rapid antigen tests
Photo: Bryan R. Smith/Getty Images

La variante Ómicron está ahora muy extendida en los Estados Unidos, y con ella ha surgido una enorme demanda de pruebas de COVID-19. Las pruebas caseras son convenientes porque te permiten evitar ir a un centro de pruebas (que puede presentar largas colas o una sala de espera abarrotada), y producen resultados en minutos.

"Las personas están muy entusiasmadas y a la expectativa de estas pruebas", dice la doctora Larissa May, profesora de medicina de urgencias en la UC Davis de California. Pero abundan las preguntas sobre su precisión, y sobre cómo y cuándo son más útiles.

¿Qué tipo de pruebas caseras de COVID-19 me puedo realizar?

Actualmente existen 3 tipos de pruebas de COVID-19 para realizar en casa. Las que probablemente conozcas mejor son las pruebas rápidas de antígenos, como BinaxNow, que puedes adquirir en una farmacia o por Internet (al menos cuando hay suministros disponibles), y obtener los resultados en menos de una hora. 

También existen algunas opciones de pruebas moleculares caseras (que suelen ser más precisas que las pruebas de antígenos; más adelante encontrarás más información). Hay disponibilidad de pruebas de PCR, Pixel de LabCorp es un ejemplo, pero requieren enviar la muestra a un laboratorio y esperar el resultado. También existen pruebas moleculares caseras rápidas, de empresas como Cue y Lucira, pero son costosas y, por lo tanto, no están al alcance de la mayoría de las personas.

¿Cómo funcionan las pruebas de antígenos caseras?

Las pruebas de antígenos detectan las proteínas de la superficie del virus del SRAS-CoV-2 que provocan la respuesta del sistema inmunitario. Dado que solo reaccionan a las proteínas realmente contenidas en la muestra de la prueba, pueden dar un resultado falso negativo cuando los niveles del virus son bajos, como suele ocurrir, por ejemplo, cuando alguien está infectado, pero aún no ha empezado a mostrar síntomas.

Esto contrasta con las pruebas de base molecular, incluidas las pruebas PCR, que detectan el material genético de un virus. La acción de estas pruebas consiste en amplificar cualquier material genético existente en una muestra, hasta mil millones de veces, según Nathaniel Hafer, PhD, director de operaciones del Centro de Ciencias Clínicas y Translacionales, y profesor adjunto del programa de medicina molecular de la Facultad de Medicina de la UMass en Worcester (Massachusetts). "Esto permite que estas pruebas detecten cantidades extremadamente pequeñas de material genético en una muestra", afirma. "Este paso de amplificación las hace altamente precisas, ya sea que una persona tenga o no síntomas".

¿Son precisas las pruebas de antígenos caseras?

Sí. "Las pruebas de antígenos caseras son bastante precisas, especialmente si se tienen síntomas", dice Hafer. 

Aun así, tienen algunas limitaciones. Es más probable que las pruebas de antígenos den un falso negativo si estás infectado, pero aún no tienes síntomas. Esto se debe a que es posible que no puedan captar la baja carga viral de una infección por COVID-19 temprana o debilitada. Pero cuando eres sintomático, las pruebas de antígenos pueden ser un indicador razonable de si alguien puede transmitirla, dice May, al menos en el momento en que se hace la prueba. Sin embargo, hay que tener en cuenta que grupos como la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América (IDSA) han sostenido hasta ahora que ni las pruebas rápidas de antígenos ni las pruebas moleculares pueden tomarse como prueba definitiva de la infecciosidad de una persona.

La probabilidad de obtener un resultado falso en una prueba de antígeno también varía en función de la prevalencia de COVID-19 en una comunidad, según una revisión Cochrane de marzo de 2021. Cuando hay poco virus circulando en la zona, es más probable que un resultado positivo en una prueba de antígenos sea un falso positivo, y deberías confirmar tu resultado con una prueba PCR para evitar aislarte innecesariamente. Sin embargo, cuando circula mucho COVID-19, como ocurre en la mayoría de los lugares de los Estados Unidos en este momento, los investigadores descubrieron que hay un mayor riesgo de obtener un resultado falso negativo en una prueba de antígeno.

Las diferentes pruebas rápidas de antígenos disponibles tienen diferentes niveles de precisión. The Medical Letter, una publicación para médicos ofrece este gráfico que resume su precisión (PDF) basándose en los datos de los fabricantes de las pruebas. (El PPA, o porcentaje de acuerdo positivo, y el NPA, o porcentaje de acuerdo negativo, indican la tasa en la que los resultados de la prueba de antígeno coinciden con un resultado positivo y uno negativo de la PCR). Sin embargo, es necesario tener en cuenta que algunos estudios independientes sobre la exactitud de las pruebas han descubierto que esta puede ser inferior en el mundo real a la que indican los fabricantes en sus datos, al menos cuando se trata de la capacidad de una prueba para devolver un resultado verdaderamente negativo en alguien sin síntomas.

