formas de gastar menos dinero

“Tienen la peor música de espera”.

Dije esa frase miles de veces desde la primavera pasada. Bancos. Aerolíneas. Compañías aseguradoras. Concesionarios de automóviles. Escuché suficiente Muzak como para no volver a viajar en ascensor en toda mi vida.

Todos en Consumer Reports comenzaron a trabajar desde casa cuando la pandemia del coronavirus arrasó en nuestra área. Primero, me puse a cocinar, hice tomates confitados y un revuelto peruano llamado “lomo saltado”. Luego comencé a ocuparme del montón de facturas y de correo que tenía en la cómoda del comedor. Ya sabes, los resúmenes de las tarjetas de crédito, las ofertas de una tasa hipotecaria más baja.

Los asuntos financieros siempre me resultaron abrumadores, así que los postergué: una mala estrategia. Pero decidí que ahora podía hacer mi trabajo habitual mientras estaba en espera con el servicio de atención al cliente desde el teléfono fijo y recibía llamadas del trabajo en el celular.

Fue tan aburrido como suena. Pero hasta el momento, ahorré o recuperé miles de dólares, principalmente gracias a la refinanciación de mi hipoteca. Bajé mi tasa de interés en casi un punto sin comisiones ni costos de cierre. Solo requirió unas doce llamadas telefónicas.

También pasé casi una hora sufriendo la música de espera de Delta para exigir un reembolso por un vuelo cancelado debido a las restricciones de viaje relacionadas con la pandemia. Me armé con los consejos de CR sobre cómo recuperar tu dinero. Resulta que no los necesité. La agente del servicio de atención al cliente me dijo, “sí, de inmediato”, cuando finalmente respondió.

Llamé a AmEx para preguntar por qué me había cobrado una tarifa por un pago atrasado de dos días. ¿Cómo? ¿No tienen período de gracia? ¿Y por qué tanto interés? Me reembolsaron la tarifa y me redujeron el interés a la mitad. Y transferí la deuda que tenía con otra tarjeta de crédito por dos bodas a las que había asistido a una tarjeta sin intereses de otro banco. Planeo pagar eso antes de que comiencen los intereses.

¿Qué sigue? Conseguir cotizaciones de seguros de la propiedad nuevas y tomar un curso de manejo defensivo en línea para reducir el seguro de mi auto. Por suerte, volví a ver la parte superior de mi cómoda. También puedes eliminar el desorden y ahorrar una pequeña fortuna si sigues estos consejos de los expertos de CR. —Mary HJ Farrell

 

1. Usa las herramientas tecnológicas

Obtén más música por menos dinero
Antes, la gente compraba CDs. Ahora se registran en servicios de streaming (transmisión) de música. Estos servicios no son muy caros: Spotify cuesta $10 al mes o $15 si contratas un plan familiar. Pero si tienes gustos especializados, como la música clásica, puedes terminar suscribiéndote a múltiples servicios y pagar mucho más.

Una forma de evitarlo es utilizar las versiones gratuitas de los servicios de streaming de música: la mayoría tienen una. Por lo general, tendrás que soportar los anuncios y es posible que debas escuchar listas de reproducción o estaciones con el tipo de música que te gusta, en lugar de elegir una canción en particular.

Hay muchas formas de combinar servicios gratuitos y de pago, pero este es un excelente método:

Empieza con Amazon Music Prime. Posiblemente, ya pagues Prime, pero no aproveches toda la música que ofrece. Music Prime ofrece 2 millones de canciones a pedido y sin publicidad; eso es suficiente para muchos oyentes, aunque tiene muchas menos canciones que otros servicios de streaming. Pero digamos que no quieres pagar nada adicional por la música. Empieza con Amazon y añade las versiones gratuitas de estos dos servicios.

Idagio. Este está orientado a la música clásica. Fue desarrollado desde cero para este género, diseñado para encontrar piezas que se complican por factores como directores, solistas y movimientos individuales en una pieza más grande. Puedes escuchar las recomendaciones y las listas de reproducción de Idagio seleccionadas para diferentes temas y estados de ánimo sin pagar un centavo, o reproducir toda la biblioteca gratis en un navegador web. Idagio recomienda música según tu gusto a medida que lo usas y tiene funciones que te ayudarán a explorar compositores e intérpretes que quizás no hayas escuchado antes.

Música de Youtube.  La aplicación te permite cargar hasta 100,000 archivos de audio propios y reproducirlos desde otros dispositivos. Entonces, si tienes tu propia gran colección de música y quieres tener acceso a ella desde cualquier lugar, la versión gratuita de YouTube Music te puede ayudar.

