Las señales típicas de la gripe, como fiebre, escalofríos y tos, pueden hacer que un caso de esta enfermedad viral sea difícil de distinguir de otras enfermedades respiratorias, como los resfriados y COVID-19. Pero la gripe también puede provocar algunos síntomas inesperados, como problemas estomacales y conjuntivitis, que tal vez no te des cuenta de que están relacionados.

En un estudio de 2018 publicado en Journal of the American Geriatrics Society, los investigadores descubrieron que los adultos mayores que acudían al hospital y daban positivo en la prueba de la gripe tenían menos probabilidades de mostrar las señales clásicas de una enfermedad similar a la gripe que los adultos más jóvenes.

Con la gripe y el COVID-19 circulando, es importante que consultes a tu médico incluso si tus síntomas son leves, en caso de que necesites una prueba para una o para ambas. "Si te preocupa una de estas enfermedades, tienes que preocuparte por la otra", dice la doctora Kavitha Prabaker, profesora clínica adjunta de la división de enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina David Geffen de la UCLA. En este artículo, los expertos explican cómo detectar y tratar la gripe cuando tiene un aspecto poco habitual.

Síntomas menos comunes de la gripe

Incluso las primeras fases de la gripe pueden no ser exactamente como se espera, dice el doctor William Schaffner, profesor de medicina preventiva y enfermedades infecciosas en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee.

Tradicionalmente, una infección de gripe no comienza con síntomas respiratorios, sino con la aparición repentina de fiebre junto con alguna combinación de escalofríos, dolores de cabeza, dolores musculares y articulares y malestar general. La tos, el dolor de garganta y la secreción nasal podrían no aparecer sino hasta más tarde, dice Schaffner. Estos son otros síntomas menos típicos de la gripe.

Problemas gastrointestinales: Las náuseas, la diarrea y los vómitos son más frecuentes en los niños. Pero también pueden ocurrir en adultos mayores, dice Schaffner. Estas mismas señales pueden presentarse en un caso de COVID-19.

Conjunctivitis: Muchos virus, incluyendo el de la gripe, pueden provocar conjuntivitis; es decir, lagrimeo, ardor y enrojecimiento de los ojos. No es el síntoma más común de la gripe. pero puede ser tan molesto que podría llevarte a pasar por alto un caso de gripe si prestas atención a tus ojos y no a la tos, dice Schaffner.

Fiebre baja o inexistente: Los adultos mayores tienen menos probabilidades de presentar fiebre (o fiebre alta) que los adultos jóvenes con gripe. En un estudio de 2015 publicado en la revista Influenza and Other Respiratory Viruses con 184 adultos mayores que fueron hospitalizados con gripe, el 22% nunca presentó temperaturas de 99 °F o superior. La ausencia de fiebre alta, o de cualquier nivel de temperatura, no descarta la posibilidad de un caso de gripe.

Síntomas vagos, como la pérdida de apetito: A veces, las señales de la gripe (u otras infecciones) incluyen síntomas ambiguos como la pérdida de apetito o una sensación de fatiga inusual, sobre todo en las personas mayores. Este tipo de señales, que también pueden incluir la confusión o la desorientación, a veces los nota primero el acompañante o el cuidador de la persona, dice Prabaker. Si pierdes el apetito o te sientes anormalmente débil, cansado o con malestar general, consulta a tu médico.

Complicaciones menos comunes

La neumonía bacteriana es una de las complicaciones graves más comunes de la gripe, pero el virus también puede afectar a otras partes del cuerpo de forma grave. En un estudio realizado en 2020 sobre casi 90,000 casos de gripe y publicado en la revista Annals of Internal Medicine, las tasas de episodios cardíacos graves, como la insuficiencia cardíaca, oscilaban entre el 12% de los adultos de 65 a 74 años y casi el 18% de los adultos de 85 años en adelante. Y también pueden producirse derrames cerebrales, enfermedades renales y complicaciones neurológicas.

No es probable que estas complicaciones sean los primeros síntomas de la gripe, pero son una de las razones por las que es importante diagnosticar un caso de gripe a tiempo. Cuando se trata a tiempo con medicamentos antivirales como el oseltamivir (Tamiflu y genérico), la probabilidad de una enfermedad grave es menor. La vacuna contra la gripe también reduce el riesgo de sufrir efectos graves del virus. No es demasiado tarde para recibir la vacuna.

Nota del editor: Este artículo también apareció  en la edición de enero de 2022 de Consumer Reports On Health.