahorrar en gastos de combustible estaba dentro del 10% del promedio nacional.

Ahorro en combustible de los EV por clase

Clase

1 AÑO (15K MILLAS)PRIMER DUEÑO (7 AÑOS)DE POR VIDA (200K MILLAS)
Automóvil$800$4,700$9,000
SUV$1,000$6,300$11,000
Pickup$1,300$8,800$15,000

El modelo de costos de combustible de CR asume un precio de $3.02 por galón durante la próxima década, de acuerdo con las proyecciones del Departamento de Energía de los Estados Unidos (DOE), pero los precios del combustible pueden cambiar rápidamente, como sucedió cuando el promedio nacional subió a $4 por galón varias veces tras la recesión de 2008 y 2009. Un aumento del precio aumenta aún más el beneficio de los costos de combustible de un EV. CR también analizó el efecto de los precios más bajos de gasolina a largo plazo en el ahorro de los consumidores. Utilizando el escenario de precios bajos de la gasolina del DOE, que supone un precio promedio de $2.33 por galón en los próximos 10 años, se espera que los consumidores ahorren muchos miles de dólares durante un período de propiedad típico, o la mayoría del ahorro proyectado por CR.

Sam Abuelsamid, el principal analista de investigación de Guidehouse Insights, una empresa que monitorea las tendencias de la industria automotriz, señaló que de acuerdo con los precios promedio nacionales de la electricidad, la mayoría de los consumidores saldrían ganando con un EV, aunque no necesariamente tanto, dependiendo del modelo.

“En resumen, con los precios actuales de la gasolina, el argumento a favor de los ahorros en los costos de operación es complicado si se comparan vehículos de tamaño similar con algunas de las opciones de tren de potencia más eficientes”, explica. "Si gravamos el combustible con más impuestos, definitivamente inclinaría la ecuación en la dirección de los EV".

Punto óptimo de carga en casa

CR descubrió que, aunque los EV de mayor alcance permiten a la mayoría de los propietarios de vehículos eléctricos cargar más en casa, donde presuntamente costaría menos que en una estación de carga pública, los automóviles con un alcance de 250 millas se encontraban en el “punto óptimo” más adecuado para ahorrar dinero. Con ese alcance, el 92% de la carga puede hacerse en casa, y se requieren solo 6 paradas en una estación de carga pública por año. Los vehículos con alcances superiores a las 300 millas agregan aproximadamente un 20% al costo del vehículo y al peso de la batería, mientras que solo disminuyen la cantidad de carga pública necesaria en un 2%. Los alcances por debajo de las 200 millas aumentaron significativamente la cantidad de cargas públicas más costosas que probablemente se requieran, a un total de 11 sesiones de carga por año para un EV de 200 millas de alcance y a 20 sesiones de carga para un modelo de 150 millas de alcance. Actualmente, la mayoría de los EV en el mercado ofrecen más de 200 millas de alcance.

Aún así, los precios de compra más altos y la falta de acceso a la carga en el hogar pueden hacer que muchos consumidores eviten los EV. Aunque las ventas han ido en aumento desde que aparecieron los primeros modelos viables en los Estados Unidos, las ventas de híbridos enchufables y eléctricos puros siguen siendo solo una pequeña parte del mercado.

Según Abuelsamid y otros expertos, para que los consumidores adopten los EV con más entusiasmo, deben suceder algunas cosas. En primer lugar, necesitan ser menos costosos, un escenario que podría convertirse en realidad a medida que bajen los precios de las baterías. En segundo lugar, la carga debe ser mucho más conveniente, expresa.

“Hoy en día es funcional si vives en una casa unifamiliar con acceso a un cargador en la entrada para el automóvil o en el garaje, pero si dependes del estacionamiento en la calle o vives en una vivienda de varias unidades, no es práctico”, explica. "La recarga con un cargador público de nivel 2 (240V) toma demasiado tiempo".

Los cargadores de nivel 2 son los que se encuentran normalmente en los entornos residenciales y su uso es menos costoso que el de los cargadores rápidos de corriente continua (DC en inglés), que generalmente se encuentran en estaciones de carga públicas y pueden cargar un vehículo en 30 a 45 minutos. Los cargadores DC cuestan dos o tres veces más.

Modernizar la red

Un beneficio adicional de la carga de combustible de los EV es su impacto potencial en la red eléctrica del país. Donald Hillebrand, director de la división de sistemas de energía del Argonne National Laboratory, dice que actualmente el uso menos intensivo de electricidad por la noche significa apagar las plantas eléctricas.

“La red es una herramienta gigantesca que está al máximo durante el día y al mínimo durante la noche”, explica. "Es ineficiente porque cuenta con todos estos equipos que no funcionan durante toda la noche y no generan ingresos".

Los datos de Argonne muestran que los estadounidenses han aprendido a utilizar la electricidad en momentos en que la demanda es baja y las tarifas son menos costosas. Durante la década de 1980, los consumidores utilizaron un promedio de 3,000 horas de la electricidad más costosa. Durante la última década, ese número se redujo a 1,000 horas debido a que el consumidor promedio ha distribuido su carga eléctrica para ahorrar dinero.

Hillebrand dice que es probable que la red crezca y se modernice a medida que se generalice el uso de los EV, no solo por el impulso de los EV, sino porque hay muchas otras tecnologías alimentadas por baterías en las que la gente confía. Explica que a medida que más personas utilicen la red para recargar las baterías de diversos productos, es probable que los precios diurnos y nocturnos se equilibren, haciendo que la carga de los vehículos eléctricos sea menos costosa durante el día, y agrega que también es probable que haya una adopción más generalizada de los paneles solares domésticos y las baterías de almacenamiento eléctrico dado que los consumidores buscan nuevas formas de reducir sus costos de electricidad.

“La gente va a querer paneles solares y baterías de almacenamiento sin importar si hay o no un EV estacionado en la entrada”, dice. "Pero es algo que podría ser de gran ayuda para las ventas de los EV y viceversa".