Corta el cable por $25 al mes
Hace solo unos años, casi cualquiera podía cortar el cable o la televisión por satélite y ahorrar dinero suscribiéndose a lo que en CR llamamos servicios de transmisión de reemplazo de cable. Estos servicios, como Sling TV, ofrecen canales locales más docenas de canales de cable, como CNN y HGTV, por alrededor de $30 al mes. Pero al igual que el cable, los precios de estos servicios han ido aumentando constatenmente; muchos ahora cuestan $50 al mes o más.

Ahora, gracias a la entrada de algunos conglomerados de medios gigantes, hay varias opciones nuevas de streaming que te permitirán gastar aproximadamente la mitad de dinero y aún así tener acceso a una selección sorprendentemente sólida de canales de transmisión, redes de cable, programas de televisión, películas y series originales. Mucha gente también quiere Netflix o Amazon Prime; si es así, añade esas tarifas a tu presupuesto total para ver televisión. CR tiene muchos detalles sobre esta estrategia económica para cortar el cable, pero aquí está la versión rápida. 

Comienza con CBS All Access, que ofrece muchos deportes, incluyendo los juegos de la NFL en la programación de CBS y el Super Bowl LV, además de contenido de otras propiedades de Viacom, como BET, Comedy Central y películas de la biblioteca de Paramount. Ah, también está “Star Trek”. Hay mucho de “Star Trek”. Precio mensual: $6.

A continuación, añade Disney+, que ahora es el hogar de Lucasfilm (“Star Wars”), Marvel Studios (“Black Panther”) y Pixar (“Toy Story”), así como 20th Century Studios (“Los Simpson”) y la mayor parte de National Geographic. Puedes obtener Disney+ por $7 al mes, pero creemos que vale la pena pagar por un paquete que incluya Hulu (muchos canales de transmisión) y ESPN+ (deportes). Precio mensual: $13.

Por último, regístrate para el nivel de pago con publicidad de Peacock, de NBC Universal. Obtendrás los programas de NBC, películas de Universal, deportes (incluyendo los Juegos Olímpicos) y programación original, además de programas de Bravo, Syfy, Telemundo, USA Network y Universal Pictures. Precio mensual: $5.

Enumeramos solo una fracción de todo el entretenimiento que ofrece este paquete de tres partes. Si haces los cálculos, verás que el precio total real es de solo $24, lo que te deja algo de dinero extra para comprar las palomitas de maíz.

Haz que el ahorro sea automático
El 37% de los estadounidenses aumentaron sus ahorros durante la pandemia, según una encuesta reciente de Consumer Reports. En parte, eso se debe a que hubo menos oportunidades para gastar en actividades como conciertos, viajes o salir a comer.

Esto subraya un principio fundamental de cómo se comportan las personas en el aspecto financiero: Para ahorrar, a menudo es necesario que te obliguen a hacerlo o que encuentres la manera de esforzarte tú mismo.

“Es por eso que los planes 401(k) son tan efectivos para lograr que la gente ahorre: El empleador te inscribe y el dinero se deduce de tu salario, para que ni siquiera lo extrañes”, dice Meir Statman, profesor de finanzas en la Universidad Santa Clara en California.

Si no tienes un plan de jubilación del empleador, puedes ingresar a la configuración de la cuenta de tu banco en línea o a través de tu aplicación para crear tu propio programa de ahorros automático, y derivar un monto regular de tu cuenta corriente a una cuenta de ahorros o cuenta de corretaje. Incluso si debes comenzar con un monto pequeño, puedes aumentarlo gradualmente con el tiempo.

Algunos bancos, entre ellos Bank of America y Chime, este último una empresa que se asocia con bancos y proporciona servicios bancarios en línea, ofrecen programas que te permiten redondear los gastos al dólar más cercano y guardar la diferencia en una cuenta de ahorros. Varias aplicaciones financieras ofrecen funciones similares de redondeo.

Ahorra en electricidad, agua y reparaciones

2. Ahorra en electricidad, agua y reparaciones

Tareas de mantenimiento del hogar
Cierra las mangueras.
 Y también aísla las tuberías interiores que corren a lo largo de las paredes exteriores para evitar que las tuberías se rompan. El aislamiento de las tuberías cuesta centavos por pie, pero una tubería rota y la limpieza posterior pueden costar $5,000 o más.

Revisa el techo. Busca fugas y tejas sueltas antes de que se conviertan en un gran problema. Cuesta alrededor de $8,000, en promedio, reemplazar el techo, según Home Advisor, una cantidad que puede ser mucho mayor si tienes que reemplazar el revestimiento o el armazón como resultado de una fuga desatendida por mucho tiempo.

