Guía para recibir atención médica

Si eres como muchos estadounidenses, es posible que hayas consultado a un médico en persona en los últimos meses solo si fue absolutamente necesario.

Esto se debe a que, a mediados de marzo, por recomendación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid, médicos, dentistas, clínicas, instalaciones para pacientes ambulatorios y hospitales pospusieron o limitaron mucho la atención médica que no era de emergencia, en gran parte para preservar los recursos para la COVID-19 y mantener a los pacientes y al personal sanitario más seguros.

Y las personas que tenían otras preocupaciones diferentes a la  COVID-19 podrían haber evitado la atención médica en persona por temor a la exposición al virus.

La telemedicina llenó algunos de los vacíos. Sin embargo, casi la mitad de los estadounidenses dijeron que ellos o un miembro de su familia omitieron o pospusieron la atención médica debido a la pandemia de coronavirus, según una nueva encuesta de la Kaiser Family Foundation. Un nuevo análisis de los CDC sobre las visitas a la sala de emergencias encontró que estas  disminuyeron en aproximadamente un 42% entre finales de marzo y finales de abril, en comparación con el año anterior. 

Según la firma de datos de salud Epic, las pruebas preventivas de detección de cáncer, como las colonoscopias, disminuyeron hasta un 94% en los Estados Unidos en marzo. Las vacunas pediátricas también disminuyeron drásticamente y los médicos informan que han visto menos pacientes que no están relacionados con la COVID-19 en salas de emergencia por asuntos urgentes como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Sin embargo, en las últimas semanas, las visitas médicas en persona se han restablecido. Si bien las citas médicas en el consultorio disminuyeron en un 60% entre mediados de marzo y mediados de abril, para mediados de mayo estas fueron aproximadamente un tercio más bajas de lo normal, según los hallazgos de la Universidad de Harvard, el Commonwealth Fund y Phreesia, una empresa de tecnología de atención médica.

Y se espera que el número de citas aumente. Los CDC ya no recomiendan que los proveedores de atención médica pospongan las citas y procedimientos no urgentes y actualmente todos los estados permiten que se reanuden las cirugías electivas. Sin embargo, no existe un enfoque nacional global, por lo que la atención médica disponible puede variar según el proveedor, el tipo de servicio y el lugar en donde vives. 

Si no estás seguro de seguir adelante y realizarte una prueba de detección, un chequeo, un procedimiento o acudir a un consultorio lo primero que debes hacer es llamar al consultorio de tu médico, dice Patrice Harris, MD., presidente de la Asociación Médica Americana (AMA). "Están allí para ayudarte a decidir cuándo debes ir y qué puedes esperar", dice ella. "No tienes que tomar esa decisión tú solo".

Tu proveedor también puede ayudarte a determinar si en la actualidad es seguro para ti visitar a tu médico, según cuán común sea la COVID-19 en tu área y si tienes un alto riesgo de complicaciones por la infección, dice. 

Además, los proveedores han aprendido mucho en los últimos meses sobre cómo prevenir la propagación de la enfermedad en entornos de atención médica, dice David Cohn, MD., director médico y oncólogo ginecológico en el Centro Integral de Cáncer de la Universidad estatal de Ohio. "Es probable que actualmente los riesgos para la salud de cada paciente sean muy pocos".

Y puedes empear algunas estrategias de seguridad inteligentes propias. Esto es lo que debes saber sobre cómo recibir atención médica en la actualidad, en general, y en algunos casos específicos.

Qué esperar en el consultorio del médico ahora

Los proveedores e instalaciones de atención médica están tomando una serie de medidas para mantenerte a ti y a ellos mismos a salvo. Estas pueden diferir de estado a estado o incluso de comunidad a comunidad, por lo que es posible que desees llamar con anticipación para preguntar qué esperar y qué llevar.

También debes practicar las mismas precauciones de sentido común en un centro de salud como lo harías en otro lugar público, dice Cohn. Estas incluyen usar mascarilla y mantener una separación de 6 pies de distancia de los demás cuando sea posible, mantener las manos alejadas de la cara y lavarte las manos con jabón o usar desinfectante para manos después de tocar superficies como los botones del elevador y mostradores. (La mayoría de los consultorios médicos tienen desinfectante para manos).

