Cuando los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomendaron por primera vez que todos usaran una mascarilla de tela en público en abril de 2020, no había suficientes mascarillas N95 altamente protectoras para todos. Durante muchos meses, mientras el COVID-19 se extendía por todo el país, la agencia recomendó que las personas guardaran las N95 para los trabajadores de la salud que las necesitaban en el trabajo.

Sin embargo, en 2022, las mascarillas N95 son abundantes y una nueva variante del virus COVID-19, Ómicron, es incluso más contagiosa que su predecesora, la variante Delta. Un respirador que se ajuste bien, como un N95, brindará el nivel más alto de protección contra el COVID-19 y es una opción razonable para muchas personas, indican ahora los CDC. La segunda mejor opción para protección la brindan los respiradores KN95 con un buen ajuste (respiradores que cumplen con los estándares de protección de China; más información a continuación) y luego las mascarillas quirúrgicas desechables bien ajustadas, dice la agencia, seguidas de mascarillas de tela finamente tejida en capas. Las mascarillas de tela con un entretejido holgado o mal ajustadas ofrecen la menor protección. 

Si bien las mascarillas de tela aún pueden ser útiles cuando se superponen con otras mascarillas para mayor protección, indica el director científico de Consumer Reports, James Dickerson, PhD, "el uso de mascarillas de tela por sí solo ya no es una táctica aceptable". Es hora de actualizarte, incluso si estás vacunado.

La evidencia sobre las mascarillas

Un hecho verídico: "Cualquier mascarilla es mejor que ninguna", dice Jose-Luis Jimenez, PhD, científico de aerosoles de la Universidad de Colorado Boulder.

Aun así, las mascarillas de tela generalmente no funcionan tan bien como las mascarillas fabricadas para entornos médicos, incluyendo las mascarillas quirúrgicas y las N95, según un estudio del 2020 publicado por los CDC

Por ejemplo, las mascarillas de tela cuyo rendimiento cumple con los estándares de ASTM para cubiertas faciales con fines no médicos, que se desarrollaron para ayudar a los consumidores a decidir qué mascarillas faciales de este tipo son más efectivas. El estándar de Nivel 1 significa que la mascarilla filtra al menos el 20% de todas las partículas en el aire de menos de 1 micrómetro, mientras que el estándar de Nivel 2 significa que la mascarilla filtra al menos el 50% de esas partículas. 

Compara eso con una N95, la cual debe cumplir con un estándar del Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH, por sus siglas en inglés) de filtrar al menos el 95% de las partículas de aproximadamente 0.3 micrómetros de diámetro. Este nivel de filtración atrapa efectivamente las partículas en el aire que pueden propagar el COVID-19.

No se requiere que las mascarillas quirúrgicas brinden los mismos niveles de protección que las N95, pero en general superan a las mascarillas de tela regulares. En una prueba controlada aleatoria realizada en varias comunidades de Bangladesh y publicada en la revista Science, las mascarillas quirúrgicas parecieron brindar una mayor protección contra el COVID-19 que las mascarillas de tela, de acuerdo a uno de los científicos que realizó el estudio, Stephen Luby, MD, profesor de medicina (enfermedades infecciosas) en la Universidad de Stanford en California.

El menor nivel de protección que brindan las mascarillas de tela es aún más importante ahora que en las fases anteriores de la pandemia. De acuerdo a los últimos datos, casi todas las infecciones por COVID-19 en los Estados Unidos se deben a la variante Ómicron que es altamente contagiosa. Por lo tanto, incluso si estás vacunado, es importante que uses una mascarilla, especialmente si tú o alguien con quien vives o trabajas no está vacunado (como un niño pequeño) o tiene un alto riesgo de complicaciones por COVID-19.

Consejos para mejorar tu mascarilla

Esto es lo que debes hacer para mejorar el uso de mascarillas.

Asegúrate de que te quede cómoda. Sin importar la mascarilla que elijas, asegúrate de que sea algo que puedas usar cómodamente con regularidad. "Yo podría crear la mejor mascarilla del mundo, pero si es muy incómoda, la gente simplemente no la usará", dice el doctor AJ Prussin, PhD, científico investigador en el departamento de ingeniería civil y ambiental de Virginia Tech en Blacksburg. 

Comprende qué tipos de mascarillas hay. Por ahora, las N95 y KN95 son muy conocidas. Pero conocer las diferencias entre ellas puede ayudarte mientras consideras cómo mejorar el uso de mascarillas.

Un respirador N95, como se llama técnicamente, obtiene esa designación según los requisitos de rendimiento y fabricación del Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH). Debe filtrar al menos el 95% de las partículas muy pequeñas. El N95 está diseñado como una mascarilla para el lugar de trabajo, por lo que los estándares de NIOSH están destinados a garantizar que brinde la protección adecuada en el trabajo. Para mantener esa certificación, se requiere un control de calidad regular, explica Anne Miller, directora ejecutiva del Proyecto N95, una organización sin fines de lucro que abastece de mascarillas confiables y de alta calidad y otros equipos de protección personal (PPE) a los trabajadores de la salud y al público en general. 

Otros tipos de respiradores, como el KN95 (de China), están sujetos a los estándares de rendimiento de su país. Al igual que los N95, los KN95 deben poder filtrar el 95% de las partículas pequeñas. Pero no están tan regulados como los N95, dice Miller, ya que requieren una certificación única en lugar de un escrutinio continuo. Y según los CDC, alrededor del 60% de los KN95 que NIOSH evaluó durante 2020 y 2021 no cumplió con los estándares que se afirmaba.