Limpia las canaletas. Es fundamental quitar las hojas de las canaletas en primavera y en otoño, pero deberás pagarle a un profesional alrededor de $150 para que haga el trabajo. Puedes limpiar cuidadosamente las canaletas con una escalera, o si no te sientes seguro, puedes buscar una herramienta telescópica para limpiar canaletas que se adhieran a la manguera de jardín o al soplador de hojas.

Conservación del agua
Repara las fugas en inodoros, grifos y cabezales de las duchas. 
Las arandelas y juntas viejas y gastadas suelen ser la causa de las fugas en los grifos.

Toma duchas más cortas. Y evita tomar baños de tina, que usan más agua.

Omite el enjuague previo de los platos. El lavavajillas está diseñado para deshacerse de los residuos; solo asegúrate de quitar la comida extra.

Utiliza la lavadora con cargas completas. Y coloca las prendas que sean similares: toallas en una carga y sábanas en otra.

Cierra el grifo cuando te cepilles los dientes o te afeites. Pero mantenlo abierto mientras te lavas las manos para no tocar un mango que posiblemente esté lleno de gérmenes.

No tires hilo dental ni pañuelos desechables en el inodoro. Mejor tíralos a la basura. Además, ahorrarás dinero en facturas de plomería.

No laves el carro con la manguera. Mejor usa una cubeta y una esponja.

Barre el camino de entrada en lugar de usar una manguera. En realidad está bien tener un poco de polvo en la entrada. No es como si fuera la sala de tu casa.

Ahorradores de energía
Instala un termostato inteligente.
 Este dispositivo conectado puede automatizar la calefacción y la refrigeración. Puedes ahorrar hasta un 10% al año en calefacción y refrigeración con solo girar el termostato de 7° a 10° F durante 8 horas al día desde su ajuste normal, según el Departamento de Energía.

Evita el horno y usa los pequeños electrodomésticos. Por ejemplo, cocinar un pastel de carne en un horno eléctrico de tamaño completo durante una hora cuesta 24 centavos, pero cocinarlo en un horno tostador durante el mismo tiempo cuesta 11 centavos.

No dejes la puerta del refrigerador abierta. Además, deja enfriar las sobras (por 2 horas como máximo) antes de ponerlas en el refrigerador para que no tenga que esforzarse en enfriar los alimentos calientes.

Utiliza el lavavajillas por la noche, cuando muchas compañías de servicios públicos ofrecen tarifas más económicas. Si no eres noctámbulo, puedes programarlo para que comience cuando duermes.

Usa una velocidad de centrifugado alta en tu lavadora para ahorrar tiempo y dinero en el secado. Y asegúrate de limpiar el filtro de pelusas de la secadora antes de cada carga para mejorar la circulación del aire.

Tapa las fugas de aire de la casa. Esto evitará la pérdida de aire frío o caliente. Y abre las cortinas para aprovechar el sol los días fríos, pero ciérralas en los días cálidos cuando está soleado.


3. Ahorra cuando hagas compras

Ahorra más de $1,000 en comestibles
La familia estadounidense promedio desperdicia $1,500 en comida cada año. Así es como puedes reducir ese desperdicio.

Sé un experto en fechas. La confusión sobre las fechas de caducidad es la causa del 20% del desperdicio de alimentos, según la Administración de Alimentos y Medicamentos. “Es fácil pensar que se refieren a 'tirar en esta fecha', pero no tiene nada que ver con la seguridad”, dice Amy Keating, nutricionista de CR. “No es más que una estimación del fabricante del tiempo en que obtendrás el mejor sabor o la mejor calidad”. Incluso algunos productos perecederos, como la leche y los huevos, pueden estar perfectamente bien por días o semanas después de la fecha de vencimiento.

Haz un plan de comidas y una lista de compras. Independientemente de lo que vayas a cocinar, haz una lista de los ingredientes que necesitas, además de los alimentos básicos, para ahorrar tiempo y evitar compras impulsivas.

No te dejes llevar por las ofertas. No ahorrarás si compras el paquete de dos libras de fresas si no puedes comerlas antes de que se echen a perder. Y generalmente no es necesario comprar en grandes cantidades para obtener precios de “2 por” o “10 por”.

Compra en contenedores del supermercado. Esta es una táctica especialmente buena si solo necesitas muy poco de un ingrediente para una receta.