Y es probable que puedas esperar lo siguiente:

Puedes "tener consultas" virtuales, al menos inicialmente. Durante la pandemia, muchos proveedores de atención médica recurrieron a la telesalud. Tu médico puede revisar los resultados de las pruebas, controlar una erupción cutánea o un tobillo hinchado o, con tu ayuda, controlar afecciones médicas crónicas como diabetes o presión arterial alta por medio del teléfono, tableta o computadora. En el futuro, algunos médicos continuarán ofreciendo telesalud para algunos cuidados, incluidos chequeos anuales y servicios de salud mental, según Jacqueline Fincher, MD., internista general en consulta privada en Thomson, Georgia y presidente del Colegio Estadounidense de Médicos (ACP). Consulta con tu aseguradora sobre la cobertura.

Las citas en persona pueden ser más difíciles de conseguir. Muchos consultorios están espaciando las citas y los procedimientos para limitar el potencial de una oficina llena y permitir más tiempo para la limpieza y desinfección entre pacientes. Muchos profesionales también pueden tener un retraso debido a la atención tardía y pueden tomar casos más urgentes primero.

Te realizarán un chequeo de COVID-19 con anticipación. El personal del consultorio puede hacerte preguntas por teléfono para determinar si puedes tener síntomas de la enfermedad antes de llegar. Algunas instalaciones pueden incluso requerir un control de temperatura antes de entrar.

Te pueden pedir que vengas solo. Debido a que los consultorios limitan el número de personas en ellas al mismo tiempo, es posible que te digan que no debes llevar ni a un amigo ni a un familiar a la cita. 

La sala de espera puede estar en el estacionamiento. Antes de tu cita, es posible que te pidan que esperes en tu automóvil, o que te dirijan inmediatamente a una sala de examen, en lugar de sentarte en una sala abierta con otros pacientes. 

Las mascarillas serán comunes. Debes usar una mascarilla mientas estés dentro del edificio y puedes esperar que el personal del consultorio haga lo mismo. El personal médico también puede usar otro equipo de protección personal al examinarte, incluyendo batas, protectores faciales y guantes.

Reprogramar exámenes médicos de detección no realizados

Si has omitido los exámenes de rutina como una mamografía, una colonoscopia o un control de la presión arterial o niveles de colesterol, no te asustes. Un retraso de varios meses está bien para la mayoría de las personas de riesgo bajo o normal, dice Cohn de OSU.

Sin embargo, dependiendo de tus riesgos para la salud y el nivel de COVID-19 en tu comunidad, es posible que desees avanzar en la programación de ese examen de detección de cáncer. "Los beneficios de la detección ahora superan los riesgos de infección para la mayoría de las personas", dice. Lo mismo ocurre con otros tipos de exámenes de detección, incluidos los controles anuales de colesterol y exámenes de la visión o la audición. 

Por supuesto, es posible que no puedas obtener una cita de inmediato. Los pacientes con mayor riesgo de enfermedad pueden tener prioridad sobre aquellos con menor riesgo. Por ejemplo, una mujer que porta una mutación BRCA o tiene antecedentes familiares de cáncer de seno puede programarse antes para la prueba de detección, dice Cohn. 

Si hay una larga espera, pregunta si hay alguna alternativa, dice Fincher en el Colegio Estadounidense de Médicos. Por ejemplo, si estás atrasado para una colonoscopia, una prueba de heces en el hogar, que detecta pequeñas cantidades de sangre o ADN de las células cancerosas que se desprenden de las heces, puede ser una forma confiable de detectar el cáncer colorrectal en algunas personas, dice ella.

Lidiando con la cirugía electiva retrasada

"Reiniciar las cirugías electivas será más como comenzar a mover gradualmente un atenuador de luz en lugar de solo presionar y 'encender' el interruptor", dice Alezander Onopchenko, MD., vicepresidente del departamento de cirugía del Centro Médico Regional AtlantiCare en New Jersey. Espera una fase inicial lenta, con centros de cirugía que operan a un volumen mucho más bajo durante un tiempo, dice.

Cuándo debes tener un procedimiento electivo pospuesto debido a la pandemia dependerá de factores como cuánto dolor o impedimento estás experimentando, o si esperar empeorará el problema o hará que el tratamiento sea menos exitoso, y qué otros problemas de salud podrías tener. 

Además, ten en cuenta que algunos centros de cirugía están priorizando pacientes y cirugías de bajo riesgo, por lo que si tienes 50 años de edad, es posible que puedas programar tu cirugía del túnel carpiano antes de lo que lo haría una persona de 75 años con hipertensión y diabetes que necesita un reemplazo total de cadera. Y es posible que debas esperar unos meses más para una cirugía que requiera que después pases tiempo en un centro de rehabilitación. 