Aun así, si puedes confirmar que son auténticos (lee los consejos a continuación), estos respiradores o los de alto rendimiento similares (como los KF94 coreanos) proporcionarán algunos de los niveles más altos de protección, dice Prussin. 

Y recuerda, también puedes buscar otro tipo de dispositivos que brinden una protección equivalente o mejor que un N95. Una buena opción, dice Jiménez, es un respirador elastomérico. Su apariencia puede parecer sacada de una serie de ciencia ficción, pero estos dispositivos, algunos de los cuales también están regulados por NIOSH y que pueden utilizarse como PPE en el lugar de trabajo, pueden ser muy eficaces, sobre todo porque pueden ser más fáciles de colocar correctamente. En un estudio pequeño publicado en marzo en JAMA Network Open, se descubrió que al realizar una CPR simulada, una actividad extenuante que requiere mucho movimiento, las mascarillas de respiración elastoméricas tenían menos fugas y protegían mejor al personal sanitario que las N95.

Una ventaja importante: a diferencia de las mascarillas médicas desechables, los respiradores elastoméricos se pueden limpiar y reutilizar. Sin embargo, si optas por uno de estos, asegúrate de que no tenga una válvula de exhalación sin filtro, lo que permitiría que tu aliento se escape sin filtrar y podrías poner en peligro a otras personas si estás infectado. 

Duplica tu protección. Antes que usar cualquier mascarilla de tela o mascarilla quirúrgica por sí misma, dice Prussin, es mejor usar una mascarilla de tela sobre una mascarilla quirúrgica bien ajustada. Recomienda buscar una mascarilla quirúrgica que cumpla con los estándares de ASTM, que debe proporcionar un nivel mínimo de filtración. (Más sobre esto a continuación). 

Busca que quede bien ajustada. Aunque es posible que muchas mascarillas de tela no funcionen tan bien como las mascarillas médicas, actualizar tu mascarilla va más allá del material del que está hecha. Una mascarilla de tela bien ajustada hecha de al menos 3 capas de tela de tejido apretado (con la capa intermedia siendo un tipo diferente de tela), probablemente superaría en rendimiento a una mascarilla quirúrgica que tiene espacios en los lados y se desliza constantemente hacia abajo por la nariz, dice Jiménez. 

Eso es porque el aire toma el camino de menor resistencia. "Cualquier espacio entre la cara y la mascarilla anula el objetivo, porque al aire le resulta mucho más fácil atravesar esos espacios en lugar de atravesar la tela de la mascarilla", dice Jiménez. Este es un problema potencial incluso con respiradores N95, KN95 y KF94 altamente efectivos, pero mal ajustados.

Hay una serie de estrategias que puedes utilizar para conseguir un mejor ajuste, como usar dos mascarillas, el uso de un soporte o un ajustador de mascarillas, o puedes anudar estratégicamente las bandas en las orejas. Para obtener más información sobre cómo ajustar mejor tu mascarilla, mira nuestra guía aquí

Según cada forma y tamaño de cara, puede necesitarse un tipo diferente de mascarilla. Si compras un tipo de mascarilla y descubres que no te queda bien y que no puedes adaptarla de manera tal que no haya espacios abiertos, no te rindas. Prueba otra marca o estilo. 

Compra con inteligencia. Es una buena idea buscar las normas ASTM no solo cuando vas a comprar una mascarilla de tela, sino también cuando vas a comprar una mascarilla quirúrgica. Los fabricantes de mascarillas quirúrgicas pueden fabricar productos que cumplen con las normas ASTM para el material utilizado, lo que garantiza ciertos niveles de filtración y transpirabilidad. (Estos son estándares diferentes de los que se utilizan para evaluar mascarillas de tela y mascarillas no médicas). Busca mascarillas que tengan la etiqueta ASTM Nivel 1, 2 o 3. De todos modos, deberás asegurarte de que la mascarilla se ajuste bien a tu rostro, ya que la certificación se aplica solo al material del filtro de la mascarilla y no a su rendimiento general.

Los protectores faciales KN95 falsificados o equivalentes, o los productos que no cumplen con los estándares estadounidenses o internacionales, han sido un problema durante la pandemia. Pero existen algunas fuentes confiables, incluida esta lista de productos probados por el National Personal Protective Technology LaboratoryProject N95 es otro recurso. Y aunque la FDA revocó sus autorizaciones generales de uso de emergencia para varios tipos de equipos de protección personal en 2021, la lista de productos que recibieron las autorizaciones también es un buen lugar para buscar, dice Miller. 

Si encuentras un producto en un sitio como Amazon y no estás seguro de que sea auténtico, Dickerson de Consumer Reports recomienda que, en lugar de ponerlo directamente en tu carrito, intentes buscar el sitio independiente de la marca. Busca lo que se dice sobre las pruebas que realizaron y los estándares que cumplieron. Ten cuidado con un sitio que ofrece poca evidencia sobre la efectividad de sus mascarillas. Otra buena práctica es asegurarse de comprarle directamente a un fabricante o directamente a un vendedor autorizado de un producto, como la tienda oficial de esa marca en Amazon o eBay.