¿Cuánto cuestan las pruebas de antígenos caseras y dónde puedo conseguirlas?

Las farmacias como CVS, Walgreens, Walmart y otras venden pruebas de antígenos sin receta, generalmente en línea y en las tiendas. Los precios de un paquete de dos pruebas van desde los $20. La escasez es constante, por lo que es posible que tengas que buscar en cadenas de farmacias y en farmacias independientes para encontrar las pruebas. Algunas ciudades y estados están distribuyendo pruebas de antígenos caseras gratuitas, así que comprueba qué podría estar disponible cerca de ti.

El gobierno federal anunció en diciembre que pronto pondría en marcha un sitio que permitirá a los ciudadanos solicitar pruebas gratuitas. Ese sitio, COVIDTests.gov, empezará a aceptar pedidos de pruebas gratuitas el 19 de enero.

A partir del 15 de enero, las personas con seguro privado también podrán obtener kits de prueba de antígenos caseras en farmacias y tiendas minoristas de forma gratuita o con un descuento. El gobierno federal está incentivando a los planes de salud y a las aseguradoras para que establezcan una red de minoristas en todo el país donde los miembros del plan puedan hacerse pruebas sin costos iniciales. Tendrás que consultar con tu propio plan para conocer los detalles sobre dónde estarán disponibles estas pruebas. 

Si acudes a una farmacia o tienda que no está en la red de tu aseguradora para este programa, puedes comprar pruebas y que tu aseguradora te reembolse hasta $12 por prueba. Asegúrate de guardar el recibo para el reembolso.

Para saber cómo conseguir pruebas gratis, ve nuestro informe aquí.

¿Cómo uso una prueba de antígeno casera?

Las instrucciones exactas varían según la marca, así que asegúrate de leerlas detenidamente antes de hacerla. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan desinfectar la superficie sobre la que colocarás los componentes y lavarte las manos. Coloca todos los materiales en el kit de prueba antes de comenzar el procedimiento, como si estuvieras practicando la técnica del chef de "preparar lo que vas a usar", pero para un diagnóstico de enfermedad infecciosa en lugar de un platillo. 

Las pruebas consisten en frotar el interior de la nariz, y es crucial hacer esta parte correctamente, para obtener una buena muestra. Las instrucciones generalmente son las siguientes:

•  Inserta el extremo blando del hisopo hacia la parte de atrás de una de tus fosas nasales, menos de ¾ de pulgada.

• Mueve el hisopo con firmeza y lentamente en círculo alrededor de la pared interior de una fosa nasal al menos 4 o 5 veces, por un total de 15 segundos. Repite este proceso utilizando el mismo hisopo en la otra fosa nasal. 

Luego, coloca el hisopo que contiene tu muestra en contacto con algún componente de la prueba, como en un tubo de líquido que hayas abierto o contra una tarjeta que contiene una tira reactiva. Una vez que hayas terminado todos los pasos, tendrás que esperar el resultado. Ten cuidado de llevar la cuenta del tiempo, de acuerdo con lo que indican las instrucciones de la prueba. Los resultados no tendrán validez hasta un cierto tiempo, pero también dejarán de serlo si esperas demasiado. Las pruebas de CareStart y QuickVue, por ejemplo, deben leerse 10 minutos después de completar el procedimiento, pero dejan de ser válidas después de 15 minutos.

¿Debería también obtener muestras de la garganta?

Se ha difundido el consejo anecdótico de que si se sospecha de un caso de COVID-19, pero se obtiene un resultado negativo en una prueba de antígenos casera, se debe volver a realizar la prueba, pero esta vez tomando la muestra con hisopo de la garganta y en el interior de la nariz. La teoría en la que se basa este consejo es la siguiente: algunas pruebas  preliminares sugieren que la variante Ómicron comienza a replicarse más rápidamente en la garganta, y no en la nariz como las variantes anteriores. Esto significa que podrías tener más suerte para obtener un resultado positivo verdadero en una prueba en una etapa temprana del curso de una infección si se toma una muestra con hisopo de la garganta en lugar de la nariz, porque un hisopado de la nariz podría dar un resultado falso negativo durante más tiempo. 

En teoría, al menos, esta práctica tendría sentido, si tuviéramos pruebas que la respaldaran, dice el doctor Stephen Master, presidente de la Asociación Americana de Química Clínica (AACC) y jefe de la división de medicina de laboratorio de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania. Pero todavía no tenemos estudios que aborden la cuestión de la eficacia del hisopado de la garganta con las pruebas de antígenos que tenemos disponibles en Estados Unidos ahora mismo, que fueron diseñadas y autorizadas para utilizar el hisopado nasal.

