tu puntaje de crédito

Tu calificación crediticia puede afectar enormemente tus finanzas. Tener una calificación baja puede significar que termines pagando hasta $5,000 más por un préstamo para auto en comparación a lo que pagarías si tuvieras un puntaje alto. Peor aún: una calificación baja puede hacer que te sea más difícil obtener un préstamo.

Sin embargo, según una encuesta reciente entre aproximadamente 1,500 consumidores realizada por U.S. News & World Report, muchos estadounidenses están mal informados sobre sus calificaciones crediticias y, en especial, sobre cómo mejorarlas.

MÁS INFORMACIÓN

Menos de la mitad de los encuestados sabía, por ejemplo, que realizar pagos puntuales de manera coherente tiene un gran impacto positivo en su calificación. Un 49% no estaba seguro de si es necesario mantener un saldo en la tarjeta de crédito para mejorar su puntaje (no lo es).

Y cerca de una cuarta parte de las personas encuestadas creía que las personas con mayores ingresos automáticamente tienen un puntaje más alto que las que no ganan tanto dinero. En realidad, no se tienen en cuenta los ingresos para determinar la calificación crediticia. Se trata de cómo administras el dinero que tienes. 

La marca de calificación crediticia utilizada en más del 90% de las decisiones de crédito del consumidor, la calificación FICO, por lo general, oscila entre un mínimo de 350 y un máximo de 850. Los buenos puntajes comienzan entre 650 y 700.

Si tu calificación es más baja de lo que te gustaría, vale la pena aprender cómo mejorarla. Solo ten en cuenta que, según la razón de la baja calificación, podría tomar entre 12 y 24 meses mejorar, dice Bruce W. McClary, vicepresidente de comunicaciones de la Fundación Nacional para el Asesoramiento Crediticio, un grupo que representa a agencias de asesoría crediticia sin fines de lucro.

Puedes acelerar el proceso con solo inscribirte en un programa de gestión de deuda y mantener pagos puntuales de manera constante, "pero no hay una solución instantánea", dice.

Cómo mejorar tu calificación crediticia

  1. Paga tu tarjeta de crédito y otras facturas a tiempo. El 35% de la calificación FICO está determinada por tu historial de pagos, que es la frecuencia con la que pagas a tiempo. Es mejor pagar el mínimo todos los meses que atrasarse.

  2. Revisa tus informes de crédito. Solicita un informe crediticio gratuito de una agencia de informes distinta cada 4 meses a través de AnnualCreditReport.com. Las consultas de crédito "a la fuerza" (de un posible prestamista y otros con tu permiso) pueden reducir ligeramente tus calificaciones, pero no hay ninguna penalización por revisarlo uno mismo. 

  3. No solicites muchas tarjetas de crédito a la vez. A diferencia de solicitar una hipoteca, un préstamo automotriz o un préstamo estudiantil, solicitar varias tarjetas de crédito genera múltiples "consultas a la fuerza" sobre tu historial crediticio y puede afectar negativamente tu calificación. 

  4. No abras demasiadas cuentas de crédito nuevas a la vez. Al hacerlo, reduces la "edad" promedio de tus cuentas, lo que puede disminuir tu puntaje crediticio.

  5. No canceles las tarjetas no utilizadas (a menos que debas pagar una tarifa anual). Parte de tu calificación depende del coeficiente de crédito utilizado en relación con el crédito total disponible. Eliminar una tarjeta reduce tu línea de crédito y puede aumentar el coeficiente, lo que puede perjudicarte.

  6. Mantén bajo los saldos de crédito. Es inteligente mantener un saldo de crédito variable por debajo del 10% de tu crédito disponible total. Una proporción más alta indica un riesgo de crédito elevado. "Si utilizas tu límite total o estás cerca del límite, tu coeficiente se verá reflejado negativamente, lo que, a su vez, afectará negativamente tu calificación crediticia", dice Katie Ross, gerente de Educación y Desarrollo de American Consumer Credit Counseling, una organización sin fines de lucro que ofrece orientación a los consumidores y tiene su sede en Boston. 

  7. Mantén una variedad de tipos de crédito.  El pago correcto de, por ejemplo, un préstamo automotriz, un préstamo estudiantil y las facturas de las tarjetas de crédito durante el mismo período demuestra que puedes mantener diferentes tipos de crédito. Esto representa el 10% de tu calificación.

  8. Pagar las deudas que pasaron a cobranzas. La mayoría de las versiones actuales de la calificación FICO ignoran las cobranzas con un saldo de cero.

  9. Ten cuidado al mantener saldos altos. Si, por ejemplo, pagas todo con una tarjeta de recompensas por los puntos, empieza a usar efectivo o una tarjeta de débito por un par de meses antes de solicitar un nuevo crédito. Los prestamistas no pueden saber por tu puntaje si pagas totalmente tus saldos todos los meses. Pero si pueden ver gracias a tu calificación crediticia, que estás cargando mucho en tus tarjetas en relación a tu límite de crédito. Eso puede interpretarse de forma negativa. 

  10. Obtén un préstamo personal para pagar la deuda de la tarjeta de crédito. Puedes mejorar tu calificación crediticia si solicitas un préstamo personal para pagar tu deuda de tarjeta de crédito. También es probable que la tasa de interés del préstamo sea más baja que la tasa de interés de las tarjetas de crédito.

  11. Obtén una tarjeta de crédito asegurada luego de una quiebra. Si has estado en quiebra, comienza a completar tu informe crediticio con buen crédito. El uso de una tarjeta de crédito asegurada (que esté vinculada a una cuenta de ahorros bancaria) puede ser una forma efectiva de reconstruir tu crédito. Una quiebra tendrá un impacto menor en tu calificación con el paso del tiempo, siempre y cuando no dejes de pagar los préstamos nuevos. Sin embargo, ten en cuenta que las quiebras conforme al Capítulo 7 y el Capítulo 13 permanecen en tu informe crediticio hasta por 10 años.

  12. Considera obtener un poco de ayuda de datos alternativos. Los consumidores con calificaciones no tan brillantes ahora pueden conseguir que los prestamistas tengan en cuenta otros indicadores de responsabilidad fiscal, como los pagos regulares de servicios públicos o hipotecas. Experian Boost permite que los consumidores den acceso de solo lectura de la información de la cuenta bancaria a Experian para mostrar sus historiales de pago. El servicio solo tiene en cuenta la información positiva y se puede desactivar a discreción del consumidor. (Un nuevo servicio similar, UltraFICO, se enfoca en qué tan bien maneja su dinero el consumidor, teniendo en cuenta cosas como mantener un saldo en los ahorros y evitando cheques sin fondos). Es probable que la ventaja no sea grande, pero potencialmente puede ayudar con el puntaje crediticio de muchos consumidores.  

Inscríbete para recibir Lo último - nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.