Si tu cirugía está programada, pregúntale a tu médico si, debido al coronavirus, necesitas hacer algo diferente antes o después de tu procedimiento, dice Onopchenko. Antes de la cirugía, por ejemplo, algunos cirujanos pueden exigir a sus pacientes que se realicen una prueba para COVID-19, les pidan que usen una mascarilla en público y  sigan los lineamientos de distanciamiento social, o incluso el autoaislamiento por hasta dos semanas antes del procedimiento.

"Estos pasos ayudarán a garantizar que estés lo más saludable posible antes de la cirugía" dice. Después de la cirugía, actualmente algunos proveedores pueden optar por realizar controles de heridas y otros cuidados postoperatorios a través de telesalud.

Diferencias en el cuidado dental

El cuidado dental plantea algunos desafíos especiales porque el dentista y el higienista tienen que trabajar muy cerca de tu cara y porque el cuidado dental puede implicar el uso de instrumentos, tales como raspadores ultrasónicos, que pueden rociar gotas. Ambos pueden aumentar el riesgo de infección.

Es por eso que los CDC tienen lineamientos provisionales específicos para dentistas. Actualmente, la agencia recomienda que los dentistas traten a los pacientes solo después de evaluarlos para detectar la COVID-19 y sopesar los riesgos de retrasar la atención con aquellos con una posible exposición viral. 

Si estás buscando atención dental, puedes esperar una experiencia bastante diferente de cómo era antes de la pandemia, dice Kami Hoss, D.D.S., CEO de Super Dentists, un grupo dental en el sur de California.

Probablemente verás algunos de los mismos cambios que muchos consultorios médicos están implementando: "Las sillas de la sala de espera pueden estar separadas al menos 6 pies de distancia y puede haber menos material de lectura o juguetes en la sala de espera", dice Chad Gehanim DDS, presidente de la Asociación Dental Americana. "El personal dental usará equipo de protección personal adicional como protectores faciales, batas y mascarillas". 

Es posible que tu consultorio dental también quiera que completes un formulario de evaluación para asegurarse de que estés sano y realizan un control de tu temperatura antes de cualquier examen o procedimiento.

Algunos consultorios, como los consultorios de Hoss, han implementado estrategias de seguridad adicionales. Actualmente llevan "registros virtuales" donde los pacientes se sientan en sus autos, se registran para las citas en sus teléfonos inteligentes y reciben un mensaje de texto cuando es hora de ingresar al edificio.

Hoss, que atiende a muchos pacientes pediátricos, dice que se les pide a los padres de niños mayores que permanezcan en sus automóviles y luego se les hace una video conferencia para la cita. Sus consultorios también han introducido lámparas de desinfección ultravioleta en la oficina y dispositivos de succión de alta velocidad que se colocan sobre la boca del paciente para atrapar más saliva en aerosol. 

Puede que tengas que esperar para una revisión. "Aquellos que necesitan reemplazar coronas, rellenos o puentes, por ejemplo, pueden ser una prioridad sobre aquellos que solo necesitan una limpieza", dice Gehani.

Entonces, si necesitas posponer una limpieza durante unos meses más, asegúrate de practicar una buena higiene dental en el hogar, dice Hoss. "Cepillarse y usar hilo dental regularmente son las formas más importantes en que las personas pueden mantener sus dientes sanos en casa", dice.

El enigma del cuidado de los niños

Según los CDC, además de la vacuna contra la influenza, parece que, desde mediados de marzo hasta mediados de abril, muchos niños no recibieron la vacuna para el sarampión ni otras vacunas infantiles regulares.

No es sorprendente que los padres hayan estado evitando el consultorio del pediatra, pero la Academia Estadounidense de Pediatría está instando a los padres que no se atrasen con las citas médicas y las vacunas de sus hijos.  

"Lo que definitivamente no necesitamos en este momento es un brote de enfermedades prevenibles por vacunación como la tos ferina o el sarampión", dice Sally Goza, MD., presidente de la Academia Estadounidense de Pediatría. Y no omitas la atención necesaria, avisa a tu médico si tu hijo está enfermo, dice. 

También recomienda que, en lugar de esperar para programar una cita, pregunta qué está haciendo el consultorio de tu pediatra para mantener seguros a los niños y cuidadores. Además de hacer que los pacientes esperen en sus automóviles en lugar de en las salas de espera y programen visitas por enfermedades en diferentes momentos del día desde los controles de rutina y las vacunas, muchos pediatras programan tiempo adicional entre las citas para limpiar y desinfectar las superficies.

Ten en cuenta que, aunque tú y los niños mayores pueden usar mascarillas faciales, estas no se recomiendan para los menores de 2 años. 


Inscríbete para recibir Salud y Bienestar, el nuevo boletín mensual que te ofrece todo sobre salud, nutrición, condición física ¡y mucho más!  Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.