Prolonga la vida de las frutas y verduras. Algunos productos se conservan mejor en condiciones de alta humedad; otros, en condiciones de poca humedad; y a algunos no hay que refrigerarlos en absoluto. En muchos refrigeradores, la humedad en los cajones para verduras se puede ajustar. La siguiente división ayudará a maximizar el tiempo en que se mantienen frescos. (Conoce los mejores lugares para almacenar otros alimentos en el refrigerador).

  • Cajón de baja humedad: manzanas, fresas, uvas, setas, pimientos y, una vez maduros, aguacates, melón, duraznos y peras.
 • Cajón de alta humedad: brócoli, zanahorias, coliflor, pepinos y verduras de hoja.
 • No refrigeres: cebollas, papas, tomates y calabacines.

Rescata los alimentos al límite. Las verduras marchitas y las zanahorias gomosas se pueden revivir remojándolas en agua fría. Quita las magulladuras de la fruta, luego córtalas y congélalas. Es seguro comer papas con brotes recientes que aún estén firmes si quitas los brotes, así como queso duro mohoso si cortas el moho y una pulgada alrededor de la parte que estaba mala.

Congela las sobras que no comerás en tres o cuatro días. Se pueden congelar sopas, salsas e incluso aves cocidas. “Utiliza material de envoltura hermético y resistente a la humedad, como papel de aluminio resistente, papel para congelar o bolsas para el congelador”, dice Elizabeth Andress, profesora y especialista en seguridad alimentaria de la Universidad de Georgia y directora del Centro Nacional para Conservación de Alimentos en el Hogar. (Obtén más información sobre cómo mantener las sobras deliciosas y seguras).

Paga menos por los medicamentos recetados
Los altos costos de los medicamentos plantean un problema tal que el 15% de los estadounidenses han omitido surtir sus recetas para ahorrar dinero, según una encuesta reciente de CR a personas que recibieron una factura médica en los últimos 12 meses.* Antes de dar ese paso, prueba estas ideas.

Utiliza la “farmacia preferida” de tu seguro médico. Algunas farmacias tienen acuerdos con los seguros médicos para ofrecer precios bajos en medicamentos. Usar las farmacias fuera de la red podría ser mucho más costoso, dice el farmacéutico Brian Caswell, propietario de Wolkar Drug en Baxter Springs, Kansas, y presidente de la Asociación Nacional de Farmacéuticos Comunitarios, que representa a las farmacias independientes.

En la farmacia pide el precio más bajo posible. Una Investigación de un comprador secreto de CR descubrió que hacerlo puede generar más ahorros. Algunas farmacias también te ayudarán si enfrentas dificultades financieras debido a la crisis del COVID-19, dice Caswell.

Busca descuentos en medicamentos genéricos sin usar un seguro. Sitios web como GoodRx y RxSaver son buenos lugares para buscar cupones de descuento que puedes usar sin seguro. Un servicio de membresía, ScriptCo, podría ser útil si tomas medicamentos con regularidad y vives en ciertos estados. Regístrate para obtener una membresía anual ($120) o trimestral ($45) y tendrás acceso a medicamentos con precios de mayorista, lo que te permitirá ahorrar cientos de dólares al año. Para ver si está disponible donde vives, visita scriptco.com.

*Encuesta representativa de CR de junio de 2020 a nivel nacional a 1,267 adultos residentes en los Estados Unidos que recibieron una factura médica con gastos de bolsillo en los últimos 12 meses.

Programa las compras costosas
Cuando el refrigerador se descompone, es hora de comprar uno nuevo. Pero si todavía faltan algunos meses para renovar tu cocina, puedes ahorrar bastante dinero si esperas a que haya mejores ofertas. CR realiza un seguimiento de los precios de muchos de los productos que probamos, incluyendo artículos costosos como electrodomésticos grandes y televisores, para determinar en qué momento del año los descuentos son mayores.
COMPUTADORAS
AGOSTO,
NOVIEMBRE,
DICIEMBRE
ESTUFAS
AGOSTO,
SEPTIEMBRE,
NOVIEMBRE
LAVAPLATOS
MAYO,
JULIO,
NOVIEMBRE
CORTADORAS DE CÉSPED
Y TRACTORES
ABRIL,
SEPTIEMBRE
COLCHONES
FEBRERO,
Mayo,
OCTUBRE,
NOVIEMBRE
HORNOS
Mayo,
JULIO,
NOVIEMBRE
REFRIGERADORES
JULIO,
AGOSTO,
NOVIEMBRE
HORNOS EMPOTRABLES
ENERO,
SEPTIEMBRE,
NOVIEMBRE
TELEVISORES
ENERO,
NOVIEMBRE,
DICIEMBRE
LAVADORAS Y
SECADORAS DE ROPA
JULIO,
NOVIEMBRE

4. Movimientos de dinero

Reduce la prima del seguro del automóvil
Muchos factores afectan el precio del seguro del automóvil, desde el monto de la cobertura que elijas hasta tu puntaje de crédito y tu perfil de conductor. Aun así, hay formas de reducir el costo, incluyendo estas cuatro.

No pagues por las millas que no conduces. Si conduces menos de lo que solías hacerlo, pregúntale a tu aseguradora si calificas para un descuento por poco millaje. O puedes optar por un plan de pago por milla. Esto requiere compartir información sobre tus hábitos de conducción. Los conductores seguros que no viajan mucho pueden ahorrar hasta un 50% en las primas.

Busca ahorros en coberturas. Aumentar tu deducible integral y por choque de $500 a $1,000 puede reducir tu prima en un 13%. En autos más viejos, considera  cancelar el deducible integral, por choque, o ambos por completo si cuestan más de lo que recuperarías si el auto se dañara o lo robaran.

Pregunta por descuentos adicionales. Puedes ser elegible para obtener descuentos no aprovechados, incluyendo los relacionados con las funciones antirrobo en tu automóvil, la membresía de un grupo de afinidad (como una asociación o sindicato de exalumnos), la finalización de un curso de capacitación de manejo defensivo o por agrupar tu seguro de casa y de automóvil. Algunas compañías ofrecen descuentos por pagar las primas por adelantado, registrarse para la facturación automática o utilizar la facturación electrónica.

Cambia de operador. La lealtad puede no ofrecer recompensas. En nuestra encuesta sobre aseguradoras de automóviles de 2018, encontramos que entre el 22% de los miembros de Consumer Reports que nos dijeron que habían cambiado de aseguradora en los últimos cinco años, el 62% dijo que había encontrado un mejor precio. En algunos estados, es legal que las aseguradoras recopilen datos sobre tus hábitos de compra para evaluar qué tan sensible eres al precio y aumentar sus tarifas en consecuencia, independientemente del automóvil que manejes o de si eres un conductor seguro. Si estás comparando precios, busca una forma inteligente de ahorrar en el seguro del automóvil.

Controla tu puntaje crediticio
Tu puntaje de crédito puede ayudarte a ahorrar, especialmente si estás solicitando una hipoteca u otro préstamo. Cuanto mayor sea tu puntuación, menor será la tasa de interés, lo que podría ayudarte a ahorrar miles de dólares.

El puntaje crediticio FICO es la marca que usa la mayoría de los prestamistas al consumidor, así que enfócate en él. Las calificaciones oscilan entre un mínimo de 300 puntos y un máximo de 850.

Para obtener la mejor tasa hipotecaria, probablemente necesitarás una puntuación de 740 como mínimo, que se considera muy buena; una puntuación de 800 o más es excepcional.

“Una persona que tenga un puntaje crediticio justo podría pagar entre tres cuartos y un punto porcentual completo más por una hipoteca que alguien con un puntaje crediticio muy bueno”, dice Keith Gumbinger, vicepresidente de HSH Associates, que hace un seguimiento del mercado hipotecario.

Según la calculadora de ahorros para préstamos de FICO, un prestatario con un puntaje crediticio de 640 podría pagar $1,807 al mes en una hipoteca fija a 30 años de $400 000, y un prestatario con un puntaje de 740 podría pagar $1,628 al mes. Eso suma $64,000 más durante la vigencia del préstamo para el prestatario con la calificación crediticia más baja.

Mejorar tu puntaje crediticio suele tomar tiempo porque debes mostrar un historial de pagos a tiempo, así como evitar utilizar demasiado el crédito que tienes disponible. Esos factores por sí solos representan dos tercios de la puntuación FICO.

Aun así, hay tres medidas principales que puedes tomar para mejorar tu puntaje.

Evita cancelar cuentas de crédito o abrir cuentas nuevas, lo que puede dañar tu puntaje, dice Jay Abolofia, un planificador financiero certificado en Weston, Massachusetts.

Paga los saldos pendientes. Y haz todos los pagos a tiempo.

Revisa tu informe crediticio periódicamente y corrige los errores que encuentres. Puedes obtener informes gratuitos de las tres agencias principales de crédito: Equifax, Experian y TransUnion, a través de AnnualCreditReport.com.

Nota del editor: Este artículo también se publicó en la edición de diciembre de 2020 de la revista Consumer Reports.