Con la variante Ómicron que se extiende por los Estados Unidos, muchos estadounidenses confían en las pruebas para saber si ese dolor de garganta es por COVID-19 y si esa exposición en el trabajo produjo una infección activa. Hasta hace poco, las pruebas de antígenos realizadas en casa, como BinaxNow, que pueden ayudar a responder a esas preguntas de forma rápida y sencilla, eran caras (por lo general, al menos $10 por prueba) y a menudo estaban fuera del alcance. 

Esta semana, sin embargo, eso debería empezar a cambiar. Cualquier persona en los Estados Unidos puede pedir ahora un total de cuatro pruebas por hogar a través de COVIDtests.gov. El Servicio Postal de los Estados Unidos te enviará las pruebas directamente a la puerta de tu casa de forma gratuita. 

Para las muchas personas que necesitan más pruebas, las aseguradoras de salud privadas ahora deben cubrir el costo de hasta ocho pruebas de antígenos en casa por persona, al mes, a partir del 15 de enero. Lo que tienes que hacer exactamente para obtener esas pruebas sin costo alguno variará en función de tu plan de seguro. (Las pruebas PCR y las pruebas rápidas ordenadas o administradas por un proveedor de salud siguen estando totalmente cubiertas por el seguro).

"Hay mucha confusión sobre cómo se desarrollará esta iniciativa", dice Caitlin Donovan, portavoz de la National Patient Advocate Foundation en Washington, D.C. "Gran parte de ello depende de los planes de salud individuales, y la mayoría están ahora luchando por desarrollar una estrategia". 

Esto es lo que debes saber.

Lo fundamental

Las nuevas normas federales ofrecen a las compañías de seguros algunas opciones. Si tu aseguradora establece una red de farmacias y comercios, deberías poder obtener las pruebas en uno de esos establecimientos de la red sin costos iniciales. Esto podría implicar llevar las pruebas al mostrador de la farmacia y hacer el pago con la tarjeta del seguro. Si compras las pruebas en un establecimiento fuera de la red, puedes presentar una solicitud de reembolso de hasta $12 por prueba. Si tu aseguradora no establece una red de establecimientos, tendrá que reembolsarte el costo total de las pruebas cubiertas.

Hay algunas advertencias. Tu aseguradora no está obligada a cubrir el costo de las pruebas que te exigen en tu empresa o centro de estudios. La política de reembolso tampoco se aplica a las personas sin seguro privado. Las personas con Medicaid deben ponerse en contacto con la oficina de Medicaid de su estado para conocer los detalles de la cobertura de las pruebas de COVID-19 en casa, y las personas inscritas en un plan Medicare Advantage deben consultar con su plan para obtener más información. Los beneficiarios de Medicare y las personas que no tienen seguro médico siguen teniendo derecho a las pruebas gratuitas en persona (con algunas restricciones), pero no están incluidas en las nuevas normas sobre las pruebas en casa.

Otro reto es la actual escasez nacional de pruebas caseras de antígenos COVID-19. Lindsay Dawson, directora de políticas de salud de Kaiser Family Foundation, analizó la disponibilidad de las pruebas rápidas caseras durante la semana del 3 de enero y encontró que las pruebas estaban disponibles en los sitios web de seis grandes minoristas menos del 10% del tiempo. 

"Está muy bien que las puedas conseguir gratis, pero primero tienes que encontrarlas", dice. 

Cómo obtener una prueba cubierta

Aunque las normas federales exigen que las aseguradoras cubran hasta ocho pruebas al mes, los detalles se dejan en manos de cada compañía de seguros. Esto significa que los consumidores tienen que consultar con su plan de salud para saber exactamente cómo se cumplen los requisitos federales. Consulta el sitio web de tu aseguradora; muchas han publicado instrucciones o preguntas frecuentes para encontrar pruebas cubiertas o conseguir el reembolso de éstas. 

"El éxito de esta nueva política depende de la rapidez con la que las aseguradoras puedan poner en marcha procesos que faciliten a los consumidores la compra de pruebas COVID-19 a domicilio sin costos iniciales", afirma Katie Keith, directora de Keith Policy Solutions, una consultora de atención médica para fundaciones y organizaciones sin fines de lucro, y profesora adjunta de derecho en la Universidad de Georgetown, en Washington, DC. "Tomará un poco de tiempo para que todo esto funcione. Al principio será complicado".

Al principio, mientras las aseguradoras trabajan en la creación de redes de establecimientos en línea y en persona en las que los afiliados pueden recoger los kits de pruebas en casa sin costos iniciales, es probable que se generalice un proceso más laborioso: presentar los recibos para el reembolso. Algunas cadenas de farmacias nos han informado de que están ultimando los detalles con determinadas aseguradoras para que los clientes puedan obtener pruebas gratuitas presentando su tarjeta de seguro, pero que, mientras tanto, hay que esperar que se paguen las pruebas en la caja registradora y se presenten las solicitudes de reembolso.

Navegar por las normas de tu aseguradora

Hemos realizado una comprobación al azar de las políticas actuales de una muestra de aseguradoras para obtener las pruebas rápidas de COVID-19 en casa. Muchas de ellas no ofrecen muchos detalles; actualizaremos este artículo a medida que las aseguradoras aclaren y, tal vez, agilicen sus procesos. 

Asegúrate de consultar con tu plan de salud para saber qué se necesita. Como nos dijo un portavoz de Blue Cross Blue Shield, "las cosas evolucionan en tiempo real".

Los miembros de Aetna deben presentar una solicitud de reembolso. En la mayoría de los casos, las pruebas tendrán cobertura de los beneficios de farmacia de los afiliados. La empresa dijo que está actualizando sus procedimientos sobre cómo presentar reclamaciones para las pruebas de COVID-19 sin receta que se hayan comprado a partir del 15 de enero.

Cigna ha publicado un nuevo formulario de reclamación del kit de prueba COVID-19 de venta libre en su centro de recursos sobre el coronavirus. Los afiliados deben completar el formulario de reembolso y asegurarse de incluir el producto/marca del kit de prueba, el propósito de la prueba, la información sobre el asegurado y una copia del recibo de compra que muestre la fecha de compra y los cargos.

Humana dice que sus afiliados pueden comprar las pruebas de COVID-19 en una farmacia de la red sin ningún costo inicial, pero advierte que, dado que el proceso es tan nuevo, es posible que la farmacia no esté preparada para procesar los kits de pruebas a través de tu seguro. Los afiliados también pueden comprar las pruebas y enviar un recibo detallado junto con un formulario especial de reembolso a la dirección que figura en la tarjeta de afiliación. La tramitación de la reclamación puede tardar hasta 30 días, y el reembolso se enviará en forma de cheque a la dirección del domicilio que la empresa tenga registrada. 

Los afiliados de UnitedHealthcare con un logotipo de OptumRx en sus tarjetas de identificación de afiliado deberían poder obtener pruebas de COVID-19 de venta libre en casa sin costo inicial si las compran en una farmacia de Walmart, Rite Aid o Bartell Drugs. Los afiliados tendrán que mostrar su tarjeta de seguro en el mostrador de la farmacia. Si las pruebas se compran en un establecimiento diferente o en cualquier tienda en línea, los afiliados pueden presentar un recibo para obtener un reembolso de $12 en myuhc.com, o por medio de un formulario especial de reembolso.