“La preocupación es que hasta que no hagamos el experimento, no sabremos si tomar la muestra de la saliva o de la parte posterior de la garganta, resultaría en un mayor riesgo de un falso positivo o un falso negativo”, dijo Master. Los distintos fluidos biológicos, la saliva frente a la mucosidad de la nariz, por ejemplo, pueden tener efectos diferentes en el resultado de la prueba.

Al menos por ahora, la FDA ha desaconsejado el uso de un hisopado de la garganta con las pruebas rápidas autorizadas en Estados Unidos. 

Es algo urgente que los científicos tienen que estudiar rápidamente, dice Master, porque la variante Ómicron se está extendiendo con gran rapidez. Si el hisopado de la garganta es una estrategia mejor, dice, tenemos que saberlo cuanto antes para poder detectar antes los casos de Ómicron.

Mientras tanto, si te animas a probar el hisopado de garganta para compararlo con el resultado de un hisopado de nariz, ten cuidado. En el Reino Unido, donde las pruebas que combinan hisopados de garganta y nariz ya son comunes, el Ministerio de Salud Pública de Inglaterra aconseja tomar el hisopado de garganta y luego de nariz. Este es un vídeo con instrucciones paso a paso.

Si el resultado del hisopado de nariz es negativo, pero el de la garganta es positivo, ¿qué deberías hacer? "Lo vería de la misma manera que vería a alguien que tiene síntomas y aún su resultado no es positivo para un hisopado nasal", dice Master. Dado que la prevalencia de Ómicron es tan alta en este momento, es prudente que te comportes como si estuvieras infectado, al menos hasta que puedas volver a comprobarlo con pruebas de seguimiento.

¿Qué debería hacer yo después de un resultado positivo o negativo?

Si el resultado de tu prueba de antígeno es positivo, dado los altos niveles de virus circulando en la mayoría de los lugares de los Estados Unidos en este momento, puedes confiar en el mismo incluso si no tienes síntomas, por lo que deberías tomar las medidas de aislamiento recomendadas.

La orientación varía un poco en cuanto a cómo interpretar exactamente un resultado negativo de la prueba rápida de antígeno. Si tu resultado es negativo pero tienes síntomas de COVID-19, es relativamente sencillo: Según los CDCla IDSA, y Wolters Kluwer UpToDate, una herramienta para los médicos, deberías hacer un seguimiento con una prueba PCR para confirmarlo. Continúa aislándote como si dieras positivo hasta que obtengas el resultado.

Si el resultado de la prueba es negativo y no tienes síntomas, puedes estar tranquilo porque es menos probable que transmitas la afección en ese momento, sobre todo si estás vacunado. (UpToDate y los CDC dicen que las personas que no están completamente vacunadas y han tenido una exposición conocida o sospechosa al COVID-19, no tienen síntomas y su resultado de la prueba rápida de antígeno es negativa, deben confirmarlo con una prueba de PCR o cuarentena). Pero no significa necesariamente que no seas portador del virus, y que no darías positivo si repitieras la prueba al día siguiente.

"No te da un pase libre para asumir que no hay forma de que propagues el COVID", dijo Susan Butler-Wu, PhD, profesora asociada de patología clínica en la Universidad del Sur de California en Los Angeles, en una entrevista a principios de este mes a SciLine de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia. Esto ayuda a explicar cómo las personas pueden contraer el COVID-19 en eventos, como conciertos, que requieren pruebas rápidas negativas justo antes de la entrada.

Aun así, combinado con otras medidas de mitigación, como usar mascarilla y la ventilación, obtener un resultado negativo en una prueba rápida de antígenos justo antes de participar en un evento como una reunión familiar puede ayudar a proporcionar otra capa de protección a los asistentes. Te conviene hacerte la prueba lo más cerca posible del comienzo del evento, por ejemplo, en la puerta. May dice que los resultados negativos de la prueba rápida de antígeno también pueden proporcionar algunas garantías adicionales en entornos escolares donde, de nuevo, se usen otras medidas como la mascarilla y la ventilación.

¿Cómo deben almacenarse las pruebas caseras?

Mantener las pruebas a temperatura ambiente está bien. Un estudio en el Journal of Clinical Virology encontró que el almacenamiento de kits por encima de 86 °F o por debajo de unos 37 °F disminuyó la exactitud de las pruebas, pero la mayoría de los entornos domésticos son probablemente más templados que cualquiera de esos extremos. Ten en cuenta que los kits de prueba tienen fechas de caducidad, así que asegúrate de que el tuyo no haya expirado antes de utilizarlo.

 

— Reportaje adicional de Lauren F